ESTUDIOS

SIGUIENDO SU PALABRA

 

JUNIO

SIGUE BAJANDO PARA LEER NUEVOS ESTUDIOS

“LOS DIEZMOS Y OFRENDAS

 

Génesis 14:20 Hebreos 7:8

El diezmo y la ofrenda son un regalo que el Señor nos da a cada uno de nosotros que somos su pueblo, permitirnos el privilegio de dar un poco de lo mucho que él nos da para el engrandecimiento de su obra por toda la tierra, por medio de sus ministros primarios, pastores verdaderos como buenos administradores de la Iglesia de Cristo.

La palabra griega que se traduce como diezmo es “DEKATOS”, que significa la décima parte, 10 = totalidad de nosotros como diezmo (responsabilidad), 10 mandamientos, 5 al hombre y 5 a Dios (Mar. 12:14-17).

Como veremos, el diezmo existe desde antes de la ley mosaica, continúa su vigencia cuando la ley es establecida y ahora en nuestro tiempo la gracia nos ordena por medio del amor el continuar con este mandato.

 

Antes de la ley

El primero en diezmar fue Abraham (Padre enaltecido), después de derrotar a los reyes de Sodoma sale en su encuentro Melquisedec, que es Rey de Justicia y Rey de Paz, le da 2 cosas:

1.- Pan: que significa la muerte.

2.- Vino: que representa la resurrección. Y lo hacen fructífero, padre de multitudes, amigo de Dios.

 

En el tiempo de la ley

El pueblo de Israel tenía que diezmar por obligación a los levitas, los cuáles daban los diezmos de los diezmos. (Núm. 18:21-26; 2 Cró. 31:4- 10).

El diezmo del rebaño se pagaba haciéndolo pasar debajo del cayado del pastor y cada décimo animal era apartado y no podía cambiarse (Lev. 27:32).

Cabe mencionar que el que no estaba censado no diezmaba, figura de los hermanos que el día de hoy no se quiere comprometer en la obra y pasan desapercibidos en la Iglesia.

 

En la gracia

Es el tiempo que nos tocó vivir a nosotros, en el cuál todo lo que hacemos es por amor a nuestro Señor y Salvador, por lo cual Jesús dijo si fuéramos hijos de Abraham haríamos las mismas obras de Abraham. (Jn.8:39).

Lo que nos constituye en herederos de las promesas.

En Hebreos 7:8 el Espíritu Santo deja claro que ahora es el tiempo en que los hombres deben recibir los diezmos y por consiguiente las ofrendas.

 

Bendiciones al diezmar

Abundancia de palabra, alimentos, material, fructificar en la tierra, etc. (Mal.3.9-11).

 

Las Ofrendas

Es un don que se ofrece y se dedica a Dios, un sacrificio. En la Biblia se mencionan trece clases de ofrendas:

-de acción de gracias, ofrenda alzada, de cereal,

-de consagración, por la culpa, ofrenda encendida, holocausto, libación, ofrenda mecida,

-ofrenda de paz, por el pecado, voluntaria y votiva.

 

Las ofrendas voluntarias

(contribuciones) (Ex.25:1-3; 35:5), se dan movidas por el Espíritu (Ex.35:21-29), espontáneamente      (2 Cor.8:3; Luc. 21:2).

 

CONCLUSIONES:

El creyente es exhortado a dar no por una norma impuesta sino prestándole el ejemplo de gracia del mismo Señor Jesucristo, que por amor a nosotros se hizo pobre siendo rico. (2 Cor.8:9).

No es el diezmo u ofrenda del cristiano únicamente lo que pertenece al Señor, sino todo su ser.

“El que siembra escasamente, escasamente también segará” (2 Cor. 9.6).

“Cada uno dé como propuso en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al dador alegre...” (2 Cor9:7). En Cristo Jesús, Pastor Luis Pérez.

 

 

 

 

 

 

MINISTERIO IGLESIA APOSTOLICA INTERNACIONAL.

 

 

LUIS PEREZ

PASTOR

“LA MEZQUINDAD una palabra que no DEBIERA existir en la iglesia apostólica

Pues en la ley de Moisés está escrito: NO PONDRAS BOZAL AL BUEY CUANDO TRILLA. ¿Acaso le preocupan a Dios los bueyes?” 1Corintios 9:9.

 

La respuesta a la pregunta de Pablo, es que existía una preocupación de parte de Dios por los bueyes, porque no solamente era el trato que debía darse a estos animalitos, sino a lo que ellos representaban, que es la representación de sus siervos quienes deberían trabajar para su reino. Siervos con los cuales la iglesia debía tener una responsabilidad y un cuidado. Viendo algunas características en los bueyes, podemos decir: son animales nobles, trabajadores, apreciados por el esfuerzo que evitan a sus amos, en otras palabras son facilitadores, por la ayuda en la dura tarea de la siembra y la cosecha, cuyos beneficios se aprecian sólo con el paso del tiempo. Un buey es un buen animal, duro, fuerte, infatigable, generoso, que muestra estabilidad y paciencia. Proverbios 14:4 “Sin bueyes el granero está vacío; Mas por la fuerza del buey hay abundancia de pan”.

 

El Apóstol Pablo era de esta calidad, un hombre que en medio de las adversidades no detenía su paso, sabiendo quien era su dueño, proseguía hacia la meta que Dios le había trazado, aunque algunos de aquel tiempo no reconocían su ministerio apostólico, ni tampoco su trabajo, mucho menos la recompensa por su esfuerzo, recompensa que Dios ha determinado para sus siervos, para sus bueyes. Sal 144:14 “Nuestros bueyes estén fuertes para el trabajo”.

 

El menospreciar el trabajo de un ministro genuino de Dios, con el fin de perjudicarlo a él y al pueblo del Señor, no es más que una mezquindad. La prohibición contra colocar el bozal a los bueyes mientras trillan el grano se menciona por primera vez en Deuteronomio 25:4”No pondrás bozal al buey cuando trillare” y esto intenta enfatizar en que el buey necesita sustento para realizar tal trabajo, así pues se le debe permitir alimentarse en la medida en que trabajan. En el Nuevo Testamento este mismo principio fue usado por el apóstol Pablo para enseñar que el ministro del Evangelio tiene derecho a esperar compensación de aquellos quienes se benefician de su ministerio ya sea directa o indirectamente. (1Co.9:9; 1Ti.5:18)

 

El Apóstol Pablo lo utiliza para su defensa, para aquellos que no valoraban su trabajo. Es importante mencionarlo que verdaderamente representa poner bozal al buey, al ministro de Dios.

 

Cuando se dice: “poner bozal al buey que trilla”, no solamente es impedir que se pueda comer del mismo trabajo que se está realizando, porque en donde se siembra lo espiritual, el ministro puede cosechar lo material, un derecho que el mismo Señor Jesús lo estableció con sus discípulos los envío a una tarea edificadora que les permitiría abrir las puertas de casas de hijos de paz, los cuales proveerían para su sostén y debía ser recibido como recompensa de su trabajo. Lucas 10:7”Y posad en aquella misma casa, comiendo y bebiendo lo que os den; porque el obrero es digno de su salario”.

 

Poner bozal va más allá del derecho que tiene un ministro de Dios, porque cuando se profundiza en el significado de la palabra bozal nos amplía lo que la mezquindad trata de negar en la tarea ministerial.

 

Muchos entienden que con esta expresión la Biblia nos manda y nos advierte a no callar, obstaculizar o poner algún tipo de trabas a los predicadores o “profetas” que se levantan dentro del pueblo de Dios, es decir, la expresión algunos prácticamente la traducen o la parafrasean: “No callaras la boca del siervo de Dios que pregona o predica”.

 

La palabra griega para bozal es fimoo (G5392) que significa poner bozal, pero cuando vemos en los diferentes versículos que se emplea esta palabra nos muestra lo que realmente quiere alcanzar la mezquindad en la obra que los ministros de Dios están realizando. Santiago 5:4”He aquí, clama el jornal de los obreros que han cosechado vuestras tierras, el cual por engaño no les ha sido pagado por vosotros; y los clamores de los que habían segado han entrado en los oídos del Señor de los ejércitos”.

 

¿Cómo se podría considerar la mezquindad en nuestro tiempo? Cuando una persona está en desacuerdo con un ministro deja de cumplir los principios de Dios, diezmar y ofrendar, cuando sus acciones son para perjudicar al ministro y en consecuencia a la obra del Señor, queriendo alcanzar con esto que el ministro no tenga los recursos materiales, incluso los humanos para continuar haciendo la obra del Señor libremente e impedir alcanzar la meta que Dios le trazó. Deuteronomio 24:15”En su día le darás su jornal, y no se pondrá el sol sin dárselo; pues es pobre, y con él sustenta su vida; para que no clame contra ti a Jehová, y sea en ti pecado”.

 

Es impresionante ver la forma en que el Apóstol Pablo enfoca su defensa contra la mezquindad con que se topó en Corinto, con el fin de no pone tropiezo en nadie para alcanzarlo con el evangelio del Señor Jesucristo.

 

El Apóstol renuncia a su derecho de ser sostenido por la iglesia de Corinto, aunque podía usar su derecho del evangelio. Les hace saber que en ningún momento fue carga para ellos y el humillarse a sí mismo fue para que ellos fueran exaltados, al haberles predicado el evangelio gratuitamente, lo pudo hacer de esa forma porque había recibido la ayuda económica de otras iglesias (2 Co 11:8 “He despojado a otras iglesias, recibiendo salario para serviros a vosotros”.) y le permitió ser sostenido mientras estuvo con ellos, pero cuando tuvo necesidad la iglesia de Macedonia suplió plenamente sus necesidades.

 

La humildad y el conocimiento del Apóstol Pablo permite dejar sin argumentos las voces de aquellos que no estaban de acuerdo con su sostenimiento, el renunciar al derecho que tenía como ministro, permite poner fimoo (poner bozal) a aquellos que no creían en su apostolado, ni en la responsabilidad que tenían para con él, esto lo describe claramente la primera epístola del Apóstol Pedro: “Porque esta es la voluntad de Dios: que haciendo bien, hagáis enmudecer la ignorancia de los hombres insensatos.”1 Pedro 2:15.

 

La palabra enmudecer en este versículo es la palabra griega fimoo(G5392) que ya vimos que también es traducida como bozal.

 

La humildad, gracia y sabiduría que Dios le dio al Apóstol Pablo permitió que aquellos que le negaban el derecho de ser sostenido por el trabajo espiritual que realizaba, cayeran en sus mismas redes, sus voces fueron acalladas.

 

Dios sostiene a sus siervos (Isaías 42:1 He aquí mi siervo, yo le sostendré; mi escogido, en quien mi alma tiene contentamiento; he puesto sobre él mi Espíritu; él traerá justicia a las naciones.) y por más mezquindad que halla en medio de su pueblo, el Señor respaldará a sus ministros.

 

Gran parte del éxito de la Iglesia Primitiva se debió a su generosidad, ya que daban más allá de sus fuerzas y posibilidades. Si no has aprendido a ofrendar generosamente, pídele al Señor que te llene de su amor. Porque cuando tu amas a Dios sobre todas las cosas, eso se ve reflejado no solo en la forma como adoras a Dios cuando cantas y oras sino también en tus ofrendas y diezmos. Me es difícil pensar que alguien ama a Dios, y no cree a las promesas de su Palabra. No puede haber una dicotomía o separación entre alabanza y adoración con todo nuestro ser, sino somos ajemos a las necesidades de su obra. La Biblia está llena de ejemplos de personas que dieron a Dios más allá de lo que sus condiciones económicas se lo permitían. No es casualidad que se exalte la ofrenda de la viuda de Sarepta, de 1 Reyes Capitulo 17 y la ofrenda de la viuda de Lucas 21:2-3, quienes dieron el 100% de lo que poseían. Muchos dicen que la ofrenda que más vale delante de Dios es la que se da con dolor. Ellos dicen "démosle a Dios una ofrenda que nos duela", peor ignoran que eso es contrario a lo que Dios espera de nuestras ofrendas. El espera que nuestras ofrendas sean con alegría y generosidad.

 

Cuando se trata de dar ofrendas a Dios, no olvidemos que estas son voluntarias, pero en el caso de los diezmos no es así. Cuando usted da una ofrenda, usted da de lo que es suyo. En el caso de los diezmos, nosotros no damos diezmos, porque para dar algo, hay que dar de lo que es nuestro, los diezmos no son nuestros, la Biblia dice que son de Jehová, cosa consagrada a Jehová Levíticos 27:30, o sea que los diezmos le pertenecen a Él y no a nosotros. Usted no puede dar lo que no es suyo, y los diezmos no son suyos son de Dios, entonces lo que

 

nosotros hacemos es simplemente devolver a Dios lo que es de Él. Esta es la razón por la cual Dios dice que todo aquel que no entrega los diezmos le está robando a Él (Malaquías 3:8-10 ¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas. Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado. Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.).

 

De todos los defectos que puede tener un ser humano, la mezquindad es, sin dudas, uno de los más perjudiciales, tanto para él como para su entorno inmediato y la comunidad que lo contiene.

 

En su forma más general pudiéramos definir la mezquindad como la falta de sentimientos nobles.

 

Hay muchas formas de ser mezquino. Están los que se pasan la vida entera especulando con cobrar una herencia, con sacarle a una tía o a una abuela lo que no podrá llevarse a su tumba. Están los que no sólo tienen amigos por conveniencia, para ver lo que pueden sacarle, ya sea en contactos, a través de negocios o en favores de todo tipo y están, entre otros, los pudientes de nuestras sociedades que trazan acciones sólo para favorecer sus arcas personales, dejando atrás el compromiso con los desposeídos y por los cuales vino Jesucristo...

 

No sólo hay mezquindad material, también existe y parece avanzar con el individualismo que crece, una mezquindad de afectos que ya se torna preocupante. "Que me llame él", "que me llame ella", "no pienso pedir disculpas", "que venga él primero a hablar conmigo", son algunas de las expresiones o pensamientos que rotulan actitudes mezquinas que parecen de moda y que contribuyen a relaciones cada vez menos comprometidas.

 

Algunos son mezquinos con su dinero, otros con su tiempo. Algunos son mezquinos con los dos. Yo quiero decir algo a los que son tacaños con su tiempo.

 

No todos tienen la misma cantidad de dinero pero todos tienen 24 horas en el día. Igual al dinero, es posible gastar la mayor parte de nuestro tiempo en nuestros propios intereses.

 

No es extraño que un incrédulo no tenga tiempo para Dios pero debe ser que un hijo de Dios va a encontrar tiempo para Dios. Sin embargo, me da pena que hay tantos que dan muy poco tiempo a Dios. Ellos tienen tiempo para todo lo demás, pero para las cosas de Dios dicen, “No tengo tiempo”.

 

Para aquel que desea liberarse de la avaricia, la solución es la práctica continua de la generosidad en nuestras vidas. Fue Jim Elliot quien dijo, “no es necio el que da lo que no puede guardar para ganar lo que no puede perder.” La generosidad tiene promesa de Dios, así como la avaricia tiene consecuencias reales. Al que da con manos llenas el Señor promete darle más que lo que dio. La razón porque uno viene a experimentar esta bendición es por el hecho que Dios no es deudor de nadie. Su provisión y bendición esta sobre aquellos que son liberales en su dar, aquellos que no son mezquinos con el Señor. ¿Deseamos ver la generosidad de Dios con nosotros? ¡El secreto es hay que ser generosos con El! Recordemos lo que nos dice su palabra, “Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará” (2 Corintios 9:6).

 

No hay razón esta mañana porque retener más de lo que es justo. Vivir nuestras vidas siempre con el puño cerrado, con la avaricia en nuestros corazones. La Escritura continuamente advierte de las consecuencias a este estilo de vida. Nos asegura la pobreza, la perdida completa, y aun acabar en la miseria. ¿Quién desea terminar así? Creo que nadie. Es importante no retener más que lo que es justo. El Señor nos pide primero que seamos generosos con Él, “Honra a Jehová con tus bienes, Y con las primicias de todos tus frutos; 10 Y serán llenos tus graneros con abundancia, Y tus lagares rebosarán de mosto” (Proverbios 3:9). Hay que practicar esto, pero no olvidemos que debe ser con Dios primeramente. No caigamos en el error de ser generosos con otros, y no para con Dios. Hay personas que son muy liberales y esplendidos con gente, pero no con el Señor. No puede ser así,

 

recordemos que Dios promete que nuestros graneros serán llenos y abundantes cuando le somos generosos a Él. Dios siempre se encargara de aquellos que son generosos con El, ¡Al generoso siempre Dios le proveerá!

 

Muchos entienden que con esta expresión la Biblia nos manda y nos advierte a no callar, obstaculizar o poner algún tipo de trabas a los predicadores o “profetas” que se levantan dentro del pueblo de Dios, es decir, la expresión algunos prácticamente la traducen o la parafrasean: “No callaras la boca del siervo de Dios que pregona o predica”.

 

AMARAS AL SEÑOR TU DIOS, PERO SIN MEZQUINDAD.

 

“Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo”.

 

Mateo 22:37-39.

 

Este es nuestro deber de cristiano autentico. Amarás al Señor Jesús y con todo el corazón, esto implica sin ninguna restricción y con todo lo que nos da la vida. Amarás con toda el alma, es decir con lo esencial para nuestra vida, lo más importante, la parte espiritual e inmortal, capaz de entender, querer y sentir, y que, junto con el cuerpo, constituye la esencia humana. La obligación incluye; amarás con toda la mente, con la capacidad intelectual humana, con el pensamiento y más allá de toda imaginación y voluntad. Esto es amarás con todo lo que hemos recibido de Dios, por tanto con todo lo que podemos acercarnos a Dios y estar con Él.

 

Tristemente, en las iglesias hoy, hay muchos Acáns, los cuales esconden el trabajo de Dios y dejan una puerta abierta al enemigo mediante su codicia y egoísmo. ¿Es usted un Acán de la modernidad o es un dador? ¿Es su iglesia bendecida o esconde sus asuntos financieros? Una iglesia llena de Acáns, será devorada por nuestro enemigo el diablo, pero una iglesia llena de Josués serán capaz de avanzar y tomar la tierra para Dios.

 

Un ejemplo tomado del Nuevo Testamento es la horrible historia de Ananías y Safira, la cual encontramos en Hechos 5:1-10. Previamente a la malvada acción de este matrimonio, la iglesia está caminando en gloria y en poder; Hechos 2:45 y Hechos 4:34 muestra que el Espíritu Santo tenía sus manos firmemente sobre la economía de la iglesia. Sin embargo Satanás buscó invadir este modelo financiero comunitario, a través de la codicia y de un espíritu de mezquindad y Hechos 5:3 muestra que el corazón de Ananías no estaba suficientemente lleno del amor de Dios y eso permitió a Satanás llenarlo de codicia.

 

Ambos mintieron, no solo a los hombres, sino que, en realidad mintieron al Espíritu Santo (vers. 3) y ambos sufrieron el terrible juicio de Dios y mueren. Nótese que nuevamente que el método que Dios usó para descubrir la codicia es revelarlo a un hombre de Dios (Pedro) y el hombre de Dios administra y llama el juicio de Dios contra Ananías y Safira.

 

¿Puede ser que estoy dando prioridad a mis necesidades físicas y descuidando mis necesidades espirituales?

 

La Biblia dice; “No os engañéis; Dios no puede ser burlado; pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. Porque él que siembra par su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna”. Gálatas 6:7-8.

 

Si te das cuenta de que has sido tacaño con tu tiempo pide perdón a Dios y pregúntate, ¿qué debo quitar de mi vida para dar más a Dios?

 

Recuerde que Colosenses 3:5-6 Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia, declara que la ira viene contra la codicia y la Biblia nos da varios ejemplos donde la ira de Dios está en contra de ciertos individuos. Como la generosidad trae la bendición de Dios, la codicia trae el juicio de Dios. Su Hno. Desde el Cono Sur Josué Nayib.

 

 

 

 

MINISTERIO IGLESIA APOSTOLICA INTERNACIONAL.

 

 

JOSUE NAYIB

APOSTOL

“¡Vosotros sois la sal de la tierra! (Mateo 5:13)

INTRODUCCIÓN. ¿Qué es el creyente en el mundo? La respuesta que cada uno pueda dar a esta pregunta le ayudará enormemente a establecer un estilo de vida que glorifique a Dios, que bendiga a la gente y que esté en armonía con el designio de Dios para cada uno de Sus hijos.

El cristiano no es una isla en el mundo; tampoco es un individuo cuya influencia no afecte para bien o para mal. Lo que el cristiano es glorifica el nombre de Dios o produce escándalo; construye o destruye; alegra o entristece, etc.

De ahí la gran importancia de saber lo que la Biblia dice que es el cristiano.

El mejor comentario respecto a lo que es el cristiano, es la Biblia. Una de las definiciones del cristiano es precisamente la de nuestro texto: “Vosotros sois la sal de la tierra”. Obsérvese la fuerza de la afirmación “Vosotros”.

El Señor le estaba hablando a todos sus seguidores, a todos sus discípulos que escuchaban el sermón de la montaña. No les estaba dirigiendo la palabra únicamente a los doce apóstoles. Por lo tanto, la afirmación incluye a todo cristiano. “sois”. El señor no dijo “fuisteis” o “seréis”, sino “sois” (tiempo presente).  El cristiano no debe vivir con la preocupación de quién fue en el pasado o quién será en el futuro, sino en quién es en el presente. La afirmación “sois” se usa en varios textos para formar conciencia en el cristiano de cual es su identidad, por ejemplo: (Mateo 5:14), “Vosotros sois la luz del mundo” (2ª Corintios 3:3), “Siendo manifiesto que sois carta de Cristo… (1ª Pedro 2:9), “Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios”.

Obsérvese lo que el Señor dice que es el cristiano, “La sal de la tierra”. Y la pregunta surge, ¿en que sentido el cristiano es la sal de la tierra?

Porque la sal preserva (impide la descomposición).

En los tiempos del Señor no había los sistemas de refrigeración que existen en nuestros días, y cosas como la carne eran preservadas con sal.

Todavía en muchos lugares vemos que el tocino y el jamón son preservados con sal gruesa.

Dios es un instrumento de preservación en el mundo que impide, detiene, la corrupción moral.

El cristiano es como un dique que detiene las aguas del pecado que furiosas corren hacia abajo; es como un bombero que apaga los fuegos de las malas pasiones; es como una alarma que suena cuando hay peligro, como aquellas alarmas que están en los cruces del tren, alarmas que suenan como campanas, que encienden luces rojas, que bajan barreras para impedir el tráfico y que le dicen a la gente “detente”, “mira”, “escucha”.

Pero la sal no solo impide la descomposición, sino que también preserva aquello que es bueno.

Así como un pedazo de carne preserva sus buenas propiedades por causa de la sal que se le pone, así el cristiano preserva el bien que hay en el mundo. El cristiano tiene como misión de Dios en el mundo ser el depositario del bien, de lo bueno. Podemos usar dos ejemplos de la Biblia para ilustrar lo que estamos diciendo:

Cuando la familia de Noé entró en el arca, Dios envió juicio sobre la tierra porque ya no había quién practicase el bien. (1ª Pedro 3:30). Cuando Lot y los suyos salieron de Sodoma, Dios destruyó la ciudad porque ya no había quien hiciese el bien.

El cristiano combate el mal y preserva el bien ofreciendo lo opuesto que el mundo tiene, por ejemplo: Combate las tinieblas del mundo con su luz espiritual (Efesios 5:11). Combate el odio con el amor (Judas 21). Las riñas y discordias con su espíritu pacificador (Mateo 5:9). Las pasiones descontroladas con su dominio propio (2ª Timoteo 1:7). Combate la deshonestidad con su honestidad (Filipenses 4:8). Las impaciencias con su paciencia (Santiago 5:8). Los vicios con sus virtudes (Daniel 6:4). Las obras de la carne con el Fruto del Espíritu (Gálatas 5).

Los desórdenes de la sociedad con su vida ordenada (2ª Corintios 6:14-16).

Las aberraciones del vicio con su santidad (Hebreos 12:14).

Las arrogancias y petulancias de la gente con su sencillez y modestia (Tito 2:13-14).

Las vanidades del mundo con su vida sobria y consistente (1ª Pedro 5:8).

Pero, en segundo lugar, el cristiano es sal porque una propiedad muy importante de la sal, además de preservar, es dar sabor.

El cristiano tiene la misión de darle gusto, de darle sabor al mundo.

Esto es, en el mundo hay la ausencia de ciertas cosas vitales que solamente el cristiano puede dar.

El mundo adolece de ciertas anomalías que solamente el cristiano con su vida y testimonio puede corregir; el mundo está lleno de vacíos que solamente el cristiano puede llenar.

El cristiano tiene que ser consciente de que tiene una función muy especial en el mundo, y de que tiene que vivir de acuerdo a esa función que Dios le ha asignado. El cristiano, tiene que considerarse como una flor que embellece y perfuma dentro del desierto de este mundo; tiene que verse a sí mismo como un manantial donde sacian su sed los sedientos de la vida; tiene que verse a sí mismo como un oasis, como una sombra fresca, donde se refugian los cansados y trabajados.

Obsérvese una pregunta que hace el Señor: “pero si la sal se desvaneciera, ¿con qué será salada?

Esto es, si la sal se hiciere insípida, si perdiere su sabor, ¿Cómo se le podrá devolver su salinidad?

Una persona que estudio el asunto de la sal en Palestina escribió:

“Es bien sabido que la sal en este país (Palestina), cuando está en contacto con el suelo o expuesta a la lluvia y al sol, llega a ser insípida y sin valor”.

De manera que la sal corre el peligro de perder su salinidad si entra en contacto con elementos que le dañan, como el suelo, el sol y la lluvia, y existe, entonces, la necesidad de protegerla contra ellos.

La necesidad de proteger lo que somos como cristianos y lo que tenemos de Dios, la expreso Francisco Estrello, cuando escribió: “Observé el destino de la sal cuando pierde su sabor. No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres”.

El peligro es que cuando la sal pierde su función, no sirve para otra cosa, no sirve como abono a la tierra, ni como condimento, etc.

En aquellas tierras de cultivo donde hay sal (salitre) se le combate lavándolas constantemente y haciendo que el agua corra, salga por drenajes. Dicha sal (salitre) es perjudicial.

Así el cristiano, cuando no es lo que Dios le ha indicado que sea, pierde la finalidad específica por la cual el Señor le salvó.

 

CONCLUSIÓN: ¿Qué tanto estamos cumpliendo esta función en el mundo? “Vosotros sois la sal de la tierra y la luz del mundo”

 

 

 

MINISTERIO IGLESIA APOSTOLICA INTERNACIONAL.

 

JOSUE NAYIB

APOSTOL

Escógenos varones, y sal a pelear contra Amalec

 

“Escógenos varones, y sal a pelear contra Amalec; mañana yo estaré sobre la cumbre del collado, y la vara de Dios en mi mano. E hizo Josué como le dijo Moisés, peleando contra Amalec; Moisés, Aarón y Hur subieron a la cumbre del collado. Y sucedía que cuando alzaba Moisés su mano, Israel prevalecía; mas cuando él bajaba su mano, prevalecía Amalec. Y las manos de Moisés se cansaban; por lo que tomaron una piedra, y la pusieron debajo de él, y se sentó sobre ella; y Aarón y Hur sostenían sus manos, el uno de un lado y el otro de otro, así hubo en sus manos firmeza hasta que se puso el sol. Y Josué deshizo a Amalec…”, (Éxodo 17:8-16).

Damos gracias a Dios ya que la Biblia describe a los hombres escogidos por Dios como seres humanos con características normales: débiles, que se cansan, que tienen hambre, que pueden rendirse por la carga. Moisés también se cansaba, y era necesaria la presencia de dos hombres que le ayudaran. Cuando Moisés levantaba sus manos en señal de adoración a Dios e implorando su favor, Israel tomaba ventaja; pero cuando se cansaba y bajaba los brazos, prevalecía Amalec. Es así que Aarón y Hur se dieron cuenta de la realidad humana de Moisés, que aunque era un hombre de Dios, necesitaba de la fidelidad de sus ayudantes; se dieron cuenta que Dios los había llamado para esa hora y los había puesto cerca a su líder. Se percataron que su líder necesitaba ayuda.

Una de las cosas que necesita el líder es que Dios levante a personas fieles, que sean de apoyo, que los cuiden de los peligros, de la mala voluntad de muchos falsos “hermanos”. El apóstol Pablo fue víctima de esos falsos “hermanos” que, fingiendo amor y deseo de estar con él, lo traicionaron, lo difamaron y se opusieron a su ministerio. 2 Corintios 11.

Por eso se necesitan personas de apoyo, que amen y sean fieles a Dios y a su líder. Los inmediatos a él, sus familiares, son los primeros que deben apoyar la labor. Todos los que están cerca de un Siervo de Dios, deben colaborar con él fielmente, y no dejarse llevar por el diablo para atacar o destruir.

 Pero, gracias a Dios a pesar de tener tantas adversidades Moisés plantea una estrategia. Fíjese cómo le dice a Josué: "Escógenos varones"; no le dice: "Escógenos varones guerreros" porque en realidad no eran guerreros. El pueblo de Israel estaba recién salido de una esclavitud de 430 años cuyo opresor fue Egipto y su rey Faraón. Debemos entender también que ninguno de ellos había recibido entrenamiento para pelear (ningún esclavo es entrenado para el combate). Sus manos, sus vistas, sus piernas, aún sus sentidos no estaban acostumbradas a la batalla, y debido a esa dificultad e impedimento, tenían que depender enteramente de Dios.

Primero, la selección: "Escógenos varones", segundo, la orden: "Sal a pelear contra Amalec" Josué no protestó: "¿Por qué yo?" "¡Yo solamente no estoy aquí, también está Aarón y Hur! ¡Yo soy joven e inexperto! ¡Envía a Aarón o a Hur! Ninguna de estas cosas dijo Josué, él simplemente obedeció el mandato: "E hizo Josué como le dijo Moisés". Josué sabía que no estaba preparado para guerrear, pero si sabía que el Señor lo iba a hacer. Él iba a vencer. Él iba a pelear por ellos. Él confió en Dios igual como David cuando se enfrentó con Goliat: "Y sabrá toda esta congregación que Jehová no salva con espada y con lanza; porque de Jehová es la batalla, y él os entregará en nuestras manos." (1ª Samuel 17:47).

 Moisés les hablo "Mañana yo estaré sobre la cumbre del collado, y la vara de Dios en mi mano. "¿Cómo es la cosa? ¿Qué va a hacer Moisés en la cumbre del collado? ¿Por qué nos deja solos en este momento más crucial? ¿Por qué se va a esconder? ¡Debería estar aquí con nosotros! Es muy posible que el pueblo haya pensado así. Las mentes carnales están en todas partes, y no entienden lo de Dios: "Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente." (1ª Corintios 2:14). ¡Qué cosa tan ilógica para la razón humana, pero era la lógica, la razón y la estrategia de Dios!

¿Qué iba a hacer Moisés en la cumbre del collado? Collado es una pequeña elevación de terreno. Él subió hasta ese sitio alto para contemplar el desarrollo de la batalla. Pero además de eso, dijo que tendría "la vara de Dios" en su mano. Vara es símbolo de poder. Él tendría el poder en su mano y de él dependería la victoria o la derrota del pueblo. La decisión estaba en sus manos. Moisés aceptó el reto.

Ahora, la lógica de Dios no era que Moisés combatiera cuerpo a cuerpo con los amalecitas, sino que estuviera en la cumbre del collado mientras se libraba la batalla. Pero no en todas las batallas que libró Israel sucedía de la misma manera. Esta fue sólo una estrategia u operación de Dios: "Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo." (1ª Corintios 12:6). Dios hace como Él quiere.

"Y Moisés y Aarón y Hur subieron a la cumbre del collado." Él subió al collado, pero no lo hizo solo: Dos hombres más lo acompañaron. Veamos algo, mientras que el pueblo al mando de Josué combatía a los amalecitas, tres hombres: Moisés, Aarón y Hur subieron al collado. ¡Qué misterios ocultos los de Dios! Más adelante veremos la función de los compañeros de Moisés.

"Y sucedía que cuando alzaba Moisés su mano, Israel prevalecía; mas cuando él bajaba su mano, prevalecía Amalec."

De este estudio esta es la parte que más me ha impactado, y es ese "alzar" de las manos de Moisés. No era el simple hecho de levantar las manos. Era una operación en obediencia. No creo que esto fue algo que se le ocurrió a Moisés. Este plan tiene que haber sido concebido en el trono celestial. Era el plan de Dios, era la estrategia de Dios para ese momento. ¿Qué hubiera ocurrido si Moisés no hubiera obedecido la orden? ¿Qué hubiera pasado con ese pueblo que tenía su mirada puesta en Moisés? ¿Cuál era la orden? ¿Cuál era el mandato de Dios? ¿Era que Josué estuviera en el collado y Moisés en el terreno de batalla? ¿Qué hubiera pasado si se hubieran invertido los papeles? La respuesta hubiera sido: DERROTA, FRUSTRACIÓN, FRACASO.

¿Cuándo prevalecía Israel? Solamente CUANDO MOISÉS MANTENÍA SUS MANOS LEVANTADAS.

¿Cuándo prevalecía el enemigo? Solamente CUANDO MOISÉS BAJABA SUS MANOS.

El enemigo aventajaba al pueblo de Dios cuando Moisés bajaba las manos. La lección es para nosotros, los guerreros del Señor. Tenemos que mantener las manos espirituales levantadas, (aunque Dios, que es soberano, puede pedirnos en cualquier momento o situación que levantemos nuestras manos físicas). Una cosa es cierta, si Moisés hubiera tenido las manos levantadas todo el tiempo, la batalla hubiera sido más corta y la victoria se hubiera obtenido más rápido.

"Y las manos de Moisés se cansaban; por lo que tomaron una piedra, y la pusieron debajo de él, y se sentó sobre ella"

Los compañeros de Moisés actuaron aún sin Moisés pedirle que lo hicieran. Ellos se dieron cuenta que Moisés estaba cansado y que las manos se le caían del cansancio. ¿Qué hicieron?: Buscaron y encontraron una piedra. ¡Qué gloriosa es la Palabra de Dios! ¡Una piedra! Colocaron la piedra en posición y sentaron a Moisés encima de ella. Piedra, es la base y fundamento de algo.

Pedro le dijo a los judíos: "Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo. Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos." (Hechos 4:11-12). Y también Pablo le dijo a los gentiles Efesios: "Edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor; en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu." (Efesios 2:20-22)

Moisés se sentó porque estaba cansado. La lucha tanto física como espiritual fue dura. Me imagino a Satanás tratando fuertemente para que las manos de Moisés se debilitaran y bajaran porque él sabía que en ese "alzar" de las manos de Moisés estaba la victoria. Estaba agotado pero tenía compañeros que le sirvieron de soporte. Fueron sus ayudas. Fueron los que sostuvieron sus manos. Es cierto que se sentó sobre la piedra, él simplemente dejó caer su cuerpo en posición de descanso sobre la piedra, pero la lucha era en las manos. Ellos se las sostuvieron en lo alto. ¡Qué importante son los compañeros de oración! ¡Qué lección nos nuestra el Señor! Si eres intercesor de Dios pues debes tener compañeros que te ayuden en el momento de la batalla. Hay ocasiones en que tendrás la victoria tú solo, pero en la mayoría de los casos se requiere de la ayuda de otros compañeros intercesores. Si lo haces solo pues no vas a poder vencer. Por eso es que muchas veces intercedes por rato y nada, no sucede nada, lo que pasa es que esa lucha que estás librando no la puedes hacer solo, es una lucha muy sobrenatural, es una lucha en donde se requiere el compañerismo de otros que te ayuden porque si no están ellos, pues lamentablemente no podrás vencer.

Este sentarse de Moisés en la piedra simboliza el descanso que nos da el Señor cuando le aceptamos con todo nuestro corazón. Al Moisés sentarse entró en descanso. Esto nos quiere decir que todo intercesor debe estar en posición de descanso (hablo de descanso espiritual). Con respecto a ese descanso Jesús dijo las siguientes palabras: "Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga." (Mateo 11:28-30). También el escritor de la epístola a los hebreos escribió: “Pero los que hemos creído entramos en el reposo" (Hebreos 4:3).

"Y Aarón y Hur sostenían sus manos, el uno de un lado y el otro de otro; así hubo en sus manos firmeza hasta que se puso el sol."

El trabajo o tarea de los compañeros de Moisés fue de apoyo. Ellos apoyaron a Moisés. Si ellos dos no hubieran estado allí pues el pueblo de Israel hubiera perdido tan importante batalla. Se estaba iniciando como pueblo guerrero. Era su primer combate. ¡No podían perder! Ellos se dieron cuenta de lo que estaba sucediendo y actuaron. No se quedaron parados solamente observando. Ellos tomaron la decisión de actuar en fe. Ellos no dudaron de lo que iban a hacer, actuaron impulsados por Dios. Esa sabia decisión le dio la victoria a Israel. Dice que ellos sostenían las manos de Moisés. Ambos estaban al lado de él. Uno a un lado y otro al otro lado. Eso es señal de ayuda. Ellos mantuvieron firmes las manos de Moisés para que no se cayeran, porque cuando esto sucedía pues Israel era derrotado.

 Hay cosas que no entendemos, pero si Dios nos ha mandado a hacer o a actuar en algo, así no sepamos lo que se está haciendo. Eso no es problema nuestro, ese es problema de Dios. Mi problema es hacer lo que Dios me ordene, mi problema es obedecerle. No importa si no veo el resultado, de seguro Dios si lo está viendo. Por eso es que tenemos que actuar como Aarón y Hur, en fe.

La batalla muchas veces se extiende porque nosotros mismos estiramos el tiempo cuando no obedecemos cabalmente la ordenanza del Señor. Y vemos que la victoria no llega, pero debemos hacernos esta pregunta: ¿Qué está sucediendo? ¿Qué no estoy haciendo bien? ¿Dónde está la falla?. Dios nos va a responder porque la batalla es de Él. Reflexionemos, hermanos; si Dios nos encomendó una misión, pues cumplamos al pie de la letra las órdenes que el Señor nos vaya dando. Nuestro enemigo pondrá obstáculos, pero Dios es mayor que nuestro enemigo. Volemos por encima de los obstáculos, y cumplamos con Dios.

En este relato vemos que no todos han sido llamados a interceder. Cuatro hombres son mencionados aquí: Moisés, Aarón, Hur y Josué. Y cada uno tenía una función distinta:

1°.-Moisés. La tarea de él era levantar las manos hacia el cielo. Humanamente hablando, se puede decir que él era el personaje principal. Dios pudo haber utilizado a otro, pudo haber utilizado a Aarón para la tarea de levantar las manos, pero no fue así. Lo hizo con Moisés. A él le tocó la parte de interceder por el pueblo para que no pereciera en esa batalla feroz y desigual.

2°.-Aarón y Hur. Dios utilizó a estos dos en la misma tarea. Ambos hicieron lo mismo. Sostuvieron las manos de Moisés en alto. Ellos no levantaron sus manos cuando Moisés se cansaba. Ellos sostenían las mismas manos de Moisés. Pudieron haberlo hecho, pudieron haber levantado sus propias manos, pero esa no era la estrategia de Dios, y no hubiera dado resultado.

3°.-Josué. A este hombre fue que le toco pelear cuerpo a cuerpo con los amalecitas. Cuando termina la batalla se hace el siguiente comentario: "Y Josué deshizo a Amalec y a su pueblo a filo de espada."

En otra ocasión, cuando Dios le iba a dar las tablas de la ley a Moisés, también actuaron estos mismos cuatro hombres de Dios: "Entonces Jehová dijo a Moisés: Sube a mí al monte, y espera allá, y te daré tablas de piedra, y la ley, y mandamientos que he escrito para enseñarles. Y se levantó Moisés con Josué su servidor, y Moisés subió al monte de Dios. Y dijo a los ancianos: Esperadnos aquí hasta que volvamos a vosotros; y he aquí Aarón y Hur están con vosotros; el que tuviere asuntos, acuda a ellos." (Éxodo 24:12-14)

1°Moisés. Otra vez le tocó subir al monte, esta era una de las tareas de Moisés: "Subir al monte", que significa: La oración, la intercesión, el rogar por otros ante Dios. Él estaba tan ligado a esto de subir al monte que fue en uno de ellos (Nebo) en donde él murió. En este caso Moisés tuvo la misma tarea que en el anterior, sólo que no levantó las manos.

2°Josué. Para este momento ya Josué era ayudante de Moisés, y lo siguió hasta cierta distancia en el monte. Él le sirvió de apoyo a Moisés pero no como en el caso anterior de Aarón y Hur que tuvieron el contacto directo. El caso ahora con Josué es a la distancia, no contacto directo. Para esta nueva tarea no se requería que estuviera alguien en contacto directo con Moisés.

 Aarón y Hur. Nuevamente los dos juntos pero en otra tarea. Les tocaba ahora servir de jueces, pero juntos, el mismo oficio.

¿Qué nos enseña esto? Que no todos tenemos la misma tarea que realizar, pero en cualquier circunstancia Dios puede llamarnos para hacer ciertas tareas conjuntamente con alguien más, como el caso de nuestros ojos, ambos ven las mismas cosas, tienen igual función, a menos que tengas un solo ojo bueno.

 Debemos compartir nuestras funciones, pero en conjunto hay un objetivo: La edificación del cuerpo de Cristo: "Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo" (Efesios 4:11-12)

 "En los negocios de mi Padre me es necesario estar" (Lucas 2:49) A pesar de que Jesús dijo esta frase cuando sólo tenía doce años de edad, pero que gran verdad dijo.

Esta frase enérgica y decisiva también debemos aplicárnoslas a nosotros mismo en todas las cosas que Dios nos ordena hacer.

¡Qué bendición! A pesar de que Josué era joven, no se comportaba como cualquier joven entre el pueblo: ¡Nunca se apartaba de en medio del tabernáculo! Siempre estaba allí, cerca del hombre de Dios, cerca de la presencia de Dios.

"Y hablaba Jehová a Moisés cara a cara, como habla cualquiera a su compañero. Y él volvía al campamento; pero el joven Josué hijo de Nun, su servidor, nunca se apartaba de en medio del tabernáculo." (Éxodo 33:11)

Josué era un hombre de Dios y entendió cabalmente el plan estratégico que Dios estaba dando a través de Moisés. Entendió que era una estrategia de Dios; él había visto y creído los hechos que Dios obró en Egipto para libertarlos, y tenía fe que era Dios quien iba a librarlos tal como los libró en el Mar Rojo de manos de los egipcios. A través de esta búsqueda de Dios fue que Dios lo utilizó para dar la victoria. ¿Fue por él la victoria?: Josué fue una pieza más en el rompecabezas de la batalla contra los amalecitas. “Y Josué deshizo a Amalec y a su pueblo a filo de espada."

Cuál es el fin de estas palabras? Un colaborador está comprometido con el ministro que lo cubre, tiene la misma visión, edificar el cuerpo de Cristo, podemos ver a Bezaleel y Aholiab en la elaboración de los utensilios de oro en el Tabernáculo como le habían ordenado a Moisés, (Éxodo. 31:2-6).

Es deber del colaborador guardar a su líder en lo espiritual y moral. Orar por él, estar atento a sus necesidades, no permitir que nadie le haga daño, estar a su lado para apoyarlo y animarlo a alcanzar sus metas, garantizando su respaldo incondicional; pues es su privilegio. Amén.

“…Asimismo te ruego también a ti,  compañero fiel,  que ayudes a éstas que combatieron juntamente conmigo en el evangelio,  con Clemente también y los demás colaboradores míos,  cuyos nombres están en el libro de la vida”... Filipenses 4:3

Seamos obedientes en convertirnos en verdaderos colaboradores en llevar a todas partes el mensaje de esperanza en Cristo Jesús. Marchemos juntos, hombro con hombro, como uno solo en Cristo, dando lo mejor de nosotros a nuestros siervos y consiervos esperando lo mejor de Dios. El Cuerpo de Cristo, como todos los cuerpos, consta de muchas partes. Hay extremidades, órganos, y varios miembros que, de aislarse, no tienen utilidad, pero cuando se juntan forman el cuerpo entero. Usted debe estar seguro de que está operando en el ministerio y en el llamado correcto, para que la Unción lo respalde y su vida sea prospera en años y frutos.

Su hno. Desde el cono sur Josué Nayib.

 

 

MINISTERIO IGLESIA APOSTOLICA INTERNACIONAL.

 

 

 

JOSUE NAYIB

APOSTOL

® Ministerio Iglesia Apostólica Internacional - Registro Publico 974

Templo central: Calle el resbalón nº1687 - Cerro Navia - Santiago

Días de Reuniones: Martes: 19:30 hrs. - Jueves: 19:30 hrs.

Domingos: Escuela biblica-10.00 am / Reunión de Jovenes-15:00 hrs.

Reunión General: 18:00 hrs.

Derechos Reservados © MIAI 2014

Submitting Form...

The server encountered an error.

Form received.

¿Quieres que oremos por ti o por algún hermano?

Escríbenos