ESTUDIOS

SIGUIENDO SU PALABRA

"Caín y Abel "Génesis 4:1-16

 

Introducción: Hay en la Biblia dos hombres, hermanos entre sí, que representan estas dos posturas, estas dos formas de presentarse ante Dios. Uno es Caín y el otro es Abel. Ambos, hijos de Adán y Eva, de la misma sangre, salidos del mismo vientre materno, pero con actitudes muy diferentes, el uno del otro. Tanto Caín como Abel nacieron fuera del huerto de Edén, luego de la caída de sus padres. Ambos habían heredado la misma naturaleza pecaminosa de aquéllos.

 

En lo que se refiere al nacimiento y a la educación religiosa, estos hermanos eran iguales. Ambos eran pecadores, y ambos reconocían que Dios demandaba reverencia y adoración. En su apariencia exterior, su religión era la misma hasta cierto punto; pero más allá de esto, la diferencia entre los dos era grande.

 

En la palabra no dice que Caín llevo lo peor, simplemente dice que llevo ofrenda. Es más Dios sabe de el esfuerzo que hizo Caín, recuerda que el trabajo de labrar la tierra no es fácil, no es un trabajo para flojos.

 

Dios miro dos cosas, miro a Abel y miro su ofrenda. V 4 b “Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda;” de la misma forma mira a Caín y mira su ofrenda. V 5 a “pero no miró con agrado a Caín y a la ofrenda suya”

 

Dios primeramente mira al hombre, pero después mira la ofrenda no podemos separar al hombre de la ofrenda.

 

Dios mira nuestro corazón. 2 Corintios 9: 7 “Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.”

 

En el corazón de Caín había maldad. V 6 “Entonces Jehová dijo a Caín: ¿Por qué te has ensañado, y por qué ha decaído tu semblante?”

 

Aquí encontramos el tipo de dos clases de cristianos, uno que se congrega porque ama a Dios y su actitud es la mejor y otro que hace las cosas porque le toca. Hoy nuestra ofrenda ya no son los animales, ni el producto del campo. Nosotros somos esa ofrenda viva y el templo es el lugar donde nos damos en sacrificio. Romanos 12: 1 “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.”

 

(Heb. 11: 4.) El escritor de Hebreos señaló que por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín” (11:4). La frase “por la fe” es clave para entender por qué Dios aceptó la ofrenda de Abel y rechazó la de Caín. El apóstol Pablo añadió que “la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios” (Romanos 10:17). La fe está basada en la Palabra o instrucción divina. Donde no existe instrucción divina, el hombre no puede actuar “por fe”. Por tanto, podemos concluir que cuando Abel ofreció “por la fe”, procedió de acuerdo a las instrucciones divinas en cuanto al sacrificio, mientras que Caín menospreció tales instrucciones. Abel comprendía los grandes principios de la redención. Veía que era pecador, y que el pecado y su pena de muerte se interponían entre su alma y la comunión con Dios. Trajo la víctima inmolada, la vida sacrificada, y así reconoció las demandas de la ley que había sido quebrantada.

 

El espíritu de Caín hace que veas a tu familia, a tus hermanos como enemigos tuyos. Ellos están contra ti, y entonces te levantas en contra de ellos. Le hablas mal, lo ofendes, le pasa por al lado y no le saludas, y si le hablas es ofendiendo, haciendo sentir mal al hermano. Es para destruir las relaciones, comienzas a levantarte contra esa persona, comienzas a hablar todos los días contra esa persona, ya no lo ves como tu hermano, fue el sentir el hermano mayor, en la parábola del hijo prodigo, cuando le reclamo al padre: he ahí este tu hijo…….

 

Hay gente que se levanta contra ti, y no le has hecho nada. Son Caín gratuitos que uno enfrenta. Déjeme decirle algo, algo que duele más es cuando tú sabes que alguien cercano, a quien consideras tu hermano(a), se levanta contra ti sin causa, y te traiciona, es el espíritu de Caín. 1 Juan 4: 20. Si alguno dice yo amo a Dios, y aborrece a su hermano es mentiroso, pues el que no ama a su hermano, a quien ha visto, ¿Cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?

 

Esta generación está siendo afectada por el espíritu de Caín, la envidia, el resentimiento, el odio, el rencor, los pleitos, entre esposos, entre hijos ,entre hermanos, pero hoy nos levantamos contra el espíritu de Caín, y le decimos fuera de nuestros hogares, de nuestras familias, de nuestras vidas.. Hoy decidimos perdonar a nuestro hermano, decidimos romper con el odio, la amargura, los pleitos en el hogar, con el pecado, con los celos, la ira, la contienda, y dar amor a la familia y a la iglesia. La Biblia nos dice:

 

1 Juan 3: 15 dice. Todo aquel que aborrece a su hermano es homicida; y sