ESTUDIOS

SIGUIENDO SU PALABRA

 

JULIO

SIGUE BAJANDO PARA LEER NUEVOS ESTUDIOS

apostol Josué Nayib

"El ministerio nunca es fácil, y tiene su alto precio"

 

El ministerio nunca es fácil, y tiene su alto precio.

 

Antes de iniciar hablando de este tema nos resta hacernos esta pregunta ¿Qué es el ministerio pastoral? y ¿Por qué hablamos de un ministerio pastoral?

 

Para contestar esta pregunta, tenemos que saber que es un ministerio, es muy sencillo el ministerio designa una función a realizar, implica administrar algo; es dado por alguien superior a la persona que lo recibe. Podemos decir entonces que el ministerio pastoral es la función de dar pastoral al rebaño; es guiar, guardar, alimentar, dar de beber, curar, etc. Nuestra tarea no es con números ni estadísticas, nuestra tarea se desarrolla con almas, personas que están bajo nuestro cuidado, bajo la cobertura, que son nuestros acoyuntados, siendo nosotros las coyunturas de las cuales ellos se nutren. Efe 4:12  “a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio,  para la  edificación   del cuerpo de Cristo,13  hasta que todos lleguemos a la unidad  de la fe y del  conocimiento del Hijo de Dios,  a un varón perfecto,  a la medida de la     estatura de la plenitud de Cristo; 14  para que ya no seamos niños fluctuantes,  llevados por doquiera de todo viento de doctrina,  por estratagema de hombres que para engaña emplean con astucia las artimañas del error,15  sino que siguiendo la verdad en amor,  crezcamos en todo en aquel que es la cabeza,  esto es,  Cristo”. El ministerio pastoral no es tener una gran cantidad de grupos o clases simplemente; ya que podemos tener todo esto y, sin embargo, carecer de un ministerio pastoral. El ministerio pastoral implica que los que están bajo su cobertura crezcan y se desarrollen sanamente supliendo sus necesidades, que puedan extenderse en Jesús en cada área de su vida, que explote el potencial que Dios ha puesto en ellos, y que lleguen a ser líderes. Este ministerio implica acompañar, corregir con amor, alentar y curar. 1 Tim. 5:21, “Te encarezco delante de Dios y de el Señor Jesucristo, y de sus ángeles escogidos, que guardes estas cosas sin prejuicios, no haciendo nada con parcialidad”. Requiere paciencia y fe, yo diría que estos requisitos fundamentales, pues no es una tarea de un día ni de dos es de todos los días. Este ministerio implica un proceso. El llamado al ministerio lo es a una extraña mezcla de alegría y dolor. Cuando los pastores ingresan al ministerio, anticipan la alegría de ver vidas transformadas. Sin embargo, lo que la mayoría no anticipa, y para lo que no se preparan los pastores, es el profundo dolor que experimentan diariamente. Pablo escribió: "Ningún reposo tuvo nuestro cuerpo, sino que en todo fuimos atribulados; de fuera, conflictos; de dentro, temores" (2 Corintios 7:5). Debido a este dolor, muchos pastores dejan el ministerio desilusionados y defraudados. Ellos no sólo se sienten rechazados por la gente sino también por Dios. La crisis no sólo se ve en los pastores que dejan el ministerio, sino también en los que dejan su iglesia en busca de pastos más verdes. Cuando se experimenta el estrés diario, es fácil pensar que si tuviéramos otra iglesia tendríamos un ministerio más productivo.

 

En Juan 10:12, Jesús hace un contraste entre el fiel y verdadero pastor y el asalariado, que abandona las ovejas y huye lejos cuando ve venir al lobo. Los lobos no sólo son aquellos que violentamente se oponen al ministerio de un pastor, sino también incluyen la amenaza del dolor y los problemas que los pastores enfrentan en el ministerio.

 

Para que una pequeña iglesia sea saludable y eficaz, necesita estabilidad en el liderazgo, es decir, líderes que no huyan debido a los lobos en el ministerio. El liderazgo estable se hace realidad cuando un pastor reconoce lo que causa el estrés en la pequeña iglesia y cómo impedir que destruya su ministerio. La clave para el estrés no es su eliminación, sino manejarlo eficazmente.

 

AL ESCUCHAR EL AULLIDO DE LOS LOBOS. El estrés es una realidad en cualquier ministerio. Los problemas y las dificultades son parte del ministerio. Mientras que hay continuos problemas en iglesias de cualquier tamaño (oposición, críticas, y conflictos), hay problemas únicos en la pequeña iglesia o problemas que se agravan por la dinámica de ésta.

 

EL LOBO DE LAS EXPECTATIVAS. Cuando un pastor llega a una pequeña iglesia, la congregación tiene muchas expectativas acerca de su función pastoral. Esas expectativas van de predicar el domingo a cortar el césped y arreglar la instalación el viernes. Los hermanos de la iglesia esperan que el pastor sea una mano extra durante la cosecha, que asista a cada culto, que vigile cada programa, y que cuide de las propiedades de la iglesia.

 

Igualmente poco realista son las expectativas que los pastores ponen en sí mismos. Ellos esperan que crezca la iglesia. Esperan participar en la vida de cada miembro. Esperan desarrollar nuevos y eficaces programas para alcanzar con la Palabra a la comunidad. El resultado es una descripción de trabajo abierta e interminable. Como dice un pastor: "No es raro que un pastor en un zona rural tenga que levantarse temprano para pasar un momento tranquilo con el Señor, estudiar para el sermón del domingo por la mañana o el estudio bíblico, luego asistir a una reunión de la iglesia o de la comunidad, ir a ayudar a un vecino anciano con algunos quehaceres o llevarlo a la tienda, aconsejar a una familia que tiene graves problemas, participar en la reunión del ministerio de jóvenes, recibir una inesperada llamada para visitar a un miembro de la iglesia, y después de comer algo rápido, ir a otra actividad de la iglesia."

 

Cuando los pastores no cumplen estas expectativas, se sienten culpables porque creen que no están haciendo lo suficiente. Los pastores se frustran porque no importa cuánto hayan obtenido, queda una montaña de actividades y tareas que llevar a cabo. La culpa se vuelve su constante compañera.

 

EL LOBO DE LAS FINANZAS. A veces los pastores se sienten como “El violinista en el tejado”. Ellos cantan: "Si yo fuera rico", y se preguntan si en el plan infinito de Dios hubiera sido posible haber recibido más riquezas. Mientras que la mayoría de los pastores no esperan hacerse ricos cuando ingresan en el ministerio, no anticipan que vivirán al borde de la pobreza financiera. Aunque casi todas las pequeñas iglesias son generosas en sus ofrendas, el número limitado de hermanos hace que sea difícil para una pequeña iglesia pagar algo más de un sueldo mínimo. La constante lucha económica de un pastor puede fácilmente llevar al resentimiento contra la iglesia por no darle más, sobre todo si la iglesia ha tenido que rebajar los ingresos no le ha dado un aumento durante varios años.

 

Sin tener ahorros, los pastores temen la jubilación. Se preguntan cómo comprarán a sus hijos ropa nueva para la escuela o pagarán por su educación en la universidad. Con el tiempo, los pastores desarrollan un sentido de culpa por traer a su familia a un ministerio en que tienen que hacer muchos sacrificios. No es raro que un estudio sobre la falta de pastores concluyera que la razón principal de que las pequeñas iglesias enfrenten una escasez de ellos es debido a la escasa de remuneración financiera.

 

EL LOBO DE LOS SUEÑOS FRUSTRADOS. Cuando un pastor llega a una iglesia para empezar un nuevo ministerio, sueña con tener una congregación creciente y dinámica. Aunque la iglesia puede haber tenido problemas en el pasado, el pastor está seguro de que su fe en Dios, su buena preparación académica, y el arduo trabajo personal cambiará las cosas para que la iglesia pueda volver a un lugar emocionante de servicio y comunión. No lleva mucho tiempo, sin embargo, antes de que la realidad del ministerio mine sus sueños. En vez de que los sueños de un pastor se realicen, se vuelven una burla de su pasión por el ministerio. Su frustración aumenta cuando lee la plétora de libros que transmiten la última novedad que garantiza el buen éxito del ministerio. En vez de alcanzar sus sueños, el pastor se desanima, se descorazona, duda de su llamado, y se amarga con las personas que percibe que están impidiendo el cumplimiento de sus sueños. Esto se agrava cuando alguna familia de la iglesia se muda de la comunidad y deja un gran vacío en la directiva de la iglesia, o cuando, después de trabajar muchas horas preparando un sermón, pocos hermanos asisten al culto. Esto puede vaciar la vitalidad espiritual del ministro.

 

EL LOBO Y SU RELACION. La fuerza y la vitalidad de la pequeña iglesia se hallan en la profundidad de la comunión que disfruta. El distintivo de la pequeña iglesia, sin embargo, puede volverse una fuente de estrés para el pastor. Todos en la iglesia esperan que él sea su amigo. Por consiguiente, los pastores tienen que ampliar sus relaciones para responder a las expectativas de cada miembro de la iglesia. Cuando un pastor se esfuerza en ser amigo de todos, se hace amigo íntimo de nadie, y hasta descuida a su propia familia.

 

Un segundo problema con este enfoque de relación en la pequeña iglesia es que los pastores sienten mucha tensión si tienen que escoger entre ser fiel a una verdad bíblica o mantener relaciones cercanas. Un pastor expresó este estrés poco común al declarar: "Dentro del contexto de la pequeña iglesia es más fácil caer en las áreas oscuras que llevan a la depresión de ser querido. A veces es más fácil poner de lado los principios personales para sentir que uno es apreciado por los hermanos de la congregación. Pero con el tiempo la culpa y la agonía de no ser fiel a los principios bíblicos arrastrarán al pastor hacia la desesperación. La constante batalla contra estos asuntos y relaciones o el rendirse ante ellos pueden literalmente agotar el corazón compasivo de un ministro."

 

EL LOBO DEL AISLAMIENTO. En contraste con la tensión de relación, también hay un modo de pensar que el pastor no debe tener ninguna relación íntima con hermanos de la iglesia. Como consecuencia, los pastores se sienten aislados y solos en el ministerio. Para los que sirven en pequeñas iglesias, esto se exacerba aun más porque no tienen mucha comunión con otros pastores. No tienen un personal en el ministerio con quien compartir sus luchas. Pueden estar sirviendo en comunidades aisladas donde están geográficamente distantes de otros pastores de su denominación o hasta de otros pastores en su comunidad. El resultado es que estos pastores no tienen un mecanismo de apoyo, o el apoyo puede estar tan distante que no les proporciona el estímulo necesario en tiempos de incertidumbre y estrés.

 

EL LOBO DE PASO LENTO. Para algunos pastores, sobre todo los que vienen de grandes iglesias donde continuamente hay actividad, el paso lento de la pequeña iglesia puede parecer anticuado, pasado de moda, y generalmente inflexible. Los pastores de pequeñas iglesias asisten a las conferencias y escuchan que sus colegas en las grandes iglesias suburbanas han alcanzado varias metas durante el último año, y se preguntan si verán alguna diferencia en su iglesia en toda su vida, mucho menos en un año. Un pastor refirió así lo que había aprendido: "Me llevó mucho tiempo aprender que la gente en una pequeña comunidad lo observará durante años antes de confiar en usted, y de confiarle sus problemas o los de algún otro."

 

La pequeña iglesia opera a otro ritmo. Los hermanos piensan en "estaciones" en lugar de "horas". Los ciclos de vida son mucho más importantes que las metas. Las personas piensan en tiempo cíclico en vez de hacerlo en tiempo lineal. Esto puede ser frustrante para un pastor que desea ver avance en la iglesia.

 

CÓMO MATAR A LOS LOBOS Y DERROTAR A LOS COYOTES: MANEJO DEL ESTRÉS EN LA PEQUEÑA IGLESIA.

 

La clave para tratar con el estrés no es eliminarlo sino manejarlo. Cuando Jeremías estaba agobiado con el estrés de su ministerio, Dios lo hizo recordar que él no había sido llamado a una vida fácil sino al ministerio fiel. Con estas palabras Dios desafió a Jeremías: "Si corriste con los de a pie, y te cansaron, ¿cómo contenderás con los caballos? Y si en la tierra de paz no estabas seguro, ¿cómo harás en la espesura del Jordán?" (Jeremías 12:5). Este no es un llamado poco realista para dejar de quejarse, sino un desafío a reconocer las realidades del ministerio y a mantenerse centrado en Dios.

 

Los pastores no pueden tratar con las presiones del ministerio negándolas ciegamente. Hacer esto es dar el primer paso hacia el colapso. Más bien, ellos deben asegurarse de que toman las medidas necesarias para soportar las presiones de modo que puedan mantener su salud espiritual y emocional. Los pastores deben aceptar la responsabilidad por su propio bienestar; nadie más lo hará.

 

ESTABLEZCA UN FUERTE EQUIPO DE APOYO. Debido al aislamiento que experimentan los pastores en las pequeñas iglesias, es importante que intencionalmente y devotamente establezca un equipo de apoyo emocional y espiritual. Estas personas son más que sólo amigos; son hermanos en la fe con quienes compartir luchas y frustraciones. Deben desafiar la perspectiva del pastor cuando se distorsiona y hacerlo responsable cuando él está empezando a desarrollar en su ministerio actitudes y hábitos no saludables. Como refirió un pastor, a menudo es necesario que esta persona sea alguien fuera de la iglesia: "Estamos convencidos de que es valioso y vital invertir tiempo en establecer relaciones con hermanos consagrados al Señor --pastores locales, un pastor y su familia en la misma denominación--, personas que no estén conectadas a nuestra iglesia... necesitamos tener una base de apoyo emocional fuera de la iglesia para que nuestro mundo no esté abarcado por la iglesia." Esta persona, sin embargo, no siempre necesita ser alguien que esté cerca. Puede ser alguien a quien un pastor puede llamar por teléfono o a quien puede enviar un correo electrónico mensualmente o aun semanalmente (sobre todo durante tiempos de dificultad), y quien puede dar estímulo y apoyo ofreciéndose a escuchar.

 

MANTENGA UN MATRIMONIO SALUDABLE. La persona más importante que apoya el ministerio del pastor es su cónyuge. Por consiguiente, importa mantener un matrimonio saludable. Al mismo tiempo de tener citas románticas, es de importancia desarrollar una interacción saludable. Durante sus tiempos juntos, es de mucha significación que un pastor y su esposa mantengan en un mínimo la conversación negativa. Es fácil pasar demasiado tiempo hablando sobre los problemas en la iglesia. Aun cuando haya momentos apropiados para hablar de los problemas en la iglesia, las parejas pastorales no deben dedicar mucho tiempo a ello.

 

SEA RESPONSABLE ANTE OTRA PERSONA. Debido al estrés y el desaliento los pastores son vulnerables a la tentación. Cuando un pastor se agota emocionalmente, es más susceptible a los ataques de Satanás que pueden destruir su ministerio. Por consiguiente, necesitan rendir cuentas de responsabilidad en tres aspectos. Primero, los pastores necesitan ser responsables de su crecimiento espiritual. Necesitan personas que los desafíen en cuanto a su vida devocional y de oración. Segundo, los pastores necesitan ser responsables de su matrimonio, y cuidar de las necesidades emocionales de su familia. Tercero, los pastores necesitan ser responsables de tomar tiempo libre del trabajo para no sobrecargarse e inevitablemente llegar a un colapso.

 

RECONOZCA SUS LÍMITES.A veces los pastores tienen un "complejo de Mesías". Creen que necesitan salvar al mundo y resolver los problemas de todos. Además, porque la obra del ministerio nunca se acaba y porque los pastores sienten lo enorme de la responsabilidad del mismo, fácilmente pueden dedicarse tanto al ministerio que ya no cuiden de su familia ni de sí mismos. Los pastores se pueden rendir emocionalmente, espiritualmente, y físicamente. Sin embargo, alguien ha señalado: "Relájese y no tome la vida tan en serio. Todavía habrá trabajo mucho después de que yo me haya ido. El mundo puede seguir adelante y muy bien sin mí."

 

Los pastores deben reconocer que son finitos en sus habilidades. JesusCristo les dio un ejemplo al dedicar tiempo a apartarse para el rejuvenecimiento personal cuando las demandas de las multitudes eran de lo más intensas (Mateo 14:13-24; Marcos 6:31). Aun que es cierto que hay tiempos en que los pastores necesitan abandonar su confort por causa del ministerio, deben reconocer que hay ocasiones en que deben retirarse del ministerio para que sean rejuvenecidos espiritualmente y emocionalmente.

 

TENGA PACIENCIA. Los pastores deben tener paciencia con el ritmo de la pequeña iglesia. Como una flor que crece en un jardín —que día tras día parece no cambiar, pero que con el tiempo pasa por una transformación notable—, así también es la iglesia. Puede parecer que nada está cambiando, pero cuando un pastor sigue proclamando las Escrituras, se produce la transformación. Pablo exhortó a Timoteo: "Que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina" (2 Timoteo 4:2). Los pastores deben tener siempre presente que Dios está obrando aun cuando no puedan ver su obra.

 

ACEPTAR A LOS LOBOS Y CAMBIAR A LOS PASTORES. La realidad del ministerio es que los pastores no pueden cambiar muchos problemas que causan ansiedad y estrés. Porque trabajan con personas que siguen marcadas por los efectos del pecado y porque ellos mismos siguen marcados por estos efectos, continuarán sirviendo en iglesias que enfrentan desafíos y problemas. Siempre habrá conflictos y desacuerdos. En la pequeña iglesia, siempre habrá déficit financiero y recursos limitados. Estos "lobos" no cambiarán. Sin embargo, esto no empequeñece su realidad o el efecto que tienen en la vida de un pastor. A menudo estos lobos pueden ser la mayor causa de estrés en el ministerio. Lo que es más desalentador no son los problemas que los pastores pueden enfrentar y solucionar, sino las dificultades sobre las que no tienen ningún gobierno y ninguna esperanza de resolver. Los pastores tienen que aprender a diferenciar entre lo que pueden cambiar (y, por lo tanto, cosas de las que son responsables) y lo que no pueden cambiar (cosas de las que Dios es responsable). Dejando a un lado los asuntos que ellos no pueden cambiar y que están fuera de su gobierno, los pastores necesitan más bien examinar y cambiar sus propias actitudes.

 

TENGA LA DEBIDA PERSPECTIVA DE DIOS. Los pastores deben recordar que Dios está al mando, y que al final de cuentas, la iglesia es suya, no nuestra. Él se hace responsable por el crecimiento y el bienestar de la iglesia. La misión de un pastor no es resolver cada problema, sino permanecer fiel en el ministerio al que Dios lo ha llamado. Un pastor ha dicho: "Las Escrituras enseñan claramente que el ministerio eficaz tendrá fruto, pero el cimiento de esta verdad es la fidelidad, no el método. La rentabilidad no crea la fidelidad, pero la fidelidad bíblica traerá almas a Cristo y producirá y fortaleza espiritual en los creyentes." Por consiguiente, los pastores deben confiar en que Dios cumplirá su propósito. Esto alivia enormemente el peso en los hombros de un pastor, porque puede confiar en Dios para los resultados.

 

NO COMPARE SU MINISTERIO AL DE OTROS. Dios, singularmente y específicamente, ha equipado a cada pastor para el ministerio al que éste ha sido llamado. Pablo escribió en 1 Corintios 12 que los creyentes tienen distintas funciones en el cuerpo de Cristo. Mientras que Dios ha llamado y equipado a algunos a servir en grandes iglesias, ha llamado y equipado a otros para las pequeñas congregaciones. Los pastores pueden descansar tranquilos en la certeza de que Dios ha prometido que suplirá lo necesario para cumplir eficazmente su propósito en la vida y en el ministerio de cada uno.

 

CÉNTRESE EN EL LLAMADO DE DIOS. En tiempos de desaliento, como los que experimentó Elías (1 Reyes 19), un pastor fácilmente puede perder de vista su llamado. Los problemas que enfrentan los pastores con facilidad pueden abrumar la seguridad del llamado de Dios en su vida. En vez de ver lo que Dios está haciendo, ven sólo los problemas que enfrentan. El resultado es que empiezan a cuestionar la bendición de Dios en su ministerio y el llamado de Dios en su vida. Cuando la soledad, la crisis y el desaliento sobrevienen en la vida pastoral, también lo hace el deseo de desprenderse de las responsabilidades y "tomar el primer avión".

 

El ministerio nunca es fácil, y tiene su alto precio. Vivir en la esfera del ministerio de Dios significa experimentar dolor. Un pastor no se mantiene firme en medio de su dolor por alguna fabricada animación emocional y espiritual que niega los problemas a los que se enfrenta. Lo sostiene la completa seguridad del carácter de Dios y del llamado que le ha hecho al ministerio. Cuando un pastor es sostenido por Cristo (Mateo 28), animado por la Palabra (Salmo 119), y autorizado por el Espíritu Santo (Juan 16:12-15), puede mantenerse firme aun al sentir los lobos más feroces.

 

En realidad, para él que ha sido llamado al ministerio, abandonar ese llamado no es una opción a menos que Dios realmente hace algo drástico en su vida o, y que el Señor nos proteja cada uno, que llegue a descalificarse. Hermano predicador, no esperes en este vida que el ministerio sea fácil. Sigamos en este llamado glorioso buscando el premio precioso que es servir, con buena voluntad, al Salvador.

 

NO OLVIDAR TAMPOCO…

 

- El liderazgo debe actuar sobre toda la iglesia. Las iglesias grandes deben contar con un grupo de líderes que se repartan el trabajo para que ningún miembro quede desatendido en la alimentación espiritual.

 

- El líder no debe actuar solo en el momento puntual de un problema. Después de un problema surge otro, muchos problemas no se solucionan en una sola reunión, el creyente está expuesto a dificultades continuamente. Ser líder es un trabajo constante, es un trabajo que nunca está acabado. Es fácil caer en el desánimo cuando una iglesia no responde, cuando los miembros no maduran, cuando causan problemas. Sin embargo, Dios es nuestro modelo, que no desmaya ni se cansa, y que trabaja incluso entre “cañas cascadas y pábilos humeantes” (Isaías 42:3-4)

 

- Ser líder no es solo ayudar, instruir, consolar… es una tarea solemne que busca “presentar perfecto en Cristo Jesús a todo hombre” (Colosenses 1:28), es trabajar a favor de las almas para que, un día, sean presentados sin mancha ante el trono de Dios, y el obrero reciba la aprobación de su Señor, como mayordomo fiel. El líder es partícipe de la gran obra divina de la salvación del mundo, con la ayuda de Dios.

 

QUE DIOS TE AYUDE, TE GUIE, Y TE ILUMINE EN TU SANTO TRABAJO POR LAS ALMAS. Su Hno. Desde El Cono Sur Josué Nayib.

 

MINISTERIO IGLESIA APOSTOLICA INTERNACIONAL.

 

 

 

 

MINISTERIO IGLESIA APOSTOLICA INTERNACIONAL.

 

apostol Josué Nayib

"DOS SON MEJORES QUE UNO"

 

DOS SON MEJORES QUE UNO.

 

“Y Jonatán habló bien de David a Saúl su padre, y le dijo: No peque el rey contra su siervo David, porque ninguna cosa ha cometido contra ti, y porque sus obras han sido muy buenas para contigo; pues él tomó su vida en su mano, y mató al filisteo, y Jehová dio gran salvación a todo Israel… Y escuchó Saúl la voz de Jonatán… Y Saúl procuró enclavar a David con la lanza a la pared, pero él se apartó de delante de Saúl, el cual hirió con la lanza en la pared; y David huyó, y escapó aquella noche. Saúl envió luego mensajeros a casa de David para que lo vigilasen, y lo matasen a la mañana. Mas Mical su mujer avisó a David… y él se fue y huyó, y escapó.” 1 Samuel 19:1-12.

 

En toda la historia de la humanidad y, especialmente, en lo que concierne a la vida espiritual, está escrito en la Palabra de Dios que Dios desde el principio ha levantado hombres otorgándoles liderazgo, capacidades, sabiduría, y les ha encomendado misiones importantes para cumplirlas durante su trayectoria en esta tierra. También se puede ver que, desde el principio Dios colocó al lado de ellos, personas de apoyo, con el propósito de ayudarles en los momentos difíciles. Ecl 4:9-10 “Mejores son dos que uno;  porque tienen mejor paga de su trabajo. Porque si cayeren,  el uno levantará a su compañero;  pero  ¡ay del solo!  Que cuando cayere,  no habrá segundo que lo levante”.

 

Hoy, en tiempos de mucha crueldad y menosprecio, con una generación materialista, amantes de los lujos y el placer, sin amor, ni afecto, que no saben reconocer la gloria de Dios (Rom.1:18-21); se han levantado hombres para cada necesidad, con llamamiento, para liderar y llevar adelante un trabajo en determinado lugar del mundo. Asimismo, es necesario que estos hombres que Dios ha levantado cuenten con personas cercanas que con lealtad y fidelidad se conviertan en su escudero, dándole ánimo y ayudándole a guardar su testimonio. 1Ts 5:12-13 “Os rogamos,  hermanos,  que reconozcáis a los que trabajan entre vosotros,  y os presiden en el Señor,  y os amonestan; y que los tengáis en mucha estima y amor por causa de su obra.  Tened paz entre vosotros”.

 

Una de las cosas que necesita el líder que Dios levanta, son personas de apoyo; primeramente fieles, cuidándolos de los peligros, de la mala voluntad y de muchos falsos “hermanos” que, encubiertamente, se acercan a ellos.

 

El apóstol Pablo fue víctima de esos falsos “hermanos” que, fingiendo amor y deseo de estar con él, al darles la espalda, le traicionaban, le difamaban y se oponían a su ministerio. (2 Cor.11:3-11)

 

Por este y otros motivos, se necesitan personas de apoyo, que amen y sean fieles a Dios y a su líder. Los inmediatos a él, sus familiares, son los primeros que deben apoyar la labor del líder.( Neh 13:13  Y puse por mayordomos de ellos al sacerdote Selemías y al escriba Sadoc,  y de los levitas a Pedaías;  y al servicio de ellos a Hanán hijo de Zacur,  hijo de Matanías;  porque eran tenidos por fieles,  y ellos tenían que repartir a sus hermanos). Todos los que están cerca a un siervo de Dios, deben servir fielmente y no dejarse llevar por el diablo, para atacar o destruir.

 

Imagen

 

En los versículos leídos podemos ver la actitud de Jonatán. Él era el hijo del rey Saúl, inmediato al trono, tenía motivos de sobra para colaborar con la muerte de David. Mical, su hermana, esposa de David e hija del rey también, podría haber apoyado a su padre y asesinado a David, pero hubo algo en ellos: amaban a David en gran manera; y aunque su padre era el rey, no se aliaron para dañar a David, porque reconocían que era un hombre que Dios había escogido, ungido y levantado. Mantuvieron su lealtad, se negaron a colaborar con su padre, eso es “fidelidad”, ser una ayuda y no una carga.

 

 

 

 En Éxodo 17:8-16 encontramos, también, el caso de Moisés. La Biblia presenta a este hombre con unas cualidades extraordinarias, increíbles, tenía más de 80 años y conduciendo al pueblo de Israel por el desierto, camino a la tierra prometida, tuvo que pelear con otra nación: Amalec. Moisés dio instrucciones a Josué, servidor suyo, para enfrentar al enemigo, dice la Biblia: “E hizo Josué como le dijo Moisés, peleando contra Amalec; y Moisés y Aarón y Hur subieron a la cumbre del collado. Y sucedía que cuando alzaba Moisés su mano, Israel prevalecía; mas cuando él bajaba su mano, prevalecía Amalec. Y las manos de Moisés se cansaban; por lo que tomaron una piedra, y la pusieron debajo de él, y se sentó sobre ella; y Aarón y Hur sostenían sus manos, el uno de un lado y el otro de otro; así hubo en sus manos firmeza hasta que se puso el sol. Y Josué deshizo a Amalec y a su pueblo a filo de espada.”

 

Aquí la Biblia presenta como hombres escogidos a seres humanos con características normales: débiles, que se cansan, que tienen hambre, que pueden rendirse por la carga. Vemos que Moisés se cansaba también, y era necesaria la presencia de dos hombres que le ayudaran: Aarón y Hur.

 

Era tan real esto, que cuando Moisés levantaba sus manos en señal de adoración a Dios e implorando su favor, Israel tomaba ventaja; pero cuando se cansaba y bajaba los brazos, prevalecía Amalec. Es así que Aarón y Hur se dieron cuenta de la realidad humana de Moisés, que aunque era un hombre de Dios, necesitaba de la fidelidad de sus ayudantes; se dieron cuenta que Dios los había llamado para esa hora, los había puesto cerca; más que un lujo o privilegio, Dios los había unido para que fuesen una ayuda y fortalezcan en determinado momento las manos de Moisés. Se percataron que su líder necesitaba ayuda; que tomaran sus brazos y los levantaran a Dios, entonces ya no eran solamente las manos de Moisés, sino también las de Aarón y Hur, que se levantaban también, para implorar el favor y la gracia de Dios. Sal 101:6 “ Mis ojos pondré en los fieles de la tierra,  para que estén conmigo”.

 

Fue importante que Aarón y Hur comprendieran que el apoyo era necesario, entendieron que Moisés los requería, se le caían los brazos e inmediatamente prevalecía el enemigo. Mientras Moisés descansaba, bajaba los brazos y se fortalecía, morían israelitas en el campo de batalla, y allí estaban Hur y Aarón, que al ver esto, reaccionaron y dijeron: “El secreto está en que mientras Moisés se mantenga intercediendo, nuestro pueblo prevalecerá, porque Dios está de nuestra parte”. Inmediatamente levantaron sus brazos, y los enemigos empezaron a caer. Pero ellos también se cansaron, entonces colocaron una piedra y lo sentaron, sostuvieron sus brazos e Israel prevaleció, obteniendo una gran victoria.

 

Si supiera usted que importante es su apoyo, su colaboración; que no es mañana, ni dentro de unos años, ¡Es ahora, ahora o nunca!

 

Nunca antes la Obra de Dios había sido tan atacada; por esto, Dios necesita un pueblo unido, fortalecido en las manos del Señor, ¡Dios necesita hombres y mujeres fieles, que sean transparentes, con un testimonio intachable, consagrados, desinteresados, confiables, no asalariados, ni codiciosos, que no se queden con la heredad de Dios, que no se apropien de lo que Dios le ha dado a la Obra. ¡Esto es transparencia, integridad! En esta hora, Dios necesita que sus brazos se levanten y se unan a los siervos de Dios. Ose 11:12…Judá aún gobierna con Dios,  y es fiel con los santos…

 

Hay momentos cruciales dentro de la Obra del Señor, momentos determinantes en los que hay que decidir y ponerse del lado de los hombres de Dios. Si un familiar, por muy querido que sea, está en contra de la Obra, no es su amigo, usted no puede tener comunión con alguien que está haciendo daño a la Obra de Dios. Usted mismo no puede decir que es fiel cuando, en determinado momento, no apoya a quien sostiene la Obra de Dios; si no lo hace, es parte de los adversarios, que quieren ver destruida esta Obra y no desean que se predique este mensaje, definitivo para la salvación del mundo.

 

No nos callaremos mientras haya vida, mientras haya fuerzas, no nos rendiremos, no dejaremos de predicar esta Palabra de santidad, no dejaremos de confrontar al diablo. Los hombres de Dios necesitan el apoyo de colaboradores, para que puedan cumplir las múltiples responsabilidades que le han sido asignadas. 2Ti 2:2 “ Lo que has oído de mí ante muchos testigos,  esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros”.

 

 

 

 En 1 de Samuel 14:1-15, encontramos la acción de otro hombre: el paje de armas de Jonatán. Transcurrían dos años del reinado de Saúl y se presentó una guerra contra los filisteos. El pueblo de Israel estaba temeroso, los filisteos los habían acorralado y desarmado, el versículo 6 detalla: “Dijo, pues, Jonatán a su paje de armas: ven pasemos a la guarnición de estos incircuncisos; quizá haga algo Jehová por nosotros, pues no es difícil para Jehová salvar con muchos o con pocos”. Mire usted la respuesta de un verdadero escudero, un verdadero colaborador, dispuesto a ir al sacrificio, con lealtad a su señor: “Haz todo lo que tienes en tu corazón; ve, pues aquí estoy contigo a tu voluntad” (v.7). Él no refutó nada, este hombre respetaba a su líder de tal manera, que no se atrevió a presentar excusa.

 

1 Corintios 16:13-14. Aquí encontramos cinco mandatos directos aplicables solo a varones. La versión La Biblia al Día lee así, “Estén alertas siempre a los peligros espirituales; sean fieles al Señor, pórtense como hombres, sean fuertes, todas las cosas que hagan, háganlas con bondad y amor.”

 

 

 

Entonces Jonatán responde: “Vamos a pasar a esos hombres, y nos mostraremos a ellos. Si nos dijeren así: Esperad hasta que lleguemos a vosotros, entonces nos sentaremos en nuestro lugar, y no subiremos a ellos. Más si nos dijeren así: Subid a nosotros, entonces subiremos, porque Jehová los ha entregado en nuestra mano; y esto nos será por señal” (vv. 8-10). Dice el versículo 13: “Y subió Jonatán trepando con sus manos y sus pies, y tras él su paje de armas; y a los que caían delante de Jonatán, su paje de armas que iba tras él los mataba”. El paje cubrió la espalda de su señor, no permitió que lo atacaran. Este tipo de personas son los que Dios está buscando.

 

En estos días difíciles, es necesario que se levante una generación valiente que rodee con lealtad a los hombres que Dios verdaderamente ha levantado, que no se acerquen por interés -como en los tiempos de Jesús, cuando la gente lo seguía por los “panes y peces”- , que no busquen “posiciones”, ¡no!, se necesitan personas que digan: “¡Cuente conmigo para lo que sea necesario!”

 

Componentes de la fidelidad: Las siguientes características son los componentes que describen a un cristiano fiel, como Dios es fiel.

 

■Confiabilidad: Esto significa que se puede contar contigo. ¿Alguien te falló? ¿Eres confiable?

 

■Honestidad: es veracidad. Significa que no vas a men­tir, hacer trampas o robar.

 

■Integridad: es como un código de honor. Si tienes in­tegridad, tienes ciertos valores y creencias por los cuales vives.

 

■Lealtad: es fidelidad. Significa estar junto a alguien aun cuan­do las circunstancias sean difíciles. Lealtad es una parte importante de la amistad.

 

 

 

En pocas palabras lo que necesita el mundo de hoy.

 

“La mayor necesidad del mundo es la de hombres que no se vendan ni se compren; hombres que sean sinceros y honrados en lo más íntimo de sus almas; hombres que no teman darle al pecado el nombre que le corresponde; hombres cuya conciencia sea tan leal al deber como la brújula al polo; hombres que se mantengan de parte de la justicia aunque se desplomen los cielos.”

 

 

 

Al escuchar JONATAN la respuesta de su paje de armas, Jonatán se decidió. Las dudas se disiparon, porque hubo un hombre dispuesto a sostener sus brazos. Jonatán cobro ánimo y alcanzó su propósito: derrotar a los filisteos.

 

Volviendo al pasaje inicial, Jonatán defendió a David, habló bien de él frente a su padre, sabiendo que le incomodaba, jamás hubo una sombra de duda en sus palabras, basó su defensa en la justicia, no en sus sentimientos, ni en sus preferencias. Sabía que David era un hombre justo, escogido por Dios.

 

La posición firme con lo recto depende de nuestro compromiso con Dios y con la justicia, de nuestra comunión con Él.

 

En 1 de Samuel 23:17, Jonatán le dice a David: “No temas, pues no te hallará la mano de Saúl mi padre, y tu reinarás sobre Israel, y yo seré segundo después de ti; y aun Saúl mi padre así lo sabe”. Jonatán entendió que David fue ungido en lugar de Saúl; para él, la voluntad de Dios era más importante que el bienestar personal.

 

 

 

¡Cuando se es espiritual, no importan el dinero, ni las posesiones; la única gloria que se busca es la de Jesucristo! Es deber del colaborador guardar a su líder en lo espiritual y moral, orar por él, estar atento a sus necesidades, no permitir que nadie le haga daño, estar a su lado para apoyarlo y animarlo a alcanzar sus metas, garantizando su respaldo incondicional; pues es su privilegio.

 

 

 

Si usted lee la Biblia, Goliat, el guerrero filisteo, contaba con un escudero. En 1 de Samuel 17:7 se describe parte del armamento de Goliat: “El asta de su lanza era como un rodillo de telar, y tenía el hierro de su lanza seiscientos siclos de hierro; e iba su escudero delante de él”. Y el versículo 41, refuerza: “y el filisteo venía andando y acercándose a David, y su escudero delante de él”. Pero cuando David lanza la piedra con la honda y mata a Goliat, ¿dónde quedó el escudero? ¡Huyó, como todos los otros! ¡Ese tipo de hombres no valen! ¡Hombres que huyen cuando ven el problema, no sirven!

 

“Asimismo te ruego también a ti,  compañero fiel,  que ayudes a éstas que combatieron juntamente conmigo en el evangelio,  con Clemente también y los demás colaboradores míos,  cuyos nombres están en el libro de la vida”. Filipenses 4:3

 

En esos tiempos, el escudero iba delante. En la actualidad, nuestro “escudero colaborador” va detrás; porque delante va nuestro general ¡Cristo, el guerrero por excelencia, poderoso, al que no le tiemblan las piernas!

 

 

 

En 2 de Reyes 10:15, Jehú rey de Israel, ejecutando las órdenes que Dios le había encomendado, se encontró con Jonadab hijo de Recab y le dijo: “¿Es recto tu corazón, como el mío es recto con el tuyo? Jonadab dijo: Lo es”; y añade: “Pues que lo es, dame la mano”. Y lo hizo subir al carro consigo.

 

Ha llegado el momento de estrechar la mano de su líder y expresarle las mismas palabras: “¡Estoy contigo, cuenta conmigo, estoy para colaborar! ¡Vamos juntos a la obra misionera! ¡Eso es lo que Dios quiere! Hace cuanto tiempo que no sabes nada de Él? Acaso no crees que también se regocijaría con una llamada tuya.”

 

 

 

“Y su señor le dijo: Bien,  buen siervo y fiel;  sobre poco has sido fiel,  sobre mucho te pondré;  entra en el gozo de tu señor”. Mat 25:21

 

 

 

a) Cuando como hombres de Dios vivimos nuestra fe, se dice que somos fieles.

 

 

 

b) Cuando vivimos la verdad, se dice que somos verdaderos.

 

 

 

c) Cuando vivimos la misericordia, se dice que somos misericordiosos.

 

 

 

d) Cuando vivimos la compasión, los nuestros dicen que somos compasivos.

 

 

 

e) Cuando vivimos la paciencia, ellos saben que somos pacientes,.

 

 

 

f) Cuando vivimos la bondad, la gente ve y dice que somos amables.

 

MINISTERIO IGLESIA APOSTOLICA INTERNACIONAL.

 

JULIO 2015.

 

 

MINISTERIO IGLESIA APOSTOLICA INTERNACIONAL.

 

 

 

 

MINISTERIO IGLESIA APOSTOLICA INTERNACIONAL.

 

apostol Josué Nayib

"AMOR A LA CAMISETA"

 

(1° Sam. 26:23)

 

Lealtad es una cualidad muy importante en la vida. Es algo muy deseado y buscado. La lealtad es altamente valorada. La definición que nos da el diccionario es: “dicese de la persona fiel y noble e incapaz de cometer cualquier traición o engaño. Fidelidad a un líder, partido o causa que merece fidelidad”.

 

La lealtad es una característica que hace falta recuperar para que este país sobreviva a los desafíos de los días venideros.

 

O sea que, cuando la Biblia nos está hablando de fidelidad, también encierra el concepto de lealtad. No se puede definir lealtad sin la palabra fidelidad, son dos palabras inseparables. Y la Biblia nos dice mucho acerca de fidelidad.  (2° Cro. 34:12; Sal. 12: 1).

 

 

 

La lealtad es una obligación de fidelidad que un sujeto o ciudadano le debe a su estado, monarca o a sí mismo.

 

La lealtad es virtud consistente en el cumplimiento de honor y gratitud la lealtad está más apegada a la relación en grupo. Éxodo 22:28 No denostarás a los jueces, ni maldecirás al príncipe de tu pueblo.

 

 

 

Lo que a mí me parece, es que él entiende muy bien el concepto de lo que significa la lealtad, independientemente de a quien se le debe esta misma. Y hoy en día es muy escasa casi en vías de extinción, vemos que las traiciones son cosa muy común y es una característica de los “postreros días” (2 Tim.3:4). Irreverencia, traición, desprecio, menosprecio, etc. Son algunas de las manifestaciones de esta falta de lealtad, pero yo quiero escribirles de algunas áreas en las que debemos aplicar la lealtad y que son de suma importancia.

 

 

 

Lealtad a las escrituras. Los inconversos piensan que no es de mucho valor el tener que comprobar cada doctrina que les enseñan con la biblia, sino que tienen la tradición y que debe de tener la misma importancia que las escrituras, y en parte entiendo su posición pues están cegados, aunque esto no los justifica delante de Dios. Lo que si me desconcierta es como algunos cristianos confían en la salvación de Jesús pero no pueden confiar en él para otros asuntos como dirigir su vida, educar a sus hijos, decidir con quién casarse, los días en que debe congregarse, la manera de tratar a su esposa, y viceversa. Josué 1:8 “Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien”.

 

Josué 1:9  Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.

 

 

 

La lealtad es una característica que hace falta recuperar para que este país sobreviva a los desafíos de los días venideros.

 

 

 

Lealtad a Dios. Esta es una de las áreas en mi opinión de las más, mal entendidas acerca de la lealtad. Por eso vemos tantas religiones y rebeldías cometidas en las iglesias contra los ministros, alegando que es por amor a la verdad o lealtad a Dios que tienen sus motivos para ser rebeldes. Pero las escrituras nos dicen que es Dios quien delega esta autoridad, y el que la resiste, resiste a Dios. Romanos 13:1,2 “Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos”... Esto me enseña que ser leal a Dios es igual que sujetarnos a nuestros gobiernos, policías, y no solo sujetarnos de buen ánimo sino también tener el cuidado de no hablar en su contra en lo secreto, pero tampoco delante de nuestra familia, o de algún otro personaje que se atraviese en nuestro camino. Ser leales a Dios no solo tiene que ver con el pensamiento utópico de quererle agradar o serle fieles sino que está muy ligado a la aceptación de su voluntad primeramente en el entorno social que nos rodea. Quejarse de él, es quejarse de Dios, es esto lo que le sucedió a la nación de Israel al salir de Egipto. Moisés era su libertador y guía a través del desierto y ser rebeldes a él era ser rebeldes a Dios.

 

Es precisamente la medida de nuestra fidelidad (o lealtad) lo que determinará la forma en que Dios galardonará a todos. No será por talentos, habilidades, inteligencia o logros; sino que dependerá en que forma fuimos fieles, leales. La lealtad no solo es importante para Dios, sino que también es importante en el mundo. David se distinguió por su lealtad.

 

 

 

Satanás, en cambio, está tratando por todos los medios de alejar de Dios a los seres humanos que le sirven. Aun así, la mayoría de ellos continúan siendo leales, incluso en las circunstancias más severas. ¡Y cuánto valora Jehová esa lealtad! La Biblia nos asegura que él “es amador de la justicia, y no dejará a los que le son leales” (Salmos 37:28). A fin de ayudarnos a aguantar, Dios ha incluido en su Palabra el relato de

 

 

 

LEALTAD EN EL DEPORTE.

 

En el mundo del deporte se observa la lealtad, y aún podría decir, el fanatismo de los hinchas de algún equipo. Gane o pierda su equipo favorito, o su deportista favorito. Siempre lo están apoyando, siempre lo están defendiendo. Los mismos jugadores son leales a sus equipos. Lo resumen con la frase:

 

“Llevando la camiseta con “satisfacción”.

 

“Amor a la camiseta”.

 

“Lleva bien los colores”.

 

“Lleva en alto el escudo”.

 

 

 

Llegan hasta la violencia por defender sus colores, por defender su partido. A algunos no les importa terminar en la cárcel, si se trata de “llevar los colores con satisfacción”. En encuentros importantes tienen que tener un buen equipo de policías o de seguridad; porque a veces el fanatismo de los hinchas o seguidores de un equipo, se desborda en su expresión de apoyo. “Muestran amor a la camiseta”.

 

Pagan grandes sumas de dinero para ir a los estadios o centros deportivos para ver a su equipo o deportista favorito. Lo apoyan, a veces en forma escandalosa. Cuando van ganando lo dan a conocer bulliciosamente, y cuando van perdiendo gritan expresiones de apoyo, y están listos para defender, hasta con los puños, el honor de su equipo. Cuando un árbitro señala una falta, le silban y chiflan, a veces con amenazas. A veces ese fanatismo llega a tal grado que hasta se suicidan cuando pierde su equipo.

 

 

 

¿POR QUÉ NO SER LEALES EN LA IGLESIA?

 

¡Por qué en algo tan pasajero, tan temporal como el deporte, puede haber una lealtad tan fuerte, pero en algo espiritual y aun de beneficio social, personal (y eterno), como es la iglesia, no somos tan leales?. Me estoy refiriendo a nuestra amada IGLESIA.

 

 

 

¡Debemos tener amor a la camiseta!

 

En el mundo del deporte miran con malos ojos a los que se ponen la camiseta, pero luego se ponen una camiseta o chaqueta encima mientras están caminando por la calle, pero al llegar al partido se lo quitan. Eso es llevar la camiseta sin orgullo.

 

 

 

LAS PANDILLAS.

 

Se visten en formas distintas o para que los vean y reconozcan que son de cierta pandilla. A veces los agreden, terminan en el hospital, pero con orgullo todavía se quieren identificar con ese grupo. Hay grupos religiosos que se visten en formas raras solo para denotar que son seguidores de cierta religión. La gente se les queda mirando en los lugares públicos, por sus atuendos extraños y diferentes. “llevan los colores con satisfacción”.

 

¡Por qué no lo vamos hacer nosotros? ¡Por qué nos vamos a dejar influenciar como que debemos demostrar apatía hacia nuestra Organización? Hermanos, ¡ese es un truco del Enemigo! . Si hay un grupo de personas que deben “llevar la camiseta con gozo”, ¡SOMOS NOSOTROS!.

 

Ahora ¿tenemos de que sentirnos contentos? ¡Absolutamente Sí! Hoy somos por todos mirados y considerados, y esto debe producirnos gozo y alegría saber que Dios está con nosotros. Los demás nos están mirando con temor o con respeto. Pero a veces los que están dentro  “no llevan la camiseta con gozo”.  (Hech. 11:23)

 

¡Debemos tener amor a la camiseta!

 

 

 

¡SERÁ BÍBLICO MOSTRAR LEALTAD?

 

No solo hacia la Iglesia en general, sino hacia una Organización en particular? ¡Claro que si!.

 

En 1° de Corintios 1: 11,12. El Apóstol Pablo tuvo que calmar los ánimos de algunos porque estaban llevando esa lealtad más allá de lo aceptable. El empieza su epístola a los Corintios diciendo:

 

“Porque he sido informado acerca de vosotros, hermanos míos..., que cada uno de vosotros dice: Yo soy de Pablo; y yo de Apolos; y yo de Cefas; y yo de Cristo”.   (vs. 11,12)

 

 

 

Después de reprenderlos, noten, que el mismo Apóstol Pablo no pudo resistir la tentación y terminar diciendo que a Él debían la lealtad.“No escribo esto para avergonzaros, sino para amonestaros como a hijos míos amados. Porque aunque tengo diez mil ayos en Cristo, no tendréis muchos padres; pues en Cristo Jesús yo os engendré por medio del evangelio”  (1° Cor. 4: 14,15).

 

 

 

En efecto les dice, que lleven la camiseta con orgullo. Note lo que dice en Tito 3: 13,14: “Y aprendan también los nuestros a ocuparse en buenas obras para los casos de necesidad, para que no sean sin fruto”.

 

 

 

¡Debemos tener amor a la camiseta!

 

Aunque tales decisiones den lugar a algunas dificultades temporales, no hay que olvidar esta garantía de la Biblia: “Con alguien leal [Jehová actuará] en lealtad” (Sal. 18:25).

 

 

 

CUALIDADES:

 

Somos launa Iglesia del Nombre más grande alrededor del mundo entero. Hay algo en nosotros que esta ligando esa clase de éxito. Hay algo en nosotros que a Dios le gusta, le agrada, y esta bendiciendo. Estamos teniendo un tremendo avivamiento en nuestro medio. No hay otra organización del Nombre (o de cualquier creencia) que esta reportando a tantos recibiendo el espíritu santo; tantos milagros y sanidades reales, como nuestra iglesia.

 

 

 

LEALTAD ES PARTE DE LA FIDELIDAD.

 

Dios honra, premia y se agrada con la fidelidad. Es lo que ÉL busca en sus Ministros.” Ahora bien, Se requiere de los administradores que cada uno sea hallado fiel”  (1° Cor. 4:2)

 

Notemos la historia de los “los recabitas de la Biblia  (Jer. 35:1-19).” Dios los honro por demostrar fidelidad y lealtad a un hombre No solo a Dios, sino a un hombre Notemos el vs. 18,19.

 

“Y dijo Jeremías a la familia de los recabitas: así ha dicho Jehová de los ejercitos, Dios de Israel: Porque obedecisteis al mandamiento de Jonadab vuestro padre, y guardasteis todos sus mandamientos, e hicisteis conforme a todas las cosas que os mandó; Por tanto, así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: No faltará varón de Jonadab, hijo de recab, que esta en mi presencia todos los días”.  (Vs.18-19).

 

La falta de lealtad es algo terrible. Ser desleal es traición a lo que pertenecemos. Salmos7:9”Consúmase ahora la malicia de los inicuos, y establece al justo; Pues el Dios justo prueba los corazones y los riñones”.

 

Un análisis exhausto de las diferentes problemáticas de las iglesias, se descubrió que el diablo es un experto combatiente desde adentro, pelea más desde adentro que de afuera. “Por eso dice que se disfraza de ángel de luz”. 2 de Corintios: 11: 13-14, por eso no es extraño ver tanta gente disfrazadas dentro de las iglesias causado problemas, tropiezos y divisiones 1° de Corintios: 10: 32. Si alguien es un buen ministro de Dios, llamado por Dios y estás haciendo las cosas correctas, el diablo tendrá muy pocas oportunidades de combatir desde afuera. Como dijo El Señor: “Porque viene el príncipe de este mundo, y el nada tiene en mi” Juan: 14: 30.

 

 

 

¡Debemos tener amor a la camiseta!

 

El que no puede ser leal a sus hermanos, a su Organización, tampoco será leal a Dios, porque Jesús nos enseña que nosotros demostramos nuestra fidelidad en las cosas más pequeñas.  (Lucas 16:10).

 

 

 

¡Debemos tener amor a la camiseta!

 

De verdad a mí me cuesta fingir, quizás no se fingir, será porque soy muy directo. Pero hay muchas personas falsas en las iglesias, fingen amarte y apoyarte pero en su corazón te desprecian. Dios dice “Este pueblo de labios me honran, pero su corazón está lejos de mí”.

 

 

 

Aun verdadero siervo de Dios, no le conviene tener gente que nos desprecien en el corazón, es aterrador enterarse que los que te rodean y lo más allegados te odien o desprecien, son desleales delante de Dios.

 

Por eso la persona desleal engendra conflicto, odio, y murmuración. Estos sentimientos desleales son como humo que llena una casa entera. La única manera de deshacerse del humo es deshaciéndose del fuego. Si queremos tener una iglesia grande, necesitamos ministrar con amor y con unidad. Si no podemos ser uno, dejemos de fingir. De verdad que si el corazón de alguien no está con el pastor de la iglesia mejor para tal persona es que se valla de la iglesia para otra. El texto dice “El que no es conmigo, contra mí es”. Mateo 12: 30.

 

De verdad a mí me cuesta fingir, quizás no se fingir, será porque soy muy directo. Pero hay muchas personas falsas en las iglesias y en todo el MINISTERIO, que fingen amarte y apoyarte pero en su corazón te desprecian.

 

 

 

¡Debemos tener amor a la camiseta!

 

Puede ser que alguno lea esto y talvez menosprecie lo que estoy diciendo. Pero déjeme recordarle lo que dice la Biblia, que: “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará”  (Gal. 6:7).

 

Si usted. Va a ser desleal en su iglesia, entre sus amistades, o en su familia. De nuevo: “Dios no puede ser burlado lo que el hombre sembrare, ESO TAMBIÉN SEGARA”.

 

 

 

¡Debemos tener amor a la camiseta!

 

Debemos ser leales al M.I.A.I. que ha hecho tanto por mí. Algunos talvez no quieran reconocer lo que ha hecho, pero no estarías donde estas hoy, si no fuera por Dios y la Iglesia.

 

“Escogeos hoy a quien sirváis; si a los dioses... pero yo y mi casa serviremos a Jehová”  (Josué 24: 15).

 

 

 

Aunque una Organización es una Institución Humana que puede tener sus fallas, sus errores, todavía puede ser un instrumento grandemente usado para la gloria de Dios – al igual que lo puede ser nuestro cuerpo humano. Pero, también hay que recordar, que la Organización será tan fuerte y buena como lo son los miembros que la componen. Y,  “una cadena es tan fuerte como lo es su eslabón mas débil”. ¡No quiero ser un eslabón débil, sino un eslabón fuerte! Quiero ser parte del éxito y no del fracaso de la Iglesia a la que pertenezco.

 

“Fiel es que os ha llamado; el cual también lo hará”   (1° Tes. 5: 24)

 

 

 

La lealtad es lo que llevó a los héroes del pasado -y del presente- a combatir los problemas difíciles a los que nos enfrentamos y a no mirar atrás. La lealtad es lo que hace que el lado desinteresado de la vida emerja a la superficie para que otros puedan ser beneficiados y bendecidos. Cuidémonos de lo Judas hombres desleales y lo peor de todo esto son los que no tienen identidad. Su Hno. Desde el Cono Sur Josué Nayib.

 

MINISTERIO IGLESIA APOSTOLICA INTERNACIONAL.

 

 

 

 

MINISTERIO IGLESIA APOSTOLICA INTERNACIONAL.

 

PASTOR Josué Nayib

"Onesíforo un amigo verdadero"

 

“Onesíforo un amigo verdadero”.

 

“Ya sabes que todos los de la provincia de Asia, incluidos Figelo y Hermógenes, me han abandonado. ¡Ojalá el Señor tenga misericordia de Onesíforo y su familia, pues él fue muchas veces mi paño de lágrimas y no sintió vergüenza al verme encarcelado! Es más, apenas llegó a Roma, me buscó con afán hasta encontrarme. Y tú sabes mejor que nadie los buenos servicios que me prestó en Éfeso; que el señor le conceda su misericordia el día del juicio”. (2Timoteo 1:15-17)

 

Hoy nos detendremos en Onesíforo, aquel a quien nombra Pablo en un momento de soledad y decepción, cuando escribe a Timoteo.

 

¿Necesitaba a este siervo de Dios en estos momentos? Como fiel soldado de Jesucristo seguro que no se echaba atrás a la hora de las penalidades; es evidente que sintió el aguijón de la soledad y el abandono. Cristo mismo buscó la compañía de Pedro, de Jacobo y de Juan en Getsemaní porque su alma estaba triste. Cristo también se sintió abandonado; podemos pensar cuánto necesitaba tener en ese momento de agonía a todos sus discípulos. Dios mismo dijo que no era bueno que el hombre estuviera solo.

 

 

 

Es difícil solidarizarse con alguien que está en prisión, aunque sea injustamente; es necesario ser muy valiente para buscar solícitamente a Pablo, para animarlo y alentarlo una y otra vez, en medio de una situación difícil; sin avergonzarse de que su amigo estuviera en la cárcel. ¿Cuántos obstáculos encontraría Onesíforo para visitar a Pablo? Probablemente muchos, pero no los tomó como excusa para no seguir insistiendo en buscar a su amigo y acompañarlo en su aflicción. Sin duda, Onesíforo era un hombre valiente que se caracterizaba por su solicitud y servicio a los hermanos en necesidad… ¿La valentía era una cualidad innata en Onesíforo o en Pablo? ¿Eran valientes por un esfuerzo personal que los hacía superiores a otros hombres? No en realidad, pues ya antes el mismo apóstol Pablo le ha dicho a Timoteo que el origen del valor estaba en Dios. (2ª Timoteo 1:7”Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio”). Lo que sí hicieron estos hombres, fue creerle a Dios, creer que lo que Dios había prometido para sus vidas era cierto, creyeron que sin importar lo que ocurriere, terminarían su carrera en el cielo… Así que no tenían nada que temer, pues efectivamente Dios quien lo prometió, es fiel. Apocalipsis 2:10 “No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida”.

 

 

 

Pablo vive también momentos de angustia; estaba considerado como persona no grata, acusado injustamente… Los más cercanos y fieles estaban cumpliendo con su deber de extender el evangelio, había que continuar la siembra. Otros se habían dispersado; no era para menos, sus vidas corrían peligro a causa de la persecución, no habían entendido que sostenidos por la fuerza de Dios podían soportar el sufrimiento en aras de la propagación del evangelio. Mateo 5:10 “Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos”.

 

 

 

Ahora, se les había acabado el compromiso. Pero siempre queda un remanente; Lucas estaba ahí, como fiel amigo. No se avergonzaba de dar la cara por el Señor y por el apóstol, su prisionero… Tal como él le había pedido por escrito a Timoteo, que fuese un buen soldado de Cristo y se mantuviera fuerte, apoyado en su gracia.

 

Romanos 8:35-37” ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; Somos contados como ovejas de matadero. Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó”.

 

¡Cómo se valora a los que resisten de forma incondicional y que están dispuestos a darlo todo! Todo lo contario de Himeneo, Alejandro, Figelo, Hermógenes, quienes por razones diversas desertaron, no le respaldaron en este momento de necesidad. ¿Qué pasaba con los otrora fieles y comprometidos colaboradores?

 

 

 

Pero Pablo, aun en medio de sus circunstancias, triste por la separación de aquellos con los que compartía el pan, las alegrías, las tristezas. Aquellos por los que había dado la vida para anunciarles el mensaje evangélico acompañado de poder, de Espíritu Santo y de profunda convicción. Parece que tomara las palabras de Habacuc cuando dice: “¿Por qué me haces ver tanta iniquidad y, sin más, contemplas la opresión? Ante mí veo violencia y destrucción; surge la querella y se alza la contienda. La ley se ha vuelto inoperante, ya no prevalece el derecho; el impío puede acorralar al justo, cuyo derecho queda quebrantado”.

 

Sin embargo, Pablo, el que cantaba himnos de alabanza estando prisionero, podía oír la respuesta del Señor a sus inquietudes: “Es una visión a largo plazo, pero vuela hacia su cumplimiento y no fallará; aunque se demore, tú espérala, porque ciertamente se cumplirá sin retraso”.

 

 

 

Él lo sabía; no en vano había dicho: “Que el Dios de la esperanza llene de alegría y paz vuestra fe para que desbordéis de esperanza sostenidos por la fuerza del espíritu”. Se trataba de complacer a Dios, y si eso implicaba padecer sufrimientos y ultrajes, estaba dispuesto a entregar no sólo el mensaje evangélico sino incluso la propia vida. Esto me lleva a pensar rápidamente en nuestros hermanos que no escapan de los peligros en todo el mundo. Juan 15:20 “Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra”.

 

Antes de seguir algo muy importante que Ud. puede estar preguntándose: ¿Quién fue Onesíforo? Onesíforo significa "uno que es útil", o que "trae ventajas."

 

La lealtad Onesíforo constituido un estímulo a Timoteo permanecen firmes en su ministerio, no se avergüenza del evangelio y su embajador en cadenas.  Pablo animó a Timoteo, a través del ejemplo de Onesíforo, a mantenerse firme en medio de la persecución:

 

Aquí hay tres características de este preciado amigo de Pablo:

 

1) Onesíforo era un amigo que bendice.  "... Y usted sabe mejor que yo cuántos servicios que me hizo en Éfeso.  II Tim. 1:18.  Durante los tres años que Pablo pasó en Éfeso, Onesíforo fue desplegado para servir a Pablo en diferentes circunstancias y tiempos, ya que no tenía residencia.  Era un hombre útil.  Siempre estaba en busca de formas y medios para ayudar a Pablo en su misión de predicar el Evangelio. Proverbios 18:24 “El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo; Y amigo hay más unido que un hermano”.

 

2) Onesíforo era un amigo reconfortante.  "Debido a que a menudo me dio coraje y no se avergonzó de mis cadenas."  II Tim. 1:16.  Él no sólo sirvió a Pablo en Éfeso, sino que también le animó a menudo, cuando el apóstol estaba viviendo los días grises de la cárcel, en la antesala de su martirio.  A diferencia de otros pueblos asiáticos, no huir de Pablo a causa de su arresto, pero le animó varias veces, y no se avergonzó de su detención.  El término griego para el espíritu "anepsixen" significa "bueno", y la frase podría traducirse "me envolvió con aire fresco."Onesíforo era una especie de "brisa fresca" de Pablo en sus momentos de prueba.  Cuando estamos en dificultades, más que en situaciones normales, necesitamos palabras de aliento! Proverbios 27:9 “El ungüento y el perfume alegran el corazón, Y el cordial consejo del amigo, al hombre”.

 

3) Onesíforo era amigo alentador.  "Antes, cuando llegó a Roma, me buscó con diligencia y me encontró."  II Tim. 1:17.  Hizo un largo viaje desde Éfeso a Roma.  Desde Éfeso a Roma dio unos 1200 kilómetros.  Ese fue un momento en que los cristianos fueron quemados vivos, decapitados o se colocan en el Coliseo de los animales devoran.  Sin darse cuenta de cuando en Roma Pablo se solicitó que con perseverancia hasta que lo encuentres.  Podría haber renunciado después de varias búsquedas sin gloria.  Pero no se dio por vencido hasta que encontró a Pablo a ser de su lado en los momentos más difíciles de su vida.  Sin lugar a dudas, Onesíforo era un hombre noble de carácter, con el corazón roto y amigo incomparable. Proverbios 18:24 “El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo;  Y amigo hay más unido que un hermano”.

 

 

 

Onesíforo le visitó en los peores momentos, mostrando generosidad y gratitud. Dice que le buscó de forma impaciente, sin descanso hasta encontrarle. Perseverante. El reino de los cielos ya se había acercado… y el Apóstol Pablo lo pudo ver aquí y ahora en forma de hombre, de prójimo, de samaritano… Era Onesíforo. Siempre queda un remanente, ¿verdad? Seguro que muchos de los hermanos habían orado por él. Y ahí estaba Onesíforo cargado de misericordia, y de seguro cargado de más cosas, materiales y de afecto.

 

 Jesús había mencionado a los presos y cuál debía de ser nuestra actitud hacia ellos en Mateo 25:36 “estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí”... Y esto hizo Onesíforo, dispuesto a ser como un bálsamo para Pablo, su compañero de milicia. Dispuesto a darse en sacrificio, con El mismo Espíritu de Cristo, pues podían acusarle también. Y destaco la alusión que el apóstol hace a la familia de Onesíforo, lo cual quiere decir que ésta apoyaba plenamente la decisión tomada por él con todas las consecuencias inherentes a la misma. Y no estorbaron su obra; ya en Éfeso había sido un efectivo colaborador de los que llegaron allí para predicar el evangelio.

 

 

 

Y dice más: que Onesíforo fue su paño de lágrimas, como el tuyo o el mío en medio de esta generación… Ni el mismísimo Pablo se libró de derramar lágrimas a punto de necesitar ayuda para enjugarse. ¿Pero qué podemos pedir más nosotros cuando nuestro Dios al bajar a este mundo derramó las suyas? Cristo también exclamó: ¡Dios mío, Dios mío! ¿Por qué me has desamparado?

 

El enemigo tenía intención de desanimar y abatir al apóstol, incluso hacerle abandonar su ministerio, como le puede pasar a cualquiera. Pero él mismo había dicho: Esta es la razón por la cual nunca nos desanimamos. Aunque nuestro cuerpo mortal se va desmoronando, nuestro ser interior va recibiendo día tras día nueva vida… Esto que ahora vemos pasa; lo que aún no se ve, permanece para siempre (2Co 4.16-18).

 

 

 

Tenemos un enemigo poderoso. Se vale de muchas estrategias para hacernos abandonar a nuestro Dios, para hacernos ver todo lo negativo y lo difícil que es caminar por esta tierra. Tristemente muchos desertores de la fe.

 

 

 

Por eso, mi hermano, no te sientas desanimado. Santiago dice que el mismo Elías estaba sujeto a pasiones como las nuestras. ¿Qué pues pediremos nosotros? ¿Ser más cuando hay uno que se sintió en agonía por nosotros, usurpando la nuestra? ¿Qué pues pediremos?

 

Pablo también dijo que estaba animado por un grupo de creyentes quienes…Porque de mis prisiones también os resentisteis conmigo,… (Hebreos 10:34).  dijo: Esta gente siente lo que yo estoy sintiendo.

 

¿Por qué estaban todas estas personas del lado de Pablo en sus pruebas? Porque ellos habían…con vituperios y tribulaciones fuisteis hechos espectáculo; y por otra parte hechos compañeros de los que estaban en tal estado. (verso 33).

 

Estos creyentes se habían convertido en compañeros de aflicción para el apóstol-¡porque lo mismo que le estaba pasando a Pablo le había pasado a ellos! Ellos no podían mirar las pruebas del apóstol y acusarlo de estar bajo juicio por pecado. Después de todo, habían sufrido los mismos vituperios. ¡Ellos tenían compasión de Pablo-de lo contrario, tendrían que examinar su propia espiritualidad!

 

 

 

La visita de Onesíforo le había dejado un stock de fortaleza y ánimo para muchos meses, lo afirmamos porque lo podemos sentir en nuestra propia piel. Sólo hemos cambiado de siglo. Esos recuerdos le animan a seguir dirigiendo el ministerio desde la cárcel. Escribiendo, aconsejando, guiando…a los santos y fieles hermanos en Cristo.

 

 

 

¿Dónde estaban los compañeros de los momentos cumbre de su ministerio? La decadencia no atrae la mirada humana, eso solo se torna atractivo a los ojos del amor, de la fe. El gozo desde una perspectiva humana es fugaz, se seca como el rocío mañanero. Pero la biblia nos enseña: ”Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran”. Romanos 12:15

 

¿Habrá muchos Onesíforos, Epafroditos, Timoteos, Lucas… en la vida de tantos que han entregado su vida por el evangelio y ahora se encuentran en la época más dura?

 

La función de la iglesia es ser una familia espiritual que da la bienvenida y se preocupa por cada uno de sus miembros en la Carta a los Gálatas, Pablo advirtió: "Vamos a hacer el bien a todos, especialmente a la familia de la fe."  Gálatas 6:10.  Pablo mismo fue bendecido por el confort y las "buenas obras" de hermanos en la fe durante el tiempo que estuvo detenido.  Esta auténtica experiencia de comunión se ha descrito en el libro II Timoteo;  el paso elegido para el estudio de este mensaje.

 

 

 

Cuando Pablo escribe la segunda carta a Timoteo está encarcelado en una prisión de Roma. La misma carta cuenta cómo sus amigos y compañeros le habían abandonado cuando cayó preso  por causa del Evangelio. El versículo 15 habla específicamente de Figelo y Hermógenes, pero Pablo hace mención de “todos los que está en Asia”, por lo que sabemos que fueron más de esos dos quienes abandonaron al apóstol a su suerte y se regresaron a Asia tras el encarcelamiento de Pablo.

 

Muy personalmente tiendo a creer que Onesíforo fue a Roma exclusivamente a saber de Pablo, a averiguar cuál había sido su destino y a darle, una vez más, su apoyo, ayuda y aliento. Que calidad de amigo nos muestra la gloriosa palabra de Dios ya que muchas veces yo lo he necesitado…Si aun Onesíforo..

 

Sea como fuere, al estar en Roma tuvo que “buscar solícitamente” a Pablo de calabozo en calabozo hasta que lo halló. Y no le hizo una visita y se fue, sino que confortó a Pablo “muchas veces”. Al decir que no se avergonzó de sus cadenas podemos leer entre líneas y decir que Onesíforo se enfrentó probablemente a burla, escarnio e incluso peligros por querer estar cerca de Pablo. Eso es un amigo ¿verdad?

 

 

 

Nosotros, generalmente, nos tomamos muy a la ligera eso de animar a otros. Hacemos un par de visitas, un par de llamadas, oramos unos días por una u otra persona...Cree Ud. que es lo necesario que necesita un verdadero siervo de Dios.

 

 

 

Y sin embargo Dios pone a nuestro alcance un lindo ministerio que pocas veces se tiene en cuenta, el ministerio de animar a otros, de apoyar al hermano, de dar aliento en el momento preciso, de orar constantemente por otra persona y de tener, en definitiva, una preocupación genuina, verdadera, por lo que le pasa al otro.         Ocupar tiempo en animar a otras personas es poner en práctica el mandamiento divino de amarnos los unos a los otros. Cuando dedico mi tiempo a buscar cuál es la necesidad de la persona que tengo al lado e intento suplirla, me acerco en gran medida al corazón de Dios y a lo que Él desea para sus hijos.

 

 

 

Pablo, solo en Roma, sintiendo la angustia de la carga y el abandono era que el tiempo de incertidumbre que la inmensa voz del soldado romano se escuchó en la prisión de la oscuridad: - "Hay un muchacho que quiere ver, su nombre es Onesíforo ".

 

Yo creo que el corazón de la antigua apóstol saltó de asombro y alegría, una mezcla de sentimientos: las lágrimas, risas y expresiones de alabanza y adoración a Dios por amigo y regalo que ha recibido en una hora tan crucial.

 

En las pocas palabras de Pablo a su discípulo Timoteo, Pablo muestra el impacto y la influencia que Onesíforo tenía en la vida y ministerio del apóstol amado.  Especialmente en tiempos de gran necesidad de un amigo.

 

Nos quedamos con las ganas de conocer más sobre este hombre que removió cielo y tierra para llegar a ver a Pablo en prisión y llevarle una palabra de aliento. Las marcas de este personaje olvidado de la Biblia, despiertan en nosotros el deseo de imitar su ejemplo y sus acciones. Podría haber renunciado después de varias búsquedas sin gloria.  Pero no se dio por vencido hasta que encontró Pablo a estar a tu lado en los momentos más difíciles de su vida. Este fue un regalo del amigo, un bálsamo de los cielos en la vida de los más grandes pioneros del cristianismo. Yo lo  necesito y pienso que Ud. también. RECUERDA QUE NO SOMOS SUPERHOMBRES. Los susurros del enemigo cada vez son más fuertes. Pero toma fuerzas de donde no las hay, saca fe de donde no hay más, levántate, sacúdete del polvo e inténtalo nuevamente, NO TE RINDAS, por favor, NO TE RINDAS. Su hermano en la consolación, Josué Nayib.

 

MINISTERIO IGLESIA APOSTOLICA INTERNACIONAL.

 

 

 

 

MINISTERIO IGLESIA APOSTOLICA INTERNACIONAL.

 

APOSTOL JOSUE NAYIB

"¡El Pueblo de Dios Jamás será Destruido"

 

“Entonces Faraón mandó a todo su pueblo, diciendo: Echad al río a todo hijo que nazca, y a toda hija preservad la vida”. Éxodo 1:22

 

La pregunta de si Israel hoy está amenazado por la aniquilación, debemos contestarla con un sí. Sin embargo, también al respecto no hay nada nuevo debajo del sol, pues Israel siempre fue amenazado por la aniquilación. En Éxodo 1 y 2 vemos la “solución final con los Judíos” del faraón, pero también el “yo haré” de Dios. El faraón tenía tres métodos:

 

 

 

Primera tentativa: Exterminio del pueblo Judío por opresión excesiva

 

Leemos en Éxodo 1:10-11: “Ahora, pues, seamos sabios para con él, para que no se multiplique, y acontezca que viniendo guerra, él también se una a nuestros enemigos y pelee contra nosotros, y se vaya de la tierra. Entonces pusieron sobre ellos comisarios de tributos que los molestasen con sus cargas…” Sin embargo, luego vemos el “pero” de Dios: “Pero cuanto más los oprimían, tanto más se multiplicaban y se propagaban” (v.12). Dios siempre salva a su pueblo de todo apuro y en contra de toda lógica humana.

 

 

 

Segunda tentativa: Exterminio por aborto

 

Aborto es una palabra corriente en nuestros días, en muchos países se ha aprobado el exterminio de bebes dando como resultado problemas en el crecimiento y la juventud de la población. Este era el propósito de faraón, sea que fuere antes del nacimiento o después, lo que él estaba cometiendo era “asesinato” dice la escritura: Y habló el rey de Egipto a las parteras de las hebreas, una de las cuales se llamaba Sifra, y otra Fúa, y les dijo: Cuando asistáis a las hebreas en sus partos, y veáis el sexo, si es hijo, matadlo; y si es hija, entonces viva. (Éxodo 1:15-16). Sin embargo también aquí vemos otra vez el “pero” de Dios. El Señor siempre usa instrumentos débiles para salvar, para que ninguna carne se gloria ante el. Así también estas dos parteras temerosas de Dios: “Pero las parteras temieron a Dios, y no hicieron como les mandó el rey de Egipto, sino que preservaron la vida a los niños” (v.7).

 

No murió, pues ningún niño varón. “Dios favoreció a las parteras, y el pueblo se multiplicó y se fortaleció muchísimo” (v. 20): ¡Israel creció a pesar de la amenaza de muerte! Esto es así también en nuestros días. A través de una o dos mujeres que temen a Dios, él puede salvar a toda una nación. ¡Qué perspectivas para nosotros, cuando nos entregamos completamente al Señor!

 

 

 

Tercer tentativa: Exterminio por genocidio

 

Cuando el rey de Egipto vio que hasta ahí sus esfuerzos habían sido inútiles e incluso provocaban lo contrario, movilizó a todo su pueblo para el asesinato: “Entonces el faraón mandó a decir a todo su pueblo: Echad al Nilo a todo niño que nazca, pero a toda niña conservadle la vida” (Éxodo 1:22). ¡Como hoy! Todos los pueblos palestinos, o sea árabes, están dispuestos a asesinar y exterminar al pueblo de Israel, pero con la diferencia que hoy la situación es aún un grado peor que en la época del faraón: Hoy ya no dejan vivir a las hijas, las mujeres y los niños, sino que los asesinan también a ellos sin piedad. Sin embargo, en un punto, la situación es igual que en aquel entonces. No solamente tratan de echar a un lado la palabra de Dios acerca de Israel, sino que en su ceguedad y arrogancia quisieran, como el faraón en aquel entonces, hacer de Dios un perjuro, puesto que Dios juro a Abraham: “He jurado por mí mismo, dice Jehová, que porque has hecho esto y no me has rehusado tu hijo, tu único, de cierto te bendeciré y en gran manera te multiplicare tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está en la orilla del mar. Tu descendencia poseerá las ciudades de sus enemigos” (Génesis 22:16-17). ¡Al fin y al cabo, pues, el mundo árabe quiere hacer de Dios un perjuro, como si pudieran resistirse a Dios!

 

 

 

El Maravilloso “PERO” de Dios

 

A pesar de las “negociaciones de paz”, o justamente a causa de ella, la existencia de Israel está amenazada desde todos lados. Pero ¿Qué dice la escritura? Salmos 37:12-15 leemos: “El impío maquino contra el justo y cruje sus dientes contra él. El Señor se reirá de él, porque ve que viene su día. Los impíos desenvainan la espada y entesan el arco para derribar al pobre y al necesitado, para matar a los de recto proceder. Pero la espada de ellos entrara en su propio corazón, y su arco será roto.” ¡Otra vez este “pero” de Dios! Aquí tenemos un paralelo con los hijos de Dios. La carta a los Efesios escribe nuestra situación desesperada antes de que Dios mismo nos salvara por medio de Jesucristo: “En cuanto a vosotros, estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, conforme a la corriente de este mundo y al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora actúa en los hijos de desobediencia. En otro tiempo todos nosotros vivimos entre ellos en las pasiones de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de la mente; y por naturaleza éramos hijos de ira, como los demás” (Efesios 2:1-3). ¡Una situación sin salida! Pero otra vez tenemos un triunfador “pero” de Dios: “Pero Dios, quien es rico en misericordia, a causa de su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en delitos, nos dio vida juntamente con Cristo. ¡Por gracia sois salvos!” (v. 4-5). ¿No es maravilloso? También nosotros como renacidos estamos expuestos a amenazas muy peligrosas. Satanás anda alrededor como león rugiente buscando a quien devorar (1 Pedro 5:8). Pero Jesús dice: “…Nadie las arrebatara de mi mano… y nadie las puede arrebatar de las manos del Padre” (Juan 10:28-29).

 

 

 

Como hoy, también en el pasado la amenaza contra Israel se volvió muy aguda: “Entonces el faraón mando a decir a todo su pueblo: Echad al Nilo a todo niño que nazca, pero a toda niña conservadle la vida” (Éxodo 1:22). Por eso es revelador ver cuál fue el “pero” de Dios, el “Yo haré” de Dios frente a la fanática voluntad de destrucción del faraón. En el primer momento parecería que el Señor ni si quiera intervino; el deja que los niños varones recién nacidos sean echados al Nilo. Sin embargo, el hace que el faraón se sumerja, por el Rojo. Fue como en la época de Hitler. Pues también durante el tiempo Nazi parecía que el Señor no hubiera intervenido, pero al tercer Reich se destruyó por su propio método de asesinato. Los judíos fueron gaseados y quemados, las ciudades alemanas también fueron quemadas.

 

 

 

Si el faraón no hubiera hecho echar al Nilo a los niños judíos recién nacidos, el niño Moisés nunca habría sido ocultado en una arquilla de juncos entre las cañas del Nilo. Entonces tampoco habría sido encontrado por la hija del faraón y entonces el más grande semita, Moisés, tampoco habría sido educado en la casa del más grande antisemita, el faraón. Entonces el instrumento en las manos de Dios para la liberación de Israel y la destrucción del faraón, no se habría levantado. Así, pues Dios actúa de manera milagrosa y maravillosa.

 

 

 

Pero lo amargo es que el hombre no se atreve a confiar en Él por completo. Mi oración por ti y por Israel, no es tanto: “Señor, hiere a sus enemigos”, pues esto Él lo hizo desde hace tiempo (la fe ve lo que cree, pero la incredulidad cree lo que ve; este es el secreto de la fe), sino que más bien pido: “¡Señor, dale a Israel un gobierno que confíe en ti!” Todos los enemigos de Israel, están fuertemente equivocados, pues milenios antes que el aliento de vida terrenal estuviese en sus narices, la palabra y el juramento de Dios ya habían sido pronunciados. Estas “…dos cosas inmutables…” (Hebreos 6:18), que garantiza la plena y gloriosa liberación del pueblo. Pero esto es ignorado por los enemigos de Israel. Por eso, a pesar de su inteligencia, todos sus pensamientos y proyectos se basan en el desconocimiento de la verdad: No saben que Dios es.

 

 

 

Ciertamente, la existencia de Israel hoy en día está más amenazada que nunca. No solamente porque la ONU acepta con un encogimiento de hombros el asesinato de mujeres y niños en Israel, no solamente porque este plenario, en efecto, celebra con aplauso y entusiasmo la aniquilación del Estado de Israel, siendo que aclamo el propósito de Arafat de fundar una nueva Palestina a costa de Israel, sino que podemos constatar aun otra cosa: Los estados occidentales comienzan a abandonar la nave del Estado de Israel, que a sus ojos ya se está hundiendo. Un alto diplomático austriaco expreso con una “profecía” los temores que existen al respecto: “La desaparición del Estado de Israel, su disolución por el ambiente árabe, seguramente solamente puede ser una cuestión del tiempo, en consideración del desarrollo que ahora se manifiesta”. O pensemos en Francia, que ya incluye en su cálculo el fin del estado de Israel en una nueva guerra del medio oriente por el precio del abastecimiento con petróleo asegurado: o bien el derrumbamiento de la sociedad francesa en consecuencia a un boicot total de petróleo, o bien arreglos con los árabes a costa de Israel. A todos estos hechos se añade:

 

 

 

La ascensión de Irán a una gran potencia en el medio oriente

 

Leemos en un artículo, que hoy más que nunca es de candente actualidad:

 

En breves palabras: todo el desarrollo en el cual un Estado después de otro se levanta con amenazas contra Israel y en el cual se realiza ante nuestros ojos una transmutación de todos los valores – lo bueno se vuelve malo y a lo malo le dicen bueno (Isaías 5:20)-, casi ya se parece a la “solución final” que fue decidida en nivel internacional en el pasado, en la época de Ester. Leemos acerca del plan de Amán, el enemigo de los judíos: “Cuando Amán vio que Mardoqueo no se arrodillaba ni le rendía homenaje, Amán  se llenó de ira. Pero tuvo como poca cosa echar mano solo sobre Mardoqueo, pues ya le habían declarado cual era el pueblo de Mardoqueo. Amán procuro destruir a rodos los judíos, el pueblo de Mardoqueo, que estaban en todo el reino de Asuero” (Esdras 3:5-6). Conocemos el desenlace de esta historia y sabemos cuan maravillosamente el Señor intervino. Hoy la situación es mucho más peligrosa, pues un cuarto de los judíos ya no está dispersado en 127 países, como en aquel entonces, sino al contrario: Los judíos se juntaron desde más de cien países, y ahora son “El pueblo que ha sido recogido entre las naciones, el cual se hace de ganado y de posesiones, y habita en el centro de la tierra” (Ezequiel 38:12). Hoy son más de cien naciones las que se vuelven contra Israel.

 

 

 

Al constatar que Israel hoy efectivamente está amenazado de aniquilación, entonces preguntamos objetivamente:

 

 

 

¿Qué perspectivas tiene Israel de sobrevivir?

 

Aquí nombro siete fuerzas de Israel que se han mantenido inquebrantables:

 

 

 

    La sublime persona del mismo eterno

 

En relación con su bendita y eterna majestad, existen algunas cosas que son imposibles. La escritura dice: “…Es imposible que Dios mienta…” (Hebreos 6.18). Y en Números 23:19 leemos: “Dios no es hombre que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta. Él dijo, ¿y no lo hará? Habló ¿y no lo cumplirá?” ¡No, Dios nunca negara su palabra! Él mismo destaca en Ezequiel 37:14 con énfasis: “lo dije y lo hice, dice Jehová.” Sin embargo, según Hebreos 11:6 es de la misma manera imposible agradar a Dios sin fe: “Y sin fe es imposible agradar a Dios, porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que él existe y que es galardonador de los que le buscan.” Por eso, ¡Israel espera en el Señor – y tú también, si te sientes amenazado! Pero no importa, Dios es imposible que mienta.

 

 

 

    Jerusalén es la gran potencia de Dios en la tierra

 

La ciudad más discutida del mundo no es de ninguna manera Washington, Moscú o Roma, sino Jerusalén. Incluso agnósticos y ateístas como los redactores de la revista “Spiegel” publicaron un artículo con el título “Piedra pesada para los pueblos”. Zacarías 12:2-3  nunca fue cumplido tan ampliamente como en nuestros días. Allí dice: “He aquí, yo hare de Jerusalén una copa de vértigo para todos los pueblos alrededor. Pero también contra Judá durante el asedio contra Jerusalén. Sucederá en aquel día que yo hare de Jerusalén una piedra pesada para todos los pueblos; todos los que la levanten de hecho quedaran lacerados. Y todas las naciones de la tierra se juntaran contra ella.” ¿Por qué? Porque Jerusalén será la residencia de Dios en la tierra. El profeta Zacarías lo dice frecuentemente:

 

1.-“Por tanto, así ha dicho Jehová, yo me he vuelto hacia Jerusalén con compasión…” (Zacarías 1:16).

 

 

 

2.-“Tuve celo por Jerusalén y gran celo por Sion” (Zacarías 1:14).

 

 

 

3.-“Y el Señor poseerá (o: heredará) a Judá, su porción en la tierra santa, y escogerá de nuevo a Jerusalén” (Zacarías 2:12).

 

 

 

4.-“Y el ángel del SEÑOR dijo a satanás: EL SEÑOR te reprenda, satanás. Repréndate el SEÑOR que ha escogido a Jerusalén” (Zacarías 3.2).

 

 

 

5.-“Así dice el SEÑOR de los ejércitos: “He celado a Sion con gran celo, si, con gran furor la he celado.” Así dice el SEÑOR: “Volveré a Sion y en medio de Jerusalén morare. Y Jerusalén se llamara Ciudad de la Verdad” (Zacarías 8.2-3).

 

Todas estas declaraciones se encuentran solamente en el pequeño libro del profeta Zacarías, sin hablar de las promesas infalibles de Dios en los otros libros proféticos. Por eso, Israel nunca podrá ser aniquilado, ya que esta inseparablemente unido con Jerusalén, de manera que el salmista dice con júbilo, y suena como un juramento: “Mi lengua se pegue a mi paladar, si no me acuerdo de ti, si no enlazo a Jerusalén como principal motivo de mi alegría” (Salmos 137:6). ¡Y cuanto es celebrada Jerusalén en Isaías 40!

 

 

 

    En Jerusalén aconteció algo superior a toda ponderación, a saber, la salvación…

 

...El cumplimiento literal de Isaías 53:4 y 5: “Ciertamente él llevo nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores… El castigo que nos trajo paz fue sobre él…” Pero también el perfecto cumplimiento de Levítico 17:11 aconteció en Jerusalén: “Porque la vida de la carne está en la sangre, y yo os la he dado sobre el altar para hacer expiación por vuestras almas; porque es la sangre, por razón de la vida, la que hace expiación.” La vida divina en Jesucristo se derramó en su sangre, y esto aconteció en Jerusalén, en la cruz del Gólgota.

 

Con este hecho, Dios el Señor se unió inseparablemente la Jerusalén celestial y la terrenal, si, en Jerusalén fueron unidos el cielo y tierra. ¡Por eso fluye desde Jerusalén la salvación para todo el mundo, pues: “La salvación proviene de los judíos” (Juan 4:22), y en Jerusalén pronto el Mesías levantara su Reino! No es de extrañar que satanás ejerza su furia contra Jerusalén por medio de los pueblos, que todos los pueblos vayan a marchar contra Jerusalén y con esto contra Israel y que su resuello y rabia se hagan cada vez más violentos. Pero justamente por la amenaza contra la existencia de Israel, Dios el Señor, el Eterno, es alabado. Así lo dice Salmos 76:10 “Pues el furor del hombre te alabará, con un residuo de furor te ceñirás”.

 

 

 

    El juramento de Dios ya cumplido

 

Leemos en Hebreos 6:13-14: “Porque cuando Dios hizo la promesa a Abraham, puesto que no podía jurar por otro mayor, juró por sí mismo diciendo: De cierto te bendeciré con bendición y te multiplicare en gran manera.” Y así pasó en el transcurso de los milenios. Cada sacerdote, con cada sacrificio que traía, recordaba que Dios iba a cumplir su juramento. La mujer de Aarón, el primer sumo sacerdote, se llamaba Elisabet. Elisabet significa “Dios ha jurado”, “Dios cumplirá su juramento”. Luego vino Jesús y se dio a sí mismo, así como Dios había jurado por sí mismo: “Dios estaba reconciliando al mundo consigo mismo…” (2 Corintios 5:19). Lo que vemos hoy, no es otra cosa que la revelación de las promesas ya cumplidas de Dios por medio de su manifestación en carne, Jesucristo: La tierra y el pueblo de Israel son restablecidos. Nuestro Señor Jesucristo expió nuestros pecados por su propia sangre, en virtud del juramento divino. A esta luz, todo el poder enemigo se hace ridículo e impotente, y en efecto contribuye a glorificar más todavía el nombre del Señor Jesús.

 

 

 

    La profecía que ya se volvió historia

 

Ningún mortal puede oponerse al consejo de Dios, que se cumple cada vez más rápidamente. En otras palabras: ¿Hemos visto alguna vez que un tren exprés se paró porque un perrito le ladraba? ¡Israel espera en el Señor! ¡De que candente actualidad es el Salmo 2: “¿Por qué se amotinan las naciones?... El que habita en los cielos se reirá; el Señor se burlara de ellos” (v. 1.4)”

 

 

 

    La primogenitura de Israel

 

En el pasado, Moisés recibió la orden: “Entonces dirás al faraón: “Así ha dicho Jehová: Israel es mi hijo, mi primogénito. Yo te digo que dejes ir a mi hijo para que me sirva” (Éxodo 4:22-23). En Jeremías 31:20, el Señor dice de manera muy conmovedora y con tierno amor hacia su pueblo: “¿No es Efraín mi hijo amado? ¿No es un niño encantador? Pues siempre que hablo contra él, lo recuerdo aún más; por eso mis entrañas se conmueven por él, ciertamente tendré de él misericordia- declara el SEÑOR”. Y Pablo subraya con énfasis en Romanos 9:4: “…Que son israelitas, a quienes pertenece la adopción como hijos, y la gloria de los pactos, la promulgación  de la ley, el culto y las promesas.” ¡Nunca Dios, el Padre de Israel, permitirá que se aniquile a su hijo Israel! Dice con respecto a Israel: “El que os toca, toca la niña de su ojo” (Zacarías 2:8; compare con Deuteronomio 32:10).

 

 

 

    La gloria del nombre del Señor

 

Si Israel fuera destruido, el nombre del Señor seria insultado y blasfemado. Por eso dice muchas veces y con mucho énfasis que su Nombre es santo, por ejemplo, en Ezequiel 36:23: “Yo mostrare la santidad de mi gran nombre que fue profanado en las naciones, en medio de las cuales vosotros los profanasteis.” En el capítulo 38:23 del libro del mismo profeta, el Señor dice que su nombre es grande: “mostrare mi grandeza y mi santidad. Así me daré a conocer ante los ojos de muchas naciones. Y sabrán que yo soy Jehová.” “Y finalmente el subraya con esto también que Él es el Señor, especialmente en  Ezequiel 30:6-8, que da a conocer la aniquilación de Rusia y sus aliados, es decir, los que apoyan a Egipto y Siria. Allí leemos: “Así ha dicho Jehová: Así caerán los que apoyan a Egipto. Caerá el orgullo de su poderío, desde Migdol hasta Asuán; caerán en ella a espada, dice el Señor Jehovah. Quedarán desolados en medio de las tierras desoladas, y sus ciudades estarán en medio de las ciudades arruinadas. Y sabrán que yo soy Jehová, cuando yo prenda fuego a Egipto.” También el problema del canal de Suez se resolverá definitivamente, pues Ezequiel 29: 2-3 dice: “Oh hijo de hombre, pon tu rostro hacia el faraón, rey de Egipto, y profetiza contra él y contra todo Egipto. Habla y di que así ha dicho el Señor Jehovah: He aquí yo estoy contra ti, oh Faraón, rey de Egipto, gran monstruo que estas tendido en medio de sus canales, y que dices: Míos son los canales del Nilo, pues yo los hice.” ¿Qué potencia o superpotencia de la tierra podrá, pues, defenderse contra el Todopoderoso, el Dios y Padre de Israel?! ¡Cuán justificada es la pregunta de Salmos 2:1: “¿Por qué se amotinan las naciones y los pueblos traman cosas vanas?”!

 

 

 

CONCLUSIÓN: ¿Y tú? ¿Por qué todavía vacilas en confiar completamente en este Dios, a este Señor todopoderoso? ¡Él es fiel! Con el juramento a Abraham, Él también te juro fidelidad a ti: “Fiel es el que os llama, el cual también lo hará” (1 Tesalonicenses 5:24). ¡Entrégate Completamente a Él! Y veras que el Dios de Israel vive y guarda a su pueblo.

 

Su hno. Desde el Cono Sur Josué Nayib

 

Julio de 2015

 

Año de la Lucha con Firmeza

 

 

 

MINISTERIO IGLESIA APOSTOLICA INTERNACIONAL.

 

PASTOR ISRAEL FUENTES

"¿ESPERAS EL REGRESO DEL SEÑOR?"

 

¿Esperas el Regreso del Señor?

 

Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡Cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir, esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán!. (1 Pe. 3:1-14). Son bastantes los predicadores que hablan por doquier sobre asuntos escatológicos, sobre acontecimientos futuros, añadiendo en sus predicas, ideas y pensamientos novedosos, señalando hechos y pareceres atrevidos e inventados por ellos mismos, de los cuales, en su mayor parte, las sagradas escrituras no corroboran nada de lo que ellos están enseñando. También muchas son ¡as personas que se embelesan escuchándolos.

 

Porque les gusta oír acerca de las cosas futuras y de los misterios del mas allá. En cambio, creo que debiéramos tratar sobre los asuntos proféticos con más seriedad, respeto y consideración, ciñéndonos fielmente a lo que la Biblia nos dice, sin añadir ni quitar nada a lo que la palabra de Dios os enseña y revela. Somos amonestados por el apóstol Pedro, que sabiendo el hecho de que en un tiempo determinado por Dios, su hijo, el Señor Jesucristo, regresa por segunda vez al mundo, y entonces el mundo será deshecho por fuego, que conviene que vivamos vidas santas y piadosas, preparados para su llegada.

 

 

 

Por lo tanto, teniendo en cuenta que Cristo volverá pronto, ¿Cómo debemos vivir los que hemos confiado en Cristo Jesús? ¿Cuál ha de ser nuestro proceder práctico como cristianos?. Del hecho de que Cristo volverá, no hay discusión alguna. El mismo Señor Jesucristo ha dicho: “Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis”. Y en los versículos 30 y 31 de este mismo capítulo leemos: “Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentaran todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran voz de trompeta, y juntaran a sus escogidos, desde un extremo del cielo hasta el otro”.

 

El creyente en Cristo sabe estas cosas. Sabe que su Rey y Señor regresa. Pero realmente existe una preocupación: ¿Están todos los creyentes en Cristo esperando su regreso? ¿Estamos preparados para este gran evento glorioso? Consideremos cinco pensamientos que se desprenden tanto de Mt. 24:44, como de la porción en 2ª Pedro 3: 11-14. 1.- Que estéis preparados. 2.- Que estéis esperando. 3.- Que estéis purificados. 4.- Que estéis pacíficos. 5.- Que estéis predicando el evangelio.

 

 

 

    QUE ESTEIS PREPARADOS.

 

0H hermanos en Cristo. ¡OH hombres y mujeres que han profesado el nombre de Cristo! ¿Estáis preparados para el regreso del Señor de la gloria? Cristo dijo: ”Por tanto, vosotros estad preparados”. Es decir, dispuestos y listos para cuando el Señor venga. Debemos tener puesto el mejor traje (espiritualmente hablando), con todo el equipaje limpio en la maleta y ésta en la mano. Nuestra mirada ha de estar hacia la dirección en que viene nuestro Señor. De esta manera, cuando Él llegue, estaremos listos para ir enseguida con ÉL. Para entonces, si no estamos preparados, que mala impresión causaríamos a nuestro Rey y Señor. ¿Estáis listos para ese momento cumbre? ¡OH, yo espero que sí! El mismo texto del profeta Amós para el pueblo Israelita fue: “Prepárate para venir al encuentro de tu Dios” (Amós 4:12). El profeta contempló aquellos grandes festivales religiosos en Israel. Vio al pueblo dado a grandes diversiones. Vio también, sus grandes pecados, la idolatría y la inmoralidad. Vio en Israel mucha frialdad religiosa, aunque aparentemente había una gran actividad cultural.

 

Y se lamenta y llora el profeta por todo lo que ve, y amonesta al pueblo en Israel a prepararse para venir al encuentro con su Dios. Este mismo texto del profeta sirve también hoy para nuestra amonestación. Hoy como antaño, también existe mucha demostración de religión; abunda la idolatría y la inmoralidad en un sin fin de facetas, aun entre los que profesan al cristiano; también hay mucha frialdad e indiferencia religiosa. Y la amonestación sigue, hermano: “Prepárate para venir al encuentro de tu Dios”. Maranatha

 

 

 

    QUE ESTEIS ESPERANDO

 

 “Esperando” dice la primera palabra del vs.12 de nuestro texto básico. Una cosa es saber que alguien va a venir a visitarnos, pero otra cosa muy distinta es saberlo y apresurarnos a preparar nuestra casa, para que todo esté en buen orden, cuando llegue tan distinguida persona, Jesús. En Tito 2:13, somos abortados: ”Aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y salvador Jesucristo”. ¡Ah, el que viene es huésped distinguido! Queremos estar esperando su venida. Queremos anticipar su venida. Cristo mismo dice que habrá señales precediendo su regreso. Las enumera en Mat. 24 y Luc. 21. Él dijo: ”Velad, pues, en todo tiempo orando, que seáis tenidos dignos de escapar de todas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre”. (Luc. 21:36).

 

“Erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca”. (Luc. 21:28). Creemos que debiéramos estar observando todo cuanto sucede en el mundo. Debemos fijarnos en las señales y conocerlas cuando son dad a. Quizás es mas tarde de lo que pensamos. ¡Cuánto conviene que todos estemos esperando al Salvador y redentor! Si es que hay hermanos que hasta ahora han estado viviendo sin esperar la vuelta del redentor, ¡No vacile!, Comienza ahora mismo a vivir como quien espera su retorno.

 

 

 

    QUE ESTEIS PURIFICADOS

 

La palabra del Señor nos amonesta que el que está preparado y esperando el regreso del salvador, nuestro Señor Jesucristo, debe “Andar en santa y piadosa manera de vivir”. Nuestro testimonio cristiano ha de demostrar ante todo el mundo que somos verdaderamente hijos de Dios. Nuestra conducta diaria ha de revelar que hay santidad y piedad en nuestras vidas. Dios ha llamado al creyente a separarse de toda clase de mundanalidad. Le ha llamado a ser santo. El hecho de que uno pertenece a la Iglesia de Cristo. Indica inmediatamente separación de la vida anterior. La iglesia es el cuerpo de Cristo, y cada uno de los que hemos creído en ÉL somos miembros de él cuerpo, como manos, pies, etc. Entonces, esas manos y pies, u otras partes del cuerpo al cual pertenece. No servirán solamente a otros cuerpos, sino al que pertenecen, porque son dirigidos por la cabeza. La Biblia nos dice que Cristo es la cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo. Cada creyente que sabe que es parte del cuerpo de Cristo, con gran regocijo espera la venida de su cabeza, el Señor Jesucristo.

 

 

 

 En 1a Jn. 3:3 leemos: “Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro”. La esperanza de ver a Jesús cuando venga, y ser como él es, ahora bien, si tenemos esta esperanza, hemos de procurar que nuestras vidas sean santas y pías, porque Cristo es santo y pío. ¿Cómo podemos cambiar en un momento cuando precisamente ÉL viene? Su exhortación es que estemos preparados y esperándole. Entonces, parte de esta preparación es estar limpios de pecado y de toda clase de mundanalidad. Nuestro amor será solamente para ÉL. Nos apartaremos de cualquier forma de idolatría; y atiendan bien a esto, el ídolo más grande al que la humanidad hoy en día se está hincando es al dios dinero. ¡Cuántas cosas malas y pecaminosas hacen los hombres por conseguir un poco más de oro, un poco más de plata, un poco más de dinero! “Pues los que duermen, de noche duermen, y los que se embriagan, de noche se embriagan. Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestidos con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo”. (1 Tés. 5: 7-8). Si nos vestimos con Jesucristo, no podemos hacer arreglos con el pecado, ni coquetear con el mundo, hermanos, estemos purificados de todo lo que pertenece al mundo, y esperemos así preparados el regreso de Cristo.

 

 

 

    QUE SEAIS PACIFICOS

 

En 2a Pedro Se nos dice: “Por lo cual, OH amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz”. Verdades proféticas conducen a la vida pacífica. ¿Quién desea ser hallado en el campo de batalla luchando contra el enemigo cuando venga el Señor Jesús? ¿Quién desea hallarse encarcelado en una prisión cuando venga el Señor Jesús?

 

¿Quién desea hallarse enemistado con algún prójimo al regreso de Jesús? La carnalidad en los días de la iglesia primitiva apostólica no consistía en ir al teatro, ni ir al baile, ni jugar a las cartas, ni ir a los toros, sino que la carnalidad se mostraba en aquellos días como en los días que nos toca vivir, también, en contiendas, en pleitos, en diversiones, en celos, etc. Si todo esto tiene su raíz en nuestros corazones, entonces hará que no seamos pacíficos, la vida pacifica es bienaventurada. Jesús en el Sermón del monte enseñó: “Bienaventurado los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”. (Mt. 5:9).

 

Más adelante, después de enseñar acerca de la vida pacifica, la cual se manifiesta en amar al enemigo, bendecir al que nos maldice, hacer bien al que nos aborrece, orar por el que nos persigue, Cristo añade, que todo esto indicará que somos “hijos de nuestro padre que está en los cielos”. La vida pacifica es la deseable, porque es una señal de una vida basada sobre el amor. Dios es amor. Si vamos a estar preparados para la venida de Cristo, tenemos que estar viviendo también vidas pacíficas.

 

 

 

    QUE ESTEIS PREDICANDO EL EVANGELIO.

 

“Apresurándoos” dice el texto Bíblico, y esto indica nuestra acción a su venida. Cristo dijo una vez: “El que conmigo no recoge, desparrama”. (Mt. 12:30). Significando que si no recogemos con Cristo, estamos desparramando. La idea principal es que no estamos ayudando en la gran obra de la proclamación del evangelio, somos un estorbo a la gran causa del evangelio. Si somos un estorbo, entonces estamos desparramando la obra de Cristo por los suelos. Hermanos, el tiempo es corto y las señales de la venida del Señor Jesús indican que no hay tiempo para perder. “Despiértate, tú que duermes, y levántate de entre los muertos, y te alumbrara Cristo”. Nos dice Ef. 5:14. Los versículos que anteceden a este son exhortaciones a la conducta de los cristianos (cosas que deben evitar para que puedan dar un buen testimonio, para que puedan ser buenos evangelizadores. Y entonces, inmediatamente siguiendo a la llamada a despertarse del sueño, leemos: “Mirad, pues, con diligencia como andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos”. Levantémonos para servir al amado Salvador. Jesús viene y hay muchas almas que están todavía perdidas, y alguien ha de predicarles la salvación.

 

Estéis Predicando  ¿Entrarás tú en esta gran tarea de evangelizar al mundo antes que Cristo vuelva? La escritura nos dice que cuando el evangelio sea predicado por todas las naciones, hasta el último confín de la tierra, entonces será el fin.

 

 

 

CONCLUSIÓN: Hermanos míos, les exhorto a recordar esto, debemos estar preparados y esperando su venida. Entretanto, purifiquemos nuestras vidas viviendo apartados de toda clase de mundanalidad. Viviendo en paz uno con el otro, y llevando almas para Cristo. Esto sea una gran realidad en cada uno de nosotros. Amén. En bendiciones en Cristo Jesús, Pastor Israel Fuentes.

 

 

 

MINISTERIO IGLESIA APOSTOLICA INTERNACIONAL.

 

APOSTOL JOSUE NAYIB

"Monstruos animados amenazan nuestros niños.

La verdad sobre la Animación Japonesa.  "

 

“No pondré delante de mis ojos cosa mala…”  Salmos 101:3

Este fue el mismo titular que llevaron los periódico en Norteamérica, cuando unos 700 niños japoneses sufrieron ataques de desmayos e hipnotismo mientras miraban un episodio de Pokémon, donde Pikachu hacia uso de sus armas luminosas contra sus enemigos.

 

Pokémon es una abreviatura del término «Pocket Monsters», que significa «monstruos de bolsillo» en inglés. En toda Latinoamérica, cualquier niño de menos de 12 años conoce de memoria los nombres, los poderes secretos y mágicos, la manera de convocar las fuerzas «positivas», y aun las formas superiores en las que se pueden transformar las especies de Pokémon y las de cientos de personajes, caricaturas, monitos (como se dice en Chile) o dibujos animados (como se dice en otros países).

 

 

 

La Palabra del Señor nos dice en Deut. 15:9 «Guárdate de albergar en tú corazón pensamiento perverso».

 

Desde hace pocos años la televisión se ha visto invadida de historietas de aventuras, supuestamente para niños, donde los personajes despliegan una gama de vestuarios raros y siniestros, donde ocultan sus inimaginables poderes.

 

Atrás han quedado aquellos personajes inocentes que tomando un modelo de la naturaleza, como un ratón, un conejo, un pato, etc. llegaban a tener sentimientos y características casi humanas a través de los lápices de sus dibujantes.

 

Hoy, los personajes que se presentan son especies raras, una mezcla de animal, hombre, bestia, demonio o máquina. Aun los que en principio de presentan como animalitos inofensivos, a medida que transcurre la historieta se convierten en bestias cada vez más monstruosas. Antes de su transformación, por supuesto, deben recurrir a pronunciar inexplicables invocaciones, y palabras extrañas que pocos llegan a entender realmente.

 

« El que cierra sus ojos para no ver cosa mala...». (Isaías 33:15).Sin caer en la exageración creemos que todo esto obedece a un plan estratégico con un propósito nada saludable.

 

Es necesario sacarse la venda y ver lo que hay detrás de la simpática «Sailor Moon» o el travieso «Pokémon». Estos dos son parte de lo que se llama animación japonesa, que ha invadido el mercado de la televisión en todo el mundo. Los resultados, en principio, tampoco son nada agradables. Muchos de los pequeños y adolescentes televidentes reaccionan con el mismo lenguaje, las mismas acciones o caen en estados psicológicos, como sus héroes animados. (lsaias 24:3-4).

 

Esta una estrategia que busca «conquistar» el alma de los televidentes infiltrando en ellos mensajes que, supuestamente, les ayudan a proyectarse a mayor «altura», pero que a cambio van minando sus principios valóricos, Sociales, familiares y espirituales.

 

A tal punto que aun los creyentes jóvenes están cayendo en esta «máquina destructora» del cuerpo y alma. (Pro.27:20).

 

Puede haber excepciones, pero no se puede negar que una alta lista de casos testifican los efectos de estos materiales. Daños como: problemas sicológicos, de personalidad, problemas epilépticos, de rebeldía, de violencia y de delincuencia, los mismos que han llevado a miles de suicidios, asesinatos, separación de las familias, y destrucción de aquellos que se considera el futuro de la humanidad. (Miqueas 7:6). « Porque el hijo deshonra al padre, la hija se levanta contra la madre...». Hoy en día, casi el 85% de la programación de TV, contenido de revistas, y video juegos de procedencia japonesa y norteamericana se basan en temas como la muerte, la violencia, la destrucción, el homosexualismo, el lesbianismo, la hechicería, la brujería, el odio, la rebeldía y. el sexo.

 

Prueba de ello, en la animación japonesa, es la serie de televisión «Los caballeros del Zodíaco», hay que ser tonto para no darse cuenta. Que es una poderosa arma de inserción de conceptos de astrología y de hechicería en los niños.

 

Otras series animadas que se emiten a diario son Dragon Ball-Z, que da énfasis a la visualización del «tercer ojo», un asunto espiritual peligroso y violento; Ranma 1/2, que promueve el homosexualismo; Akira, Zenki, Sailor Moon o DevilMan, cuyos telespectadores caen por aquellos monitos inocentes y dulces, como los de Pokémon. Cuidémonos y recordemos estas palabras Deut. 18:10; Un comentario de la revista TIME sobre esto, dice: Lo que realmente asusta a los padres es que la «nación Pokémon» se fundamenta en un principio básico: Acumular. Cuanto más se tiene mejor se siente.

 

 

 

Animación Japonesa: ¿Qué es?

 

El famoso ANIME (dibujos animados de procedencia japonesa) hoy por hoy es, en su país de origen: Japón, el equivalente a las teleseries en Venezuela, México y Chile, o sea algo diario y de consumo masivo. Todos lo ven, grandes, chicos, solteros o casados. A tal punto que ha llegado a especializarse. Existen animé para niños, para adolescentes, para adultos, para cada gusto, y también para cada tendencia sexual. Tenemos demasiada responsabilidad sobre nuestros hijos Deut. 4:9; 6:7.

 

Quien no recuerda los clásicos personajes japoneses, que ahora son una leyenda, como: MazingerZ, Jet-Marte, El Halcón y Robotec.

 

Y cómo olvidar aquellos dramas inocentes y bien «cebollentos», como Candy, Remi y el melancólico Marco con su canción: «No te vayas mamá... no te alejes de mi...!» que dejaba llorando a todo el mundo. Esos fueron sus inicios. No nos dejemos engañar. Conocemos las maquinaciones de Satanás (Sal. 106:37).

 

En Japón se transmiten en todo horario, son la locura y el rating les da la máxima puntuación en todo momento. Es tal la producción del anime en ya existen cientos de revistas impresas (comics) para mejorar la competencia. El mercado meta del ANIME El público del animé va desde los tres años hasta los veintidós años, a veces mayores también. Animé tiene como misión preparar a las generaciones para los tiempos del fin. Está formando ejércitos de jóvenes que cada vez están más lejos de Dios, sus corazones están endurecidos y sus mentes lavadas y engañada.

 

Poco a poco el mensaje de Cristo para ellos será una aberración. Si Dios decidiera que Cristo regrese hoy cientos de jóvenes y adolescentes estarían condenados porque ya no disciernen entre el bien y el mal, y por ende ya el mensaje de salvación no es importante para ellos. (Pro.19:18). Pero no sólo los jóvenes están expuestos, también los infantes, ya que un niño atraído a las cosas del mal con el mensaje animé, se constituye en un potencial rebelde, delincuente o simplemente un asesino.

 

En Japón, el año pasado, 700 niños viendo animé fueron afectados por una especie de ataque epiléptico mientras miraban un episodio de Pokémon. Otros miles de niños están sufriendo pesadillas cada día, hablan durmiendo y se ríen con un tono de voz que no les pertenece. A qué se debe que un niño de tres años, que apenas habla como «guagua» puede decir durmiendo: «los odio a todos y los voy a matar». ¿Qué está sucediendo? ¿Se puede decir sinceramente que no existe tal influencia satánica? Vamos, responda.

 

 

 

Chile: la esponja del extranjero

 

En Chile y Latinoamérica el ANIME está entrando muy fuerte. En la mayoría de las ciudades existen tiendas especializadas en animé, en las cuales se venden comics importados y nacionales, poleras, video-juegos de animación japonesa y todo lo que rodea a «la cultura» animé. Y no sólo bazares tipo «mercado persa», también tiendas «a todo lujo», finas, con buenas y amplias instalaciones, y para que decirle... llenas de niños, adolescentes y jóvenes que pegan sus ojos en las páginas y gráficas del animé.

 

Las cartas Magic, llenas de hechicería y maldición han llevado a jóvenes a cometer asesinatos y a realizar pactos y ritos satánicos como comer animales o realizar necrofilia (sexo con cadáveres).

 

Como si fuera poco ha tenido, hace un par de meses, una fuerte entrada en los medios de comunicación chilenos, especialmente con el programa de televisión «Bakania» donde la animación japonesa es objeto de verdadero culto.

 

En todo el mundo es famosa una revista de animé de más de 800 páginas que aparece cada semana y es la locura de los coleccionistas. Internet, por su parte, está plagada de «monos» (caricaturas) con ojos grandes, que es la forma que tienen los ojos los personajes anime. Existe más de un millón de sitios con información e imágenes de anime en inglés y seiscientos mil en español Usted y cada uno de nosotros estamos llamados a obedecer a Dios y no a los caprichos de nuestros hijos. (Deut. 6:7).

 

 

 

Contrarrestar la invasión

 

El gran y siniestro maestro del animé sigue su plan: crear seres sin amor, llenos de odio y aborrecedores de lo bueno, violentos e irreverentes que destruyan su hogar y la sociedad. Su trabajo es delicado, suave, sin dolor y comienza con frutos tales como rebeldía, mal carácter, soberbia y actitudes antisociales.

 

Una de la características más comunes de sus seguidores es que dicen: «Para mí no es dañino, solo me entretienen y los veo con un criterio formado...». ¿Oreé que alguien vestido muy de blanco, no se ensuciará al meterse al fango? Por más cuidadoso que sea y por muy advertido que esté, si se mete en algo muy sucio, vea o no la suciedad que hay, se ensuciarás igual, mucho o poco. (Apo. 22:11) Por otra parte, si no puede ver la suciedad, es porque el lugar está oscuro, en tinieblas. Cuando en un lugar hay luz, la luz de Cristo, las cosas son claras y se puede ver la inmundicia, es por ello que todas las ciencias ocultas, esotéricas, son turbias.

 

Se hace mucho uso de velas, términos y ritos extraños, puesto que así se oculta la mentira y el engaño que en ellos se involucra. No se trata de ver en todo algo malo, pero si Ud. no ve el engaño encubierto en Animé no significa que no existe tal engaño y su mala influencia. Han habido muchas advertencias con respecto a la Animación Japonesa y sus consecuencias, advertencias de parte de diputados y autoridades del gobierno chileno incluso. Dios está hablándonos a través de estas advertencias ¿seremos necios y desobedientes a su llamado? La decisión es personal, pero él no obedecer nos empuja hacia el precipicio espiritual, junto a otros a quienes podíamos haber alertado. «Todo me es lícito más no todo me conviene» dijo el Apóstol Pablo (1º Cor. 6:12). Si quiere exponerse, es su problema, pero ahora no puede decir que nadie se lo advirtió.

 

«Instruye al niño en su carrera y aunque fuera viejo no se apartará de ella».

 

Y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Deuteronomio 6:7. Bendiciones en Cristo Jesús. Su Hno. Desde el

 

Cono Sur Josué Nayib.

 

 

 

MINISTERIO IGLESIA APOSTOLICA INTERNACIONAL.

 

PASTOR DIEGO ZENTENO

"UN LLAMADO DE URGENCIA"

 

 

"Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura." Marcos 16:15

 

INTRODUCCIÓN: Uno de los mandamientos urgentes que el Señor ha entregado a la Iglesia, es que predique el mensaje del evangelio a toda a criatura. Quien no cumpla con este mandato esta pecando porque desobedece a Dios, y el pecado esta en aquel que sabe hacer lo bueno y no lo hace (Santiago 4:17). Todos nosotros hemos sido llamados a evangelizar. Nuestro llamado no significa convertir al mundo, pues esto no se logrará en esta dispensación. Pero se nos ha ordenado llevar Cristo al mundo. Puesto que esta es nuestra encomienda, jamás deberíamos desviarnos hacia menores metas y proyectos secundarios. El Señor Jesucristo dijo: “Que el arrepentimiento y el perdón de pecados sea predicado en su Nombre en todas las naciones” (Lucas 24:47).

 

La iglesia primitiva evangelizó a Asia, a Europa, el norte de África y en fin todo el mundo conocido en aquella época Cuando examinamos más detalladamente este versículo en Marcos, hay cuatro cosas que llaman nuestra atención sobre la gran comisión dada por el Señor Jesucristo.

 

I.- ¿PORQUE DEBEMOS IR?

 

A) Debemos ir porque todos los hombres son pecadores; dice la escritura “Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3:23). Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte paso a todos los hombres por cuanto todos pecaron (5:23). Los hombres y mujeres están perdidos sin el Señor Jesucristo y nosotros no podemos guardar silencio de este mensaje que hemos recibido, dice la escritura “habla y no calles” (Hechos 18:9). Dios ha hecho mucho con nosotros, y nosotros no podemos quedarnos de brazos cruzados, tenemos que salir y hablar como lo hizo el Gadareno (Lucas 8:39).

 

B) Debemos ir porque Cristo murió por los pecadores: Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto. Que si uno murió por todos, luego todos murieron (II Corintios 5:14). El Señor Jesús no estimo su propia vida en poder salvar a los pecadores porque él los amaba (Juan 3:16). El Señor no quiere que sigan desciendo almas al infierno (Lucas 16).   El tiempo para hablar la palabra es hoy, porque es el tiempo aceptable de salvación (II Corintios 6:2). Y el único camino es Jesucristo (Juan 14:6). Y en su nombre hay salvación (Hechos 4:12) y en su nombre hay poder (Marcos 16:16-18).

 

C) Debemos ir porque es una orden dada por el Señor Jesús a la iglesia. Dice la escritura Id este versículo esta en el tiempo imperativo del verbo que da una orden, cuando Dios da órdenes no son para mañana si no para hoy.

 

II.- ¿QUIEN DEBE IR?

 

Dios dejo esta responsabilidad a su iglesia de las almas perdidas, dice la escritura que él no quiere que nadie se pierda sino que todos procedan al arrepentimiento (II Pedro 3:9). Esta responsabilidad no es del pastor o del evangelista es de toda la iglesia. Todos hemos sido llamados a participar en la obra misionera. Dice la escritura “Pero los que fueron esparcidos iban por todas partes anunciando el evangelio” (Hechos 8:4). Hay almas que están cansadas de la religión, de cultos muertos y baratos, de ese falso evangelio, y a quien Dios quiere usar es a ti.

 

III.- ¿HASTA DONDE DEBEMOS IR?

 

Debemos de ir por todas las naciones, Jesús dijo: y me seréis testigos en Jerusalén, Judea, Samaria, y hasta lo último de la tierra (Hechos 1:8). Toda nación y lengua debe reconocer que hay un solo Dios verdadero cuyo nombre es Jesús. Si usted no quiere predicar Dios tendrá que usar las piedras. Dios no quiere usar piedras, Dios quiere usar hombres y mujeres que se dispongan a cumplir con su obra. Este mensaje es un mensaje poderoso (I Corintios 1:18). Nosotros tenemos el poder de Dios en nuestra vida, donde quiera que vallamos algo tiene que pasar (Hechos 10). El apóstol Pedro tuvo que entender que tenía que ir a todo lugar, debemos perder el orgullo, el prejuicio, el que dirán, Pedro hablo y los de la casa de Cornelio creyeron en la palabra de Dios y se bautizaban en el Nombre de Jesús. (Hechos 10:48).

 

IV.- ¿QUE MENSAJE LLEVAREMOS?

 

Debemos llevar el mensaje de resurrección, Jesucristo no está muerto el vive para siempre. Este es el mensaje que impacta, ningún ídolo ha podido resucitar, pero Jesucristo se levanto triunfante en la cruz del calvario. (I Corintios 15:4). Grandes hombres no han podido resucitar, pero el Señor Jesús resucito, y el infierno se estremeció. Tenemos un mensaje poderoso el nombre del Señor Jesucristo (Hechos 3). El mensaje del bautismo en el nombre del Señor Jesucristo (Hechos 2:38). No bautizamos en los títulos, bautizamos en el nombre que es sobre todo nombre (Filipenses 2:6).

 

CONCLUSION: De esta manera cumplimos con la obra misionera, predicando y hablando de Jesucristo con poder y autoridad, pero no podemos perder mas tiempo. Pastor Diego Zenteno.

 

 

MINISTERIO IGLESIA APOSTOLICA INTERNACIONAL.

 

 

 

® Ministerio Iglesia Apostólica Internacional - Registro Publico 974

Templo central: Calle el resbalón nº1687 - Cerro Navia - Santiago

Días de Reuniones: Martes: 19:30 hrs. - Jueves: 19:30 hrs.

Domingos: Escuela biblica-10.00 am / Reunión de Jovenes-15:00 hrs.

Reunión General: 18:00 hrs.

Derechos Reservados © MIAI 2014

Submitting Form...

The server encountered an error.

Form received.

¿Quieres que oremos por ti o por algún hermano?

Escríbenos