“2016 Generación de Valientes

APOSTOL JOSUE NAYIB

Y Josué les dijo: No temáis, ni os atemoricéis; sed fuertes y valientes, porque así hará Jehová a todos vuestros enemigos contra los cuales peleáis.

 

Josué 10:25

 

Saludos gloriosos en el nombre de nuestro Señor Jesucristo a cada uno de los miembros del Ministerio. Dios a nivel mundial está levantando una generación diferente. Una “GENERACION DE VALIENTES” de hombre y mujeres los cuales han sido marcados con una visión.

 

La valentía ha sido una cualidad valorada en toda cultura y todo tiempo. Claro, cuando estudiamos un poco las diferentes culturas, lo que es ‘valentía’ para unos, es ¡locura para otros!

 

Ser valiente no significa ausencia de temor, todos los hombres hemos sentido miedo en algún momento. El valor es la capacidad para continuar a pesar de los temores. La mejor manera de ser valiente es enfrentar lo que tememos. Es mejor hacer las cosas con miedo que no hacerlas porque tememos. Dios no nos ha dado el espíritu de cobardía, sino de poder, amor, y dominio propio.

 

“Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes. Porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas” Josué 1:7

 

La GENERACION DE VALIENTES ES LA QUE SALE DEL CONFORMISMO.

 

Es necesario salir del conformismo, el otro enemigo y mayor freno que se presenta al emprendedor.

 

El conformismo te lleva a quedarte cómo estás, a no querer salir de la situación ni progresar, el conformismo te estanca y te frena.

 

El conformismo detiene el crecimiento, se queda con la situación actual, la acepta como natural e incambiable.

 

Podemos decir, entonces, que el conformismo es una forma de resignación.

 

Dios no creó al hombre para que se conforme, para que se estanque, él lo creó para que se desarrolle, para que se supere cada día ya que puso en él un gran potencial, como dice el libro Eclesiastés 3:11: “… y ha puesto eternidad en su corazón”.

 

El que decide ser parte de la GENERACION DE VALIENTES tendrá que entender que caminará por un lugar por el cual no hay camino, tendrá que ver las oportunidades que otros no pueden ver.

 

* Esta generación ira contra la corriente –como el salmón- tendrá que hacer frente al desaliento y al desánimo.

 

* Esta generación no deberá oír a los que dicen que no se puede.

 

* Esta generación no puede volverse atrás una vez que ha comenzado.

 

Nehemías es un ejemplo de un valiente, otros veían un caos, él veía la oportunidad de éxito.

 

Las características de la GENERACION DE VALIENTES.

 

Es necesario que ESTA GENERACION reúna las siguientes características:

 

* Ser una persona de carácter firme.

 

* Decidido a actuar, aún en situaciones extremas.

 

* Poseer convicciones firmes y seguras con el fin que se ha propuesto.

 

* Poseer un compromiso sólido con el emprendimiento.

 

* Ser estable y seguro.

 

* Ser esforzado y valiente. “Esforzaos y cobra ánimo; no temáis, ni tengáis miedo de ellos, porque Jehová tu Dios es el que va contigo; no te dejará, ni te desamparará”. (Deuteronomio 31:6). “Esfuérzate, y esforcémonos por nuestro pueblo, y por las ciudades de nuestro Dios; y haga Jehová lo que bien le pareciere”. (2ª Samuel 10:12).

 

* Esta generación no debe temer cruzar el Jordán, aunque éste esté desbordado por sus lados. “Estos fueron capitanes del ejército de los hijos de Gad. El menor tenía cargo de cien hombres, y el mayor de mil. Estos pasaron el Jordán en el mes primero, cuando se había desbordado por todas sus riberas; e hicieron huir a todos los de los valles al oriente y al poniente” (1ª Crónicas 12:14-15).

 

* Esta generación se levantará en medio de la crisis. “Levántate, porque esta es tu obligación, y nosotros estaremos contigo; esfuérzate, y pon manos a la obra”. (Esdras 10:4).

 

* Esta generación ha recibido un espíritu diferente de parte de Dios, ha salido de temo y de la cobardía, del no puedo, del no tengo, del no sé y del no me meto. “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio”. (2ª Timoteo 1:7).

 

Esta GENERACION DE VALIENTES:

 

* Siempre está preparada.

 

* Siempre está lista.

 

* Siempre toma la iniciativa.

 

* Es diligente.

 

* Se levanta en el tiempo de crisis (Jue. 5:6-7, 10:1-5).

 

Esta GENERACION sabe que el camino no será fácil, que será un camino de trabajo, que no habrá tiempo de descansar.

 

Esta GENERACION no tiene tiempo para mirar hacia atrás.

 

“Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla? No sea que después que haya puesto el cimiento, y no pueda acabarla, todos los que lo vean comiencen a hacer burla de él, diciendo: Este hombre comenzó a edificar, y no pudo acabar. ¿O qué rey, al marchar a la guerra contra otro rey, no se sienta primero y considera si puede hacer frente con diez mil al que viene contra él con veinte mil? Y si no puede, cuando el otro está todavía lejos, le envía una embajada y le pide condiciones de paz. (Lucas 14:28-32).

 

Y por último tenemos: Un personaje de la Biblia, el cual nos ha dejado un grande ejemplo de valentía, fue Josué. Dice la Biblia en el capítulo 33:11 de Éxodo, que Moisés hablaba con Jehová en el tabernáculo. Moisés volvía al campamento, pero Josué nunca se apartaba de en medio del tabernáculo. De este acercamiento a Moisés y a Jehová, sobre todo, nació una tal confianza, que fue uno de los doce espías enviados a reconocer la tierra que iban a heredar.

 

Fue él juntamente con Caleb, que se atrevieron a pararse delante de aquel pueblo para invocar que la tierra reconocida era buena, y que sería Jehová quién les ayudaría a poseerla.

 

Dios estaba evaluando a Josué, para poder entregar en sus manos la misión de conducir al pueblo a la tierra prometida, y se él el comandante terrenal de aquel ejército para poseer la tierra. Números 27: 18, relata el momento que Jehová le dijo a Moisés que separar a Josué como su sucesor. Le dijo que vio en Josué espíritu, en otras palabras, podríamos decir, que vio en Josué un espíritu de valentía, y no de cobardía. En Deuteronomio 31:23, vemos ya aun Josué que está siendo comisionado por su mentor para introducir a los hijos de Israel en la tierra prometida. Moisés le dice, “esfuérzate y se valiente.” Más tarde, en Josué 1:9, el mismo Jehová le dice a Josué: “Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes....”

 

Esta más que claro, que Dios no quiere gente cobarde en medio de su pueblo. Jesús quiere gente valiente, que se atrevan a salir al campo de batalla.

 

Te pregunto en esta hora, ¿te atreves? Recuerda, el reino de los cielos se hace fuerte y los valientes lo arrebatan. Por eso, Dios no nos ha dado espíritu de cobardía, sino de amor y de dominio propio. Salgamos a la batalla, es allí donde alcanzaremos la victoria.

 

 

 

 

 

 

MINISTERIO IGLESIA APOSTOLICA INTERNACIONAL.

 

 

 

 

“¿Qué Han Visto en Tu Casa?”

Pastor Diego Zenteno.

 

Isaías 39:1-8.

 

Introducción: Cada día, en cada momento es una oportunidad para bien o para mal. Las noticias de la enfermedad del rey Ezequías y de la recuperación de este, llegaron hasta Babilonia, y vinieron emisarios a verlo.

 

1. Ezequías había mostrado todo lo que hay en casa.

 

2. Orgullo estaba en su corazón. 2 Crónicas 32:31.

 

3. El que muestra egoísmo no va a tener la sabiduría celestial en su corazón, fue muy necio mostrarles todo, porque no tuvo que hacerlo, lo hizo voluntariamente, pero no obstante, no era necesario mostrar lo que había en su casa frente los enemigos.

 

4. Ahora si hay algo malo en nuestros hogares sería muy difícil siempre esconderlo, tarde o temprano alguien lo descubría.

 

5. Entonces, la exhortación para hoy es tomado de éste texto. ¿Qué han visto en su casa?

 

Pero NO mostró lo más importante, NO mostró a Dios. ¡Es el único que tiene valor en el mundo! Porque de ahí se desprenden el resto de los valores. ¡Qué cambios graves ocurrieron en 15 años de vida que no estaban contemplados! Dios lo había llamado pero él no quería. Todos tenemos mucho que contar acerca de la gracia de Dios en nuestras vidas, pero a menudo nos conformamos con mostrar nuestros logros y no el poder, las proezas y no la grandeza del amor divino. Nuestra fe vale más que nuestros métodos y recursos, nuestras experiencias con Dios valen más que nuestra ciencia o doctrina, nuestra comunión con el Todopoderoso más que nuestras hazañas. Ezequías se equivocó mostrando únicamente sus tesoros a los babilonios, y años después, las tropas de Nabucodonosor expoliaron a Jerusalén de dichos tesoros.

 

I. En la Casa de Noé: ¿Qué han visto?

 

A. Noé según la Biblia era un gran hombre, pues, construyó el arca, era predicador de justicia, 2 Pedro 2:5, un hombre cuya fue era profunda. Hebreos 11:7. En Génesis nos dice que “era un hombre perfecto y anduvo con Dios,” Génesis 6:9.

 

B. Pero hay un comentario triste acerca de él, Génesis 9:20-21, “bebió el vino, se embriagó”, tuvo un colapso de fe, bajó la moralidad. Cristo y el licor o bebida fuerte no son compatibles.

 

1.) El hecho le trajo sobre la familia una terrible maldición, terrible consecuencias condenables. (se ve la maldición como a la nación de su hijo). Así hará con cualquier hogar en el día de hoy. Nunca debemos darle la bienvenida al pecado, ni por un momento.

 

C. ¿Si alguien entrara en su casa, qué es lo que puede ver? ¿Qué han visto en tu casa?

 

II. Jacob, ¿qué han visto en su casa?

 

A. Poligamia: no hay ningún hogar suficientemente grande para que hayan 2 mujeres, Génesis 29:30, “amó más a Raquel.”

 

1.) La voluntad divina es: “Génesis 2:18-24”, un hombre y una mujer, cualquier otro diseño no va a funcionar. Mira la envidia, Génesis 30:1, así que, hubo malas relaciones, había envidia en las relaciones sexuales, Génesis 30:14-16.

 

2.) Ni siguiera los hijos de ellos tuvieron buena convivencia.

 

3.) El divorcio permite a una persona tener varias esposas, como muchos dicen en el día de hoy, “con tal que tenga una a la vez.” Pero esto no produce nunca la felicidad.

 

B. Parcialidad. Jacob no aprendió esta lección. Isaac era parcial, Rebeca mostró parcialidad Jacob, Génesis 25:28, esto es algo muy triste.

 

1.) E Israel (Jacob) cometió el mismo error, Génesis 37:3-4, y por lo tanto, creció mucho odio hacia José.

 

2.) Hoy día es obvio éste terrible pecado, y horriblemente destruye la armonía y felicidad en las familias. No es justo, robándole al hijo la madurez que necesita, es decir, enseñándole que los padres le deben, y por lo tanto todos deben arrodillarse al capricho de él.

 

a.) No es justo esto, porque crea resentimiento, odio y violencia. Por eso, hay tantos hogares destruidos en el día de hoy.

 

D. Idolatría, tuvieron diferentes clases de ídolos, Génesis 31:19, lea bien Génesis 35:1-4. Dice claramente “quitad.”

 

1.) Hoy día muchos se han dejado a convertir la televisión, la ropa inmodesta, o cualquier objeto, queriendo quitar nuestro afecto en el Dios verdadero. ¿Qué han visto en tu casa?

 

III. Eunice, ¿Qué han visto en su casa?

 

A. 2 Timoteo 1:5, “una fe no fingida,” una fe sincera, no disfrazado, no hipócrita, o no pretendiendo.

 

Hay 3 generaciones aquí, fe no fingida de la abuela, madre una fe no fingida, e hijo con una fe no fingida.

 

1.) Eunice fue muy bendecida, porque la vio en su madre y ahora en Timoteo.

 

2.) Hechos 16:1, se casó con un griego pero no permitió que le impidiera el servicio a Dios (era un incrédulo). Fue enseñado desde el nacimiento ¿cuándo?

 

3.) Filipenses 2:19-23, “auto-negación” (v.20), e integridad (v.22).

 

B. ¿Qué han visto en tu casa?

 

IV. ¿Qué han vista en nuestra casa?

 

A. De vez en cuando todos tenemos visitantes. ¿Qué han visto estos visitantes? ¿Pureza, o iniquidad? ¿Marido que aman a sus esposas? ¿Un hogar con armonía? ¿Padre cristianos? ¿Hijos creyentes buscando al Señor? ¿Hijos que honran la palabra de Dios? ¿Un hogar sin egoísmo? ¿Esperanza en el cielo?

 

B. O más bien ¿han visto odio, indiferencia, ingratitud?

 

C. ¿Un hogar arreglado, limpio o desarreglado? ¿Ordenado, o desordenado?

 

D. ¿Qué clase de literatura han visto en su casa? ¿Literatura pura o sensual?

 

E. ¿Qué clase de compañero han visto en su casa? I Corintios 15:33. ¿Han visto a usted viviendo en pecado? ¿Quiénes son nuestros mejores amigos?

 

Estamos rodeados por el enemigo y no tenemos salida excepto por medio de la sabiduría, la fuerza y el amor de Dios. Podemos tener éxito solamente confiando en nuestro Dios. Los que hacen concesión y procuran ganar en parte con Dios y en parte con las fuerzas del hombre, no llegarán muy lejos. ¡Pongamos toda nuestra confianza en Dios!

 

Conclusión:

 

1. Empieza a darle a un infante todo según su capricho y crecerá creyendo que el mundo le debe todo.

 

2. ¿Se ríe usted cuando otros usan groserías? ¿Los hijos aprenden obscenidad de la casa?

 

3. Nunca darle a su hijo enseñanza espiritual y cuando esté grande no hará nada espiritualmente.

 

4. Nunca enseñarle la palabra NO, y cuando sea hombre va a robar carros, y una vez arrestado va a pensar que el mundo está en su contra.

 

5. Prepárese para una vida angustiada, porque usted le dio así, le dio menos de lo que necesitaba.

 

6. Así se describe el hogar de la mayoría en el día hoy.

 

Seríamos ingratos si no decidimos servir a Dios hoy y prepararnos para abrir nuestro hogar. Porque Él ha hecho tanto por nosotros, ha hecho tantas cosas por nosotros que debemos estar agradecidos y debemos demostrarlo sirviéndole a Dios. El Señor nos ha dado tanto que nunca podríamos pagar la salvación. Hoy debemos decidir lo que ellos decidieron: “nosotros, pues, también serviremos a Jehová, porque él es nuestro Dios”. Servir a Dios implica que nuestra familia completa debe determinar servir al Señor: “Yo y mi casa” .¿Estoy dispuesto a ordenar mi casa?

 

¿Qué Han Visto en Tu Casa? Cuando las personas van a nuestra casa, ¿Qué han encontrado? ¿Qué hemos mostrado? Esperamos haber mostrado todo, pero ese todo haya sido JESUS. Pastor Diego Zenteno.

 

MINISTERIO IGLESIA APOSTOLICA INTERNACIONAL.

 

 

 

 

“PUESTOS PARA TRABAJAR”

Pastor Israel Fuentes

 

¿Cuesta mucho hacer la obra de Dios?

apostol Josué Nayib

Nehemías 1:1-11

 

Introducción:

 

1. Nehemías se preocupaba por la gloria pasada de Israel. Debido a la infidelidad de Israel, los israelitas fueron llevados a la cautividad, la ciudad de Jerusalén fue destruida (Neh. 9:26). También el profeta Isaías profetizó que Israel fuera restaurado a su tierra (44:28- 45:1).

 

2. Judá fue llevado a la cautivad babilónica en el año 586 a. de C. bajo Nabucodonosor. En el siglo sexto a. de C. Cirus rey de Persa conquistó a los Medos, y así comenzó el poderío Perso.

 

3. En el año 536 a. de C., Cirus rey de Persa, permitió que los judíos volvieran a su tierra, así dejando la cautividad. En capítulo 2 de Daniel, el imperio Caldeo se llama, “cabeza de oro.” En el sexto año de Darío, (515 a. de C.), la obra de reedificación fue completa, y así los judíos guardaron la pascua.

 

4. No todos los judíos en ese momento regresaron, así que, en el año 458 a. de C. Esdras regresó a Jerusalén y halló a la obra incompleta, por lo tanto, Esdras trabajó muy duro para terminar la obra.

 

5. Nehemías se preocupaba sobre la indiferencia de Israel, como si ellos ya no les importara, ya que ningún trabajo positivo se estaba llevando a cabo.

 

6. Consideremos por un momento Apocalipsis 3:1, Sardis tenía nombre de ser fiel, pero era muerto.

 

7. Entonces llegamos a hacer una muy buena pregunta, ¿por qué Nehemías podía lograr tanto en beneficio de Judá?

 

I. PORQUE CONFIABA EN DIOS.

 

A. Nehemías al oír la triste condición de Jerusalén, fue inmediatamente en oración (1:4), confesando el presente pecado (1:6-7), y le pidió a Dios el perdón (1:11).

 

B. Al reunirse con el rey Artajerjes, la semblanza de Nehemías se entristeció, por lo tanto, propuso un plan. (2:3-5)

 

C. Con toda humildad, Nehemías aceptó la posición de liderazgo (compare su humildad con la rebeldía de Coré, Números 16:1-3).

 

D. Ahora el reconocimiento sobre la necesidad; habilidad para lograr el plan, una visión sobre la posibilidad, y un programa del cual el pueblo seguirá, y el problema colocado delante del pueblo (2:17-18). “Y esforzaron sus manos en la buena obra.” (v.18)

 

II. EL PUEBLO ESTÁ DISPUESTO A TRABAJAR (2:18; 4:6).

 

A. El éxito no depende únicamente en el liderazgo, sino en el cambio de actitud o disposición.

 

B. La necesidad más grande en una congregación no es el liderazgo, sino la disposición de ser seguidores. Porque un gran líder es aquel que sepa seguir.

 

1. TODOS debemos tener la actitud de trabajar (Juan 9:4; Filipenses 2:12; I Corintios 15:58).

 

2. Hay que trabajar TODOS y conforme a la voluntad de Dios para poder lograr los fines espirituales los cuales Dios ha exigido.

 

Nehemías y sus seguidores eran siervos de Dios. Sanbalat y Tobías se sentían confiados porque eran siervos del rey; pero Nehemías es un siervo de Dios.

 

Nehemías y sus seguidores tenían un trabajo que hacer. Ni por un momento dijo, “¡Cielos, tal vez esto no es la voluntad de Dios!” Ellos habían acordado levantarse y edificar (Nehemías 2:18), y lo harán.

 

Al enfrentar a nuestros enemigos, siempre debemos mantener el enfoque en quiénes somos y lo que debemos hacer. Fallar al ver esto siempre nos guiará a la derrota. ¡Estas son exactamente las cosas que nuestros enemigos espirituales quieren que olvidemos! ¡Y algunas veces, usted solo tiene que proclamarlo!

 

III. LA BURLA NO LE DETUVO A NEHEMÍAS. SANBALAT TRATÓ DE INSULTARLE PARA IMPEDIR LA OBRA. (4:2).

 

Muchos son desviados de la voluntad de Dios porque experimentan o temen el escarnio. Hombres que no temieron a la muerte han sido manipulados porque no querían recibir burlas. Parece que tarde o temprano, Dios permitirá que todo Cristiano sea probado en este punto; en cuanto a quién dan más importancia, a Dios o al hombre. Nunca debemos estar más preocupados por lo que la gente puede decir de nosotros que por lo que Dios requiere de nosotros.

 

A.- ¿Terminarán en un día? ¿Qué hacen estos débiles judíos?

 

B.- La gente usa mucho la burla, lo hace para desanimar, para menguar a la gente, para quitar su entusiasmo para con la verdad. Muchos hoy día se burlan de la “doctrina de Cristo”, el bautismo bíblico, la separación de la iglesia, sobre el arrepentimiento, sobre el gobierno, las segundas nupcias, y muchos otros temas bíblicos.

 

La manera en que Sanbalat y Tobías usaron la burla y el escarnio como armas en contra de la obra de Dios también debería hacernos reflexionar sobre nuestro propio uso del humor. Algunos Cristianos que de otra manera son bienintencionados son herramientas del enemigo, todo por lograr unas cuantas risas. Salmos 14:6”Del consejo del pobre se han burlado, Pero Jehová es su esperanza”.

 

IV. LOS HOMBRES CON NEHEMÍAS ERAN VALIENTES, TRABAJADORES, DISPUETOS A TRABAJAR.

 

A. Eran vigilantes (4:9). Reconocieron que Dios estaba con ellos (4:20,14).

 

B. Trabajaron con una mano y con la otra tenían la arma (4:17).

 

C. Persistían (4:23). Terminar la misión difícil en solo 52 días.

 

También notamos lo que Nehemías no hizo; no rogó ni hizo tratos. Nehemías tenía un alto llamado de Dios, y le pedía a otros que fueran parte de esta visión, pero nunca dejó de tratarlo como un alto llamado. Nehemías no ofreció recompensas, incentivos, o vacaciones en el Mar de Galilea para los que realizaran el trabajo. Esas son motivaciones externas, y no son el más alto llamado de Dios. Nehemías simplemente dijo, “Dejemos de perder el tiempo. Sabemos que hay un trabajo que hacer, y Dios nos está guiando a hacerlo ahora.” Él confió en Jehová y en los líderes para crear una verdadera motivación interna. La motivación externa –manipulación, culpa, presión y recompensas carnales, pueden funcionar por un tiempo, pero nunca son parte de la visión de Dios para hacer las cosas.

 

Levantémonos y edifiquemos: Esta respuesta de los líderes de Jerusalén venía de Dios. Ellos dijeron, “¡Sí Nehemías, estamos contigo!” Esto era aún más notable considerando las formas en las que pudieron haber respondido – formas en las que podemos responder cuando somos retados a hacer equipo en una obra.

 

Nos engañamos a nosotros mismos si solo vemos lo que está bien. Algunos no tienen problema con esto; siempre les resulta fácil ver lo que está mal. Están llenos de crítica. Creen que tienen el don espiritual único de señalar lo que está mal. Pero Nehemías nos enseña con su ejemplo – que debemos ver las torres destruidas, y estudiar cuidadosamente lo que está mal – pero solo si tenemos el corazón, la oración, la visión y la pasión de ser usados por Dios para solucionarlo. Hay poca utilidad en el reino de Dios para los críticos laterales, los críticos del asiento trasero y los mariscales de campo de los lunes por la mañana.

 

CONCLUSIÓN:

 

1. De veras Nehemías y Esdras efectuaron una verdadera restauración de OBEDIENCIA.

 

2. La palabra de Dios fue leída y dieron el verdadero sentido de ella (8:1, 5,8). La fiesta del Tabernáculo fue guardada, debido a que leyeron la ley (8:13-15). Y renovada la ley de matrimonio mixto (10:30). De nuevo guardaban el sábado (10:32).

 

3. ¿Qué necesita la iglesia aquí? Obedecer a Cristo (Hebreos 5:8-9). Andar en forma aceptable delante de Él (I Cor. 15:58). Confiar plenamente en Dios (Ef. 2:8). Y darnos cuenta que somos hechura de Dios (Ef. 4:16; I Cor. 12:12-27).

 

4. Al hacer así, la iglesia, entonces tendrá bastante éxito. Pero, ¿qué pasará si no lo hacemos?

 

Esta oposición no se deshizo inmediatamente. A menudo deseamos que si hicimos todo bien al igual que Nehemías aquí, entonces la oposición simplemente se irá. Pero no lo hizo. Estos que se opusieron a la obra durante todo el trayecto hasta que fue terminada. Pero no la detuvieron. La obra de Dios se terminó, y se les demostró que estaban equivocados. Nehemías tenía que estar dispuesto a ser visto como el malo para poder hacer lo correcto por el pueblo de Dios. Él podía ver lo que los nobles de Judá no. En el precioso nombre de Jesucristo tomemos valor y ánimo. No importando la oposición porque mayor es El que está con nosotros. Pastor Israel Fuentes.

 

MINISTERIO IGLESIA APOSTOLICA INTERNACIONAL.

 

 

 

 

El silencio que entristece el alma

Pastor Roberto Morales

antofagasta

Y el rey dijo a Arauna: No, sino por precio te lo compraré; porque no ofreceré a Jehová mi Dios holocaustos que no me cuesten nada. Entonces David compró la era y los bueyes por cincuenta siclos de plata. 2 Samuel 24:24.

 

Deseo hablar en esta ocasión sobre una pregunta: ¿Qué tanto te cuesta la obra de Dios? Para contestar cada uno esta pregunta consideremos algunos puntos:

 

I.- LA GRANDEZA DE TODA LA IGLESIA ESTA EN PROPORCION A SU VISION

 

A. “El pueblo sin visión, perece”, dice la palabra de Dios, y pudiéramos añadir, “la Iglesia sin visión, perece”. Dios le dio a Saulo de Tarso una visión y afirmó “no fui rebelde a la visión celestial” (Oseas 4:6; Hechos 26:19).

 

B. Iglesia grande es aquella que tiene por delante metas grandes, objetivos grandes, empresa temerarias. Cuando hay una visión grande, la iglesia se hace grande. Si la visión de la iglesia es pequeña, la iglesia se hace más pequeña.

 

C. Cuando Salomón hablo con Hiram rey de Tiro sobre el templo que le deseaba construir a Dios, le dijo estas palabras: “Y la casa que tengo que edificar, ha de ser grande; porque el Dios nuestro es grande sobre todos los dioses” (2 Crónicas 2:5).

 

II.- LA GRANDEZA DE TODA LA IGLESIA ESTA EN PROPORCION AL RECONOCIMIENTO QUE SE TIENE DEL SEÑORIO DE CRISTO

 

A. Cuando se reconoce el Señorío de Cristo se origina un desprendimiento, un espíritu generoso, un corazón generoso que no se detiene ni titubea para darle a Dios, principalmente lo que es suyo. (1 Crónicas 29:14; Proverbios 21:26).

 

B. La biblia contiene muchos ejemplos de cómo el amor a Dios va acompañado de un espíritu dadivoso. Veamos algunos:

 

1. Cuando se levantó ofrenda para el tabernáculo en el desierto, sucedió lo siguiente (leer Éxodo 35:4-5, 20-22; 36:3-7).

 

2. Cuando David deseo ofrecerle holocausto a Dios, le dijo a Arauna Jebuseo lo siguiente (Leer 2 Samuel 24:24).

 

3. Y en la descripción que Lucas nos hace de la Iglesia primitiva nos dice lo siguiente (Leer Hechos 4:32-37).

 

C. Si yo le niego a Dios lo que es suyo y no soy generoso con El entonces es muy dudoso que Cristo sea el Señor de mi vida. ¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo? (Lucas 6:46).

 

III.- LA GRANDEZA DE TODA LA IGLESIA ESTA EN PROPORCION A LA MANERA COMO ASUME SUS RESPONSABILIDADES SIN BUSCAR PRETEXTO PARA NO HACERLO

 

A. Toda la iglesia cuyos miembros asumen sus responsabilidades sin buscar excusas par ano hacerlo es una iglesia grande, pujante dinámica, que va siempre en crecimiento.

 

B. La iglesia únicamente se estanca cuando uno como miembro busca excusas para no cumplir con sus obligaciones. ¿Cuáles son las excusas que sepan no cumplir con las

 

obligaciones que tenemos con Dios? De una manera más directa, ¿Cuáles son las razones que muchos dan para no ser fieles a Dios con sus ofrendas y diezmos?

 

1. Algunos no lo hacen porque sencillamente ignoran que Dios lo ordena en su Palabra. No saben que Dios ha dicho:

 

a. Cuando acabes de diezmar todo el diezmo de tus frutos en el año tercero, el año del diezmo, darás también al levita, al extranjero, al huérfano y a la viuda; y comerán en tus aldeas, y se saciarán. Y dirás delante de Jehová tu Dios: He sacado lo consagrado de mi casa, y también lo he dado al levita, al extranjero, al huérfano y a la viuda, conforme a todo lo que me has mandado; no he transgredido tus mandamientos, ni me he olvidado de ellos. No he comido de ello en mi luto, ni he gastado de ello estando yo inmundo, ni de ello he ofrecido a los muertos; he obedecido a la voz de Jehová mi Dios, he hecho conforme a todo lo que me has mandado. (Deuteronomio 26:12-14).

 

b. Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. (Malaquías 3:10).

 

c. Honra a Jehová con tus bienes, y con las primicias de todos tus frutos; y serán llenos tus graneros con abundancia, y tus lagares rebosarán de mosto. (Proverbios 3:9-10).

 

2. Están aquellos que dicen “yo gano muy poco, no me alcanza el dinero; por eso no pago mis diezmos ni ofrendo”. ¿No te has puesto a pensar que precisamente esa actitud es la causa de tu pobreza? Mientras le sigas negando a Dios lo que es de Él, no te prosperará, seguirás en tu pobreza, seguirás con tus deudas, seguirás con tus problemas. Además, no se te olvide que algunos de los casos más admirados en la biblia de personas que le dieron a Dios son de personas pobres que le dieron a Dios todo lo que tenían, por ejemplo:

 

a. La viuda de Lucas 21.1-4: Levantando los ojos, vio a los ricos que echaban sus ofrendas en el arca de las ofrendas. Vio también a una viuda muy pobre, que echaba allí dos blancas. Y dijo: En verdad os digo, que esta viuda pobre echó más que todos. Porque todos aquéllos echaron para las ofrendas de Dios de lo que les sobra; más ésta, de su pobreza echó todo el sustento que tenía. Notemos que era 1) Viuda, 2) Pobre, 3) Sin embargo, dio a Dios todo el sustento que tenía.

 

b. La viuda que sustento al profeta Elías en Sarepta (1 Reyes 17:8-16). Le dio a Dios el puñado de harina que tenía y el poco de aceite. Dios se lo bendijo de tal manera que mientras hubo hambre en Israel aquella harina y aquel aceite no escasearon. Si ella se lo hubiera negado al profeta y se hubiera quedado con ellos, hubiera comido una sola vez y nada más.

 

3. Están aquellos que dicen “yo no pago los diezmos porque tengo muchas deudas, tengo muchos compromisos”. Precisamente tienes muchos gastos y no te alcanza el dinero y no ves en que se te va por causa de tu infidelidad a Dios. Dios hace que no te rinda para que aprendas que lo tienes que honrar a El primero. Precisamente esa fue la reprensión de Dio a su pueblo en tiempos del profeta Hageo 1:5-6,9: Pues así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad bien sobre vuestros caminos. Sembráis mucho, y recogéis poco; coméis, y no os saciáis; bebéis, y no quedáis satisfechos; os

 

vestís, y no os calentáis; y el que trabaja a jornal recibe su jornal en saco roto. Buscáis mucho, y halláis poco; y encerráis en casa, y yo lo disiparé en un soplo. ¿Por qué? dice Jehová de los ejércitos. Por cuanto mi casa está desierta, y cada uno de vosotros corre a su propia casa.

 

4. Están aquellos que dicen “yo mando mis diezmos y mis ofrendas a otros lugares que Dios pone en mi corazón; Dios puso en mi corazón que yo ayude a fulano de tal en tal parte”. ¡Estas equivocado! Nadie puede disponer de un dinero que no es suyo. Dios ha indicado en su Palabra que es en su casa donde dicho dinero se tiene que traer y es la iglesia la que lo administra. ¿Qué diríamos de alguno miembro de nuestra familia que come en casa, duerme en casa, se le lava la ropa en casa, se le plancha la ropa en casa, cuando tiene problemas los demás miembros de la familia lo ayudan a resolverlos, pero sin embargo no ayuda con los gastos de la casa? Supongamos que uno le pregunta: ¿Por qué no ayudas con los gastos de la casa? Y el responde: “Es que Dios puso en mi corazón que en lugar de ayuda esta casa ayude a fulano o fulana de tal que está muy necesitado” Si tú eres padre o madre ¿Qué le dirías a tu hijo si te dice tal cosa?

 

5. Están los que dicen “Yo pago mis ofrendas y mis diezmos con mi servicio a la iglesia; no lo hago con dinero, pero lo hago con mi trabajo.” No le busquemos opciones ni alternativas ni evasivas a lo que es un mandamiento de Dios; si los diezmos son de Dios ¡No los gastes tú!

 

6. Están los que dicen “Yo no pago mis ofrendas y mis diezmos porque no estoy de acuerdo con el pastor. Tampoco estoy de acuerdo con los ayudantes”. Lo que en realidad están diciendo es lo siguiente: “No doy diezmos ni ofrendas para boicotear la iglesia; como no me gusta el pastor o los ayudantes no quiero ver progreso, no quiero que haya éxito. Yo quiero que el ministro se frustré por la falta de cooperación y renuncie”. Esa fue la actitud de Israel en el tiempo de Malaquías y Dios tronó desde el cielo con las siguientes palabras: ¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas. Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado. (Malaquías 3:8-9).

 

7. La verdad es que todas las excusas que se dan se resumen en una sola: una pobre relación con Dios, una vida espiritual muy pobre. Cuando la persona está en buena relación con Dios no cuestiona ni titubea, no demora en pagar sus diezmos y ofrendas; no buscas opciones ni alternativas para no hacerlo: lo hace gustoso porque ama a Dios. Lo siguiente debería hacernos reflexionar seriamente:

 

a. En toda la iglesia solamente se incomodan cuando le habla de los diezmos y ofrendas generosas los que no los dan.

 

b. Los que diezman y ofrendan generosamente son los que llevan no solo la carga económica de la iglesia sino también la carga espiritual. Estos son los que dicen como Marta: “Señor, dile a mi hermana que me ayude”.

 

c. La vida espiritual de los que diezman y ofrendan generosamente es tan sana que raramente están llamando al pastor por problemas personales. Sin embargo, los que no diezman ni ofrendan, son los que absorben la atención y el tiempo del ministro porque siempre tienen problemas que nunca se le acaban.

 

d. La vida espiritual de los que diezman y ofrendan generalmente es sana de tal manera que siempre hay en ellos una actitud positiva y constructiva; hay en ellos

 

comprensión y entusiasmo. Como aman la iglesia y la sostienen hablan bien de ella y desean su crecimiento. No así los que no son generosos; como la iglesia no les cuesta no se miden para hablar ni de la iglesia ni de su ministro. Con toda facilidad se expresan mal, con toda facilidad faltan el respeto, con toda facilidad ofenden. ¡No así los que diezman y ofrendan con amor! ¡Siempre en ellos hay respeto y construcción!

 

e. La prosperidad, tanto espiritual, como emocional y material es evidente en aquellos que son fieles en su mayordomía con Dios. Hagámonos una serie de preguntas: ¿Qué hemos sacado con negarle a Dios lo que es suyo? ¿Nos ha ido mejor? ¿Tenemos más que antes? Una cosa es cierta, cuando a Dios le negamos lo suyo se nos va en doctores, medicinas, hospitales, mecánicos, abogados.

 

8. Hay una última razón que intencionalmente la hemos dejado para el último, y es que muchos no le dan a Dios lo que es suyo sencillamente porque están mal en su vida espiritual, están en pecado. ¿Para qué van a cumplir con Dios en esa área cuando saben bien que en otras están pecando? La persona dice: ¿Qué saco yo en ser generoso con Dios cuando en malos pasos?

 

Dar los diezmos es una señal muy importante de la vida espiritual de la persona. Cuando una persona empieza a pagar sus diezmos y dar sus ofrendas, uno sabe que se está acercando a Dios; cuando lo deja de hacer, uno sabe que algo mal hay en su vida espiritual. Dar los diezmos y ofrendas es como la cena del Señor y la asistencia a la iglesia: si alguien deja de toma la cena del Señor y asistir a la iglesia, uno sabe que algo está mal. Lo mismo cuando la persona niega a Dios lo que es suyo.

 

CONCLUSION: ¿Cuál es la voluntad de Dios para nuestra iglesia? ¡Crecer! ¡Extendernos! ¡Ampliar el templo! ¡Hacer otro más grande! ¡Tener una planta educacional grande donde podamos instruir a nuestros niños y jóvenes!

 

El Dios de las oportunidades y las bendiciones siempre te da momentos para que seas recipiente de ellas y favoreciéndote a ti no se acaban porque es Dios el que te da mucho más de lo que das o tienes porque es de Dios el poder de las riquezas. Tenemos que fortalecer y hacer crecer nuestra fe convirtiéndola en una semilla milagrosa en las manos del “Sembrador”. Muchas veces queremos ir a “x o y” sitio a ayudar a personas necesitadas pero nuestras responsabilidades parecen que nos ahogan (trabajo, familia, económicas, etc.) y pensamos que no nos es posible y no hacemos nada. Pero, sí podemos, al sembrar en ministerios que pueden llegar (Mateo13:22”El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa). Para eso Dios ha encargado esa misión a personas específicas para que las realicen por ti y Él quiere que abundes en frutos y cosecharás de acuerdo con lo que des. Todo esto es la voluntad y el plan de Dios. La pregunta es ¿vamos a hacer nuestra parte para lograrlo, sí o no?

 

Sobre todos las cosas Dios ha encomendado a la Iglesia (tú y yo) la gran responsabilidad de hacer discípulos en las naciones (Mateo 28:18-20), la Gran Comisión, pero esto involucra mucho trabajo, a todo el cuerpo de Cristo: predicar, enseñar, bautizar, imponer manos implorando las manifestaciones de sanidad y liberación obtenidas en la victoria de Cristo, el servir, el dar, nutrir, administrar, edificar, visitar enfermos, comunidades, hospitales, cárceles, etc. Si tuvieras que cumplir este mandato como individuo sólo y Dios no te ha llamado a realizarlo, es muy probable que podrías rendirte, cansarte, frustrarte aún antes de comenzar o intentarlo y sería imposible de realizar. Pero Dios, el que llama, capacita, fortalece, tiene personas especiales, comisionada para cumplir la tarea que se ha de realizar a través de su cuerpo que tiene muchos miembros. “La ofrenda es tan importante delante de Dios que el mismo Jesús se convirtió en esa ofrenda para salvarnos”. Su hno. Desde el Cono Sur Josué Nayib.

 

MINISTERIO IGLESIA APOSTOLICA INTERNACIONAL.

 

 

 

 

Enfermedades de la Lengua

APÓSTOL Josué Nayib

Oh, Dios, no tengas silencio: No calles, oh Dios, ni te estés quieto.

 

Salmo 83:1

 

Se ha preguntado Ud. ¿Cuándo calla el Señor en nuestras vidas? Para responder esto tenemos que mirar lo que dice la Palabra de Dios en Isaías 64:7. Y nadie hay que invoque tu nombre, que se despierte para tenerte: por lo cual escondiste de nosotros tu rostro, y nos dejaste marchitar en poder de nuestras maldades. Tenemos que reconocer que nuestra indiferencia y falta de comunión con Dios, hace que Él esconda su rostro y nuestra vida viene a ser como dice el salmista: “Se volvió mi verdor en sequedad”. (Salmo 32:4).

 

Muchas veces hay quienes creen estar cerca de Dios, pero paradójicamente, están más lejos. Creen que sólo ellos son escuchados, pero son los menos oídos ya que se han extraviado y no retienen lo que Dios les ha dado, esto aleja a Dios al punto que declara: “Fui buscado de los que no preguntaban por mí; fui hallado de los que no me buscaban. Dije a gente que no invocaba mi Nombre: Heme aquí, heme aquí. Extendí mis manos todo el día a pueblo rebelde, el cual anda por camino no bueno, en pos de sus pensamientos”. (Isaías 65:1-2). No es que Dios quiera callar en nuestras vidas, sólo que la rebeldía lo aleja, porque Él es santo.

 

A causa de esto el Señor sufre y si nosotros decimos amar al Señor, ¿Por qué le entristecemos? ¡Oh si mi cabeza se tornase aguas, y mis ojos fuentes de aguas, para que llore día y noche los muertos de la hija de mi pueblo! ¡Oh, quien me diese en el desierto un mesón de caminantes para que dejase mi pueblo, y de ellos me apartase! Porque todos ellos son adúlteros, congregación de prevaricadores. (Jeremías 9:1-2).

 

Dios se duele de nuestro comportamiento y declara: Porque dos males ha hecho mi pueblo: dejáronme a mí, fuente de agua viva, por cavar para sí cisternas, cisternas rotas que no detienen aguas. (Jeremías 2:13). La sabiduría divina nos compara con cisternas, y éstas son estanques cavados en tierra o piedras, para recoger agua de lluvias o de un manantial. En otras palabras, Ud. y yo fuimos hechos y formados para contener agua, pero agua viva, así está escrito en Juan 7:38: El que cree en Mí, como dice la Escritura, ríos de agua viva correrán de su vientre. Pero hay muchas cisternas que se encuentran rotas, ya no retienen aguas y se están secando. En los tiempos del Señor, cuando una cisterna se encontraba seca servía de prisión. Génesis 37:22 muestra que José fue echado en una cisterna seca.

 

Y no podemos dejar de reconocer que aquellos que están alejados de Dios, que Dios ya no habla a sus vidas, sus cuerpos, pensamientos, comportamiento, concupiscencias, debilidades, se han vuelto sus propias cárceles. Ya no tienen la libertad que cuando el manantial de vida los inundaba con su presencia...

 

También las cisternas abandonadas se utilizaban como trampas para los animales incautos. ¡Cuidado! No solo Ud. Se perjudica cuando su cisterna está rota, sino que también sirve de tropiezo a los niños o a aquellos que todavía no han madurado espiritualmente. Y cualquiera que escandalizare alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le anegase en el profundo de la mar. (Mateo 18:6).

 

Pero tenemos que reconocer que nuestro Dios es en extremo misericordioso, y si clamáramos con todo nuestro corazón: ¿Te estarás quieto, oh Jehová, sobre estas cosas? ¿Callarás, y nos afligirás sobremanera? (Isaías 64:12). Ciertamente Dios oirá. Y si derramáramos nuestra alma y dijéramos: Por esta causa yo lloro; mis ojos, mis ojos fluyen aguas; porque se alejó de mí consolador que dé reposo a mi alma... (Lamentaciones 1:16).

 

Una vez más tenemos la oportunidad de volver a llenar nuestra cisterna para que esta agua viva comience a moverse y sintamos su sonido el cual nos guía. Escudriñemos nuestros caminos, y busquemos, y volvámonos a Jehová. Levantemos nuestros corazones con las manos a Dios en los cielos. Nosotros

 

nos hemos rebelado, y fuimos desleales... (Lamentaciones 3:40-42). Reconozcamos nuestra condición y comenzará a brotar el agua que mantiene nuestras vidas y seremos bendecidos. Bendito el varón que se fía en Jehová y cuya confianza es Jehová. Porque él será como el árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces, y no verá cuando viniere el calor, sino que su hoja estará verde; y en el año de sequía no se fatigará, ni dejará de hacer fruto. (Jeremías 17:7-8).

 

Lucas 8: 22-25 también nos habla respecto a su silencio y relata la experiencia que tuvieron los discípulos en la barca con Jesús. Mientras navegaban ocurre una tormenta y la Biblia declara que él estaba durmiendo en la popa sobre un cabezal, mientras las olas golpeaban con gran fuerza sobre la barca. (Marcos 4:38). La popa es la parte trasera de una embarcación, en otras palabras, en la popa descansaba pasivamente la presencia del Señor Jesucristo. Aunque no se moviera ni hablara, allí estaba el Señor. ¿Cómo es posible que el Señor no pudiera sentir el movimiento de la barca, el golpe de las olas, la furia del viento y los gritos de sus discípulos, pero sí sentir cuando en medio de la multitud una mujer le tocó? (Marcos 4: 24-34). Hay solo una respuesta; Es que cuando las tormentas de la vida nos quieren ahogar, somos nosotros los que tenemos que despertar al Señor. Es responsabilidad nuestra mantener obrando su poder en nosotros. (2 Timoteo 1:6). Jesús fue despertado: Y llegándose a él, le despertaron, diciendo: ¡Maestro, Maestro, que perecemos! Y despertado él increpó al viento y a la tempestad del agua; y cesaron, y fue hecha bonanza. (Lucas 8:24).

 

Solamente con nuestras oraciones, súplicas y clamores, podemos sentir que Dios habla y se mueve en nuestros corazones. Echando toda vuestra solicitud en él, porque él tiene cuidado de vosotros. (1 Pedro 5:7). Jesús reprendió a sus discípulos por la falta de fe y ellos aprendieron que el Señor no sólo tiene poder sobre nuestras vidas, sino también sobre las circunstancias que nos rodean. En otras palabras usted y yo podemos tomar dominio de cualquier fuerza exterior. Las circunstancias no nos pueden derrotar, nosotros podemos vencerlas, porque para ello Dios nos ha dado el Espíritu Santo.

 

Deuteronomio 28:13 nos dice: Y te pondrá Jehová por cabeza y no por cola: y estarás encima solamente, y no estarás debajo; cuando obedecieres a los mandamientos de Jehová tu Dios, que yo te ordeno hoy, para que los guardes y cumplas. Usted y yo fuimos destinados para vencer y triunfar. Estas cosas os he hablado, para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción: más confiad, yo he vencido al mundo. (Juan 16:33). Tenemos que obedecer los mandamientos de Dios guardarlos y cumplirlos. Vivir cortados y marcados por la Palabra, hay que volver a la Biblia y a la oración confiando en sus promesas. Ni las liturgias, los programas religiosos, ni los pseudocristianos que quieren acomodar sus caprichos carnales a las cosas de Dios, pueden usurpar el lugar que sólo le pertenece a Él porque Jesús es el Dios Todopoderoso. (Apocalipsis 1:8). ¿Está Cristo en tu barca? Y si está, ¿En qué lugar se encuentra? ¿Lo tienes durmiendo en la popa, o despierto en la proa? Y si está durmiendo, ¿Te atreves a despertarlo y decirle?: ¡Oh Dios, no tengas silencio: No calles, oh Dios, ni te estés quieto! Despiértale, a nuestro Dios no le molesta. El Señor Jesús les bendiga.

 

Pastor Roberto Morales.

 

MINISTERIO IGLESIA APOSTOLICA INTERNACIONAL.

 

 

 

 

MINISTERIO IGLESIA APOSTOLICA INTERNACIONAL.

 

La Biblia habla muy frecuentemente de las enfermedades que padecen los hombres. Y como tal nosotros trataremos una de ellas que mucho daño a traído: “Enfermedades de la Lengua”.

 

“La muerte y la vida están en poder de la lengua, Y el que la ama comerá de sus frutos”. Proverbios18:21

 

Consideraremos ciertas enfermedades específicas que afectan a nuestras lenguas. Estas enfermedades que comúnmente infectan nuestras vidas por el mal uso de la lengua pueden, en algunos casos, ser mortales si se dejan sin tratamiento.

 

Enfermedad número uno:

 

Verborrea.

 

Esta enfermedad es tan común que la gente la acepta como normal aunque no lo es. ”En las muchas palabras no falta pecado; más el que refrena sus labios es prudente”. Proverbios 10:19.

 

En otras palabras, si uno habla demasiado, corre el riesgo de decir algo incorrecto. No hay alternativa. También se nos amonesta en la Biblia a no emplear demasiadas palabras al dirigirnos a Dios mismo. Esta es una amonestación que la mayoría de nosotros realmente necesita oír. Esta amonestación se halla en Eclesiastés 5:1-2”Cuando fueres a la casa de Dios, guarda tu pie; y acércate más para oír que para ofrecer el sacrificio de los necios; porque no saben que hacen mal. No te des prisa con tu boca, ni tu corazón se apresure a proferir palabra delante de Dios; porque Dios está en el cielo, y tú sobre la tierra; por tanto, sean pocas tus palabras”.

 

Un poco más adelante en el mismo capítulo, la Escritura indica que un ángel registra lo que decimos cuando hablamos, oramos o adoramos. Un día ese ángel se va a enfrentar a nosotros y nos va a mostrar el registro de todo lo que hemos dicho. Entonces, dice la Biblia, será muy tarde para decir: “Yo en realidad no tuve la intención de decir eso”, porque se nos va a exigir responsabilidad por todo lo que hemos dicho, cantando, u orado. Un día esas palabras van ser puestas delante de nosotros, y vamos a tener que responder por ellas si hemos sido sinceros y no hemos realmente vivido conforme a las cosas que hemos dicho.

 

El próximo versículo, Eclesiastés 5:3, continúa: “Porque de la mucha ocupación viene el sueño, y de la multitud de las palabras la voz del necio”.

 

Cuando uno oye a un individuo hablar continuamente, no necesita otra evidencia: ese tal es un necio. “De la multitud de palabras la voz del necio”, es decir, la voz del necio se conoce por la multitud de palabras. ¿Cuál es la raíz del problema? Yo creo que es desasosiego. Compare eso con lo que dice Santiago 3:8.”Pero ningún hombre puede domar la lengua; es un mal turbulento y lleno de veneno mortal”.

 

Los que siempre están hablando son personas intranquilas, y nuestra cultura contemporánea está llena de ellas. ¿Ha estado alguna vez con alguien que le ha dejado la cabeza dando vueltas por todas las palabras que salían de la boca de él o de ella? ¿Cuál es la raíz del problema? Desasosiego. Hablar en exceso es indicación segura de que el corazón no tiene reposo. Lucas 6:45 “El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca”.

 

Enfermedad número dos:

 

Palabras ociosas o descuidadas

 

En Mateo 12:36, Jesús dice esto: “Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio”. ¿Qué es una palabra ociosa?; la versión Dios Habla Hoy nos dice: “…todos tendrán que dar cuenta de cualquier palabra inútil que hayan pronunciado.” Es decir, de toda palabra improductiva, toda palabra que no lleva fruto, que no edifica, esa es una palabra ociosa.

 

Una palabra ociosa es toda aquella que no produce ningún fruto para la gloria de Dios; así como un obrero ocioso es aquel que no trabaja, una palabra ociosa es toda aquella que no realiza ninguna labor, ni tiene provecho alguno para el reino de Dios, cuantas veces nos hemos visto envueltos en este tipo de conductas, cuantas palabras hablamos al día, y cuantas de ellas están haciendo realmente su labor.

 

Un día vamos a tener que responder por cada palabra que hemos hablado. Vamos a tener que dar cuenta de palabras que fueron ociosas, insinceras, que realmente no sentíamos, que no estábamos preparados para respaldar o que no eran realidad en nuestras vidas. La palabra de Dios nos dice que un día daremos cuenta de todo lo que hablemos, y también dice que por nuestras palabras seremos justificados o seremos condenados, pero el hecho de pronunciar las palabras no es lo que nos condena, sino el fruto que hay en nuestro interior y que se refleja a través de ellas. Las palabras hirientes, calumniadoras, e incluso las insípidas sin ningún sentido reflejan la ausencia de Dios en nuestras vidas

 

En el Sermón del Monte, registrado en Mateo 5:37, Jesús declara: “Pero sea vuestro hablar: Sí, sí; no, no; porque lo que es más de esto, de mal procede”.

 

Esa es una declaración sorprendente. Si decimos más de lo que sentimos, la exageración (énfasis innecesario o excesivo) en nuestro hablar viene del maligno.

 

Permítame resumirlo en sólo una simple palabra de consejo: Si no lo siente, no lo diga. Le prometo que si sigue esa regla su vida cambiará. Será una persona diferente. Le prometo que si sigue esa regla por un año, dentro de un año será una persona diferente y mucho mejor.

 

Enfermedad número tres:

 

Chisme.

 

“No andarás chismeando entre tu pueblo”. Levítico 19:16. Andar chismeando, es alguien que saca secretos a la gente, acerca de ellos mismos y de sus familias, y luego va repitiéndolos de casa en casa, ocasionando gran perjuicio para aquellos cuyos secretos le fueron confiados, así como para aquellos a quienes se los cuenta, y también para sí mismo. El chisme se distingue de compartir información por su intención. El traficante de chismorreos tiene como su meta edificarse a sí mismo por medio de hacer ver mal a los demás y por exaltar su gran conocimiento de los demás.

 

El título mismo de Satanás en el Nuevo testamento, la palabra que se traduce “diablo”, significa “calumniador” en griego. Ese es el significado de su raíz y la principal descripción de Satanás en la Biblia. Si uno chismea o anda con cuentos, está en realidad realizando el trabajo de Satanás. Es un representante de Satanás. No solo debemos tener cuidado de no dar el chisme, tenemos también la responsabilidad de no recibirlo. “Las palabras del chismoso son como bocados suaves, y penetran hasta las entrañas”. Proverbios 18:8

 

Cuán cierto es eso de la naturaleza humana. Cuando oímos algo acerca de algún que es malo o le muestra en una luz mala, algo en el corazón humano se regocija. “Las palabras del chismoso son como bocados suaves”. Tenga cuidado cuando le ponen delante esos manjares selectos del chisme, no sea que usted se los trague. Están envenenados. Su sabor es dulce pero nos envenenan. Y, al recibirlos en nuestro corazón, nuestras vidas serán envenenadas por esos manjares de chisme. Proverbios. 20:19 “El que anda en chismes descubre el secreto (traiciona la confianza); no te entremetas, pues, con el suelto de lengua”.

 

Mire cuán íntimamente todas estas enfermedades están relacionadas. Si uno presta atención a un chismoso, se hace “encubridor”. Si usted recibe a alguno que se ha robado algo y acepta de él esas prendas robadas, entonces en términos legales se ha hecho encubridor. Así que, si usted recibe a un chismoso y escucha sus palabras, ha llegado a ser un encubridor del chismoso. Esto es lo que Dios dice en Salmo 15:1-3”Jehová, ¿quién habitará en tu tabernáculo? ¿Quién morará en tu monte santo? El que anda en integridad y hace justicia, y habla verdad en su corazón. El que no calumnia con su lengua, ni hace mal a su prójimo, ni admite reproche alguno contra su vecino”.

 

Hay varios requisitos para tener acceso a la presencia de Dios, a fin de morar “en su monte Santo”. Debemos andar en integridad; debemos hacer justicia; debemos hablar verdad en nuestros corazones.

 

Luego se enumeran tres cosas que no debemos hacer. No debemos calumniar con nuestra lengua, ni debemos hacer mal a nuestro prójimo. Tampoco debemos admitir reproche contra nuestros vecinos.

 

No es suficiente que no calumniemos, tampoco debemos recibir al calumniador. No debemos aceptar reproche contra alguien que conocemos. No debemos comer esos manjares selectos del chismoso porque son veneno, y muchas relaciones se envenenan por comer de ellos.

 

Podemos apreciar en este pasaje, que tan serio es el pecado del chisme y que caracteriza a aquellos que están bajo la ira de Dios.

 

Enfermedad número cuatro:

 

Mentir

 

“La mentira” significa decir una falsedad deliberada o intencional. Proverbios 12:22 dice que “los labios mentirosos son abominación a Dios”.

 

Debemos tener cuidado de usar la palabra correcta para describir esta enfermedad de la lengua. Alguien ha usado la frase “evang-e-l-á-s-t-i-c-amente hablando”. El evangelista ve 200 personas venir al frente en su campaña y para el tiempo en que el reporte está en su circular informativa son 500. ¿Qué es eso, exageración o mentir? En realidad es mentir. No digo esto para criticar a otros. Es importante que cada uno de nosotros sea muy cuidadoso de no ser hallado culpable de mentir.

 

En Proverbios 6:16-19, el escritor menciona siete cosas que el Señor aborrece. Aborrecer es una palabra muy fuerte. Esto es lo que dice: “Seis cosas aborrece Jehová, y aún siete abomina su alma; Los ojos altivos, la

 

lengua mentirosa, las manos derramadoras de sangre inocente, el corazón que maquina pensamientos inicuos, los pies presurosos para correr al mal, el testigo falso que habla mentiras, y el que siembra discordia entre los hermanos”.

 

De esas siete cosas que el Señor aborrece, hay tres que tienen que ver con la lengua: primera, “la lengua mentirosa”: segunda, “el testigo falso” (obviamente eso también se relaciona con la lengua); tercera cosa “el que siembra discordia entre los hermanos” (y por lo general son las palabras las que siembran la discordia). Así que, de las siete cosas que el Señor aborrece, hay tres relacionadas con la lengua, y de esas tres, dos están específicamente conectadas con la acción de mentir. Esto se afirma otra vez en Proverbios 12:22 “Los labios mentirosos son abominación a Jehová; pero los que hacen verdad son su contentamiento”.

 

En ese versículo tenemos dos pares de opuestos. Tenemos la palabra “abominación” y la palabra “contentamiento”. “Los labios mentirosos son abominación a Jehová… los que hacen verdad son su contentamiento”. No hay término medio.

 

Luego tenemos los otros dos opuestos, “mentirosos” y “que hacen verdad”, y de nuevo no hay término medio. Si no es verdadero, es mentira”. Si es mentira, el Señor la abomina. Si es verdadero, el Señor tiene en ello contentamiento.

 

El problema nuestro es que tenemos muchísimas zonas grises en nuestra manera de razonar. Pero yo dudo que esas zonas grises se hallen en las Escrituras. Si nos remontamos a sus fuentes, toda mentira proviene del diablo. Ese es un pensamiento que asusta, pero yo lo respaldaré con las palabras del mismo Jesús. Hablándoles a los líderes religiosos de su tiempo (y tenga en mente que eran muy religiosos), Jesús dijo: Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. Él ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira. Cada vez que una mentira pasa a través de nuestros labios ésta viene del diablo.

 

Otro hecho muy importante y aterrador acerca de la enfermedad de mentir es que a menos que la enfermedad sea detenida y sanada, resulta mortal.

 

“Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda”. Apocalipsis 21:8

 

Fíjese en los grupos de personas: “cobardes, incrédulos, abominables, homicidas, fornicarios, (los que viven en inmoralidad sexual), hechiceros (los que practican artes mágicas), idólatras, y todos los mentirosos”. Esa enfermedad es incurable. No hay escapatoria: “tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre”. Una vez que una persona es enviada a esa muerte segunda, eso es definitivo. Repito lo que dije: A menos que esta enfermedad de mentir sea detenida y sanada, ¡seguro que resulta mortal!

 

Apocalipsis 22:15 habla acerca de la ciudad de Dios: ”Los perros estarán fuera, y los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras, y todo aquel que ama y hace mentira”.

 

Así que, cada uno de nosotros debe determinar: ¿Estoy dispuesto a ser sanado de esta enfermedad de mentir, o estoy preparado para perder mi alma para siempre? A menos que sea detenida y sanada, la enfermedad de mentir es definitivamente mortal.

 

Enfermedad número cinco:

 

Lisonja.

 

La definición de lisonja es: Una Alabanza afectada, una Alabanza interesada e hipócrita, Adulación que se hace con el fin de recibir algo a cambio, con el fin de obtener beneficios de alguien.

 

El que hace lisonjas, es una persona que no es CRISTOCENTRICA sino HOMOCENTRICA es alguien que solo piensa en las bendiciones y en la prosperidad personal y llegan a pensar que esa es la verdadera razón del evangelio, son personas que solo alaban a Dios con el fin de esperar algo a cambio, ya sea algo material o algo intangible como la felicidad o la protección.

 

“Salva, oh Jehová, porque se acabaron los piadosos: porque han desaparecido los fieles de entre los hijos de los hombres. Habla mentira cada uno con su prójimo; hablan con labios lisonjeros, y con doblez

 

de corazón. Jehová destruirá todos los labios lisonjeros, y la lengua que habla jactanciosamente”. Salmos 12:1-3.

 

En este pasaje David está hablando del estado de decadencia moral del género humano. Yo creo que no es diferente de lo que vemos hoy a nuestro derredor. Hombres piadosos son difíciles de hallar. Los fieles han desaparecido. ¿Cuál es el resultado? “Habla mentira cada uno con su prójimo; hablan con labios lisonjeros, y con doblez de corazón”. La Biblia pronuncia un juicio de Dios sobre estos labios lisonjeros: “Jehová destruirá todos los labios lisonjeros, y la lengua que habla jactanciosamente”.

 

En Proverbios 26:28 se nos advierte: La lengua mentirosa odia a los que oprime, y la boca lisonjera causa ruina. B.d.l.A.

 

Si escuchamos y aceptamos la lisonja, o si llegamos a ser lisonjeros, el final es la ruina.

 

“El hombre que lisonjea a su prójimo, red tiende delante de sus pasos”. Proverbios 29:5

 

La adulación o lisonja es una conducta carnal condenada por la Biblia ya que se deriva de la manipulación que es pecado de hechicería, pues pretende alcanzar de forma ilegítima lo que Dios tiene separado para cada uno y en lugar de edificar, produce deterioro espiritual. Dios honra a los que le honran. Un elogio sincero procura edificar el cuerpo de Cristo, mientras que la lisonja esconde un motivo impuro, esa es la diferencia. El siguiente versículo demuestra esta diferencia y establece lo que es el lenguaje de reino: “…sino que fuimos aprobados por Dios para que se nos confiase el evangelio, así hablamos, no como para agradar a los hombres sino a Dios, que prueba nuestros corazones porque nunca usamos de palabras lisonjeras, como sabéis, ni encubrimos avaricia; Dios es testigo porque nuestra exhortación no procedió de error ni de impureza, ni fue por engaño,”. 1 Tesalonicenses 2:4-5.

 

En Proverbios 28:23 dice “a fin de cuentas, más se aprecia al que reprende que al que adula (NVI”). Hubo un sabio que una vez dijo: “Las palabras elegantes no son sinceras; las palabras sinceras no son elegantes”. Así que, no lo olvide: “la boca lisonjera causa ruina”, y “el hombre que lisonjea a su prójimo, red tiende delante de sus pasos”.

 

Enfermedad número seis:

 

Ligereza al hablar.

 

¿Has visto hombre ligero en sus palabras? Más esperanza hay del necio que de él. Proverbios 29:20.Este versículo dice que si somos ligeros en nuestras palabras, nuestra condición es peor que la de un necio. Esa es una afirmación solemne, porque la Biblia no dice nada bueno de los necios.

 

Hay un ejemplo en las Escrituras de un hombre que fue ligero en sus palabras solo una vez y se nos dice lo que le costó. El hombre era Moisés. Dios le dijo que fuera delante de los hijos de Israel, hablara a la roca, y de ella brotaría agua. Pero él estaba tan enojado con los hijos de Israel que les dijo: “¡Oíd ahora, rebeldes! ¿Os hemos de hacer salir agua de esta peña?” Entonces, en vez de hablar a la roca, la golpeó. (Números 20:7-12). Ese acto de desobediencia, expresado en palabras presurosas, le costó el privilegio de introducir a los hijos de Israel en la Tierra Prometida. Esto se describe el Salmos 106:32-33”También (los hijos de Israel) le irritaron en las aguas de Meriba: y le fue mal a Moisés por causa de ellos porque hicieron rebelar a su espíritu, y habló precipitadamente con sus labios”.

 

Fíjese en el diagnóstico. Un espíritu irritado nos hace hablar precipitadamente (sin sabiduría) con nuestros labios, y estas palabras presurosas nos cuestan muchos privilegios y bendiciones. Si Moisés tuvo que pagar ese precio por aquella sola expresión precipitada, tengamos cuidado, no sea que digamos también precipitadamente cosas que nos cuesten muy caro en la esfera espiritual.

 

Para terminar: Hoy en día es común encontrarnos ante tales situaciones, gente conocedora de la palabra y que no está haciendo nada con ella, gente que divulga chismes aún dentro de la iglesia o el cuerpo de Cristo, gente que calumnia, que hace burlas, que hiere en lugar de vendar la herida, gente que no se compadece ante el dolor ajeno. ¡Cuántos pastores no han caído en pecado como consecuencia, y cuántos fieles no se han apartado por el camino ancho que lleva a la perdición, porque les ocultaron el camino estrecho que lleva al cielo! Su hno. Desde el Cono Sur Josué Nayib.

 

MINISTERIO IGLESIA APOSTOLICA INTERNACIONAL.

 

 

 

 

® Ministerio Iglesia Apostólica Internacional - Registro Publico 974

Templo central: Calle el resbalón nº1687 - Cerro Navia - Santiago

Días de Reuniones: Martes: 19:30 hrs. - Jueves: 19:30 hrs.

Domingos: Escuela biblica-10.00 am / Reunión de Jovenes-15:00 hrs.

Reunión General: 18:00 hrs.

Derechos Reservados © MIAI 2014

Submitting Form...

The server encountered an error.

Form received.

¿Quieres que oremos por ti o por algún hermano?

Escríbenos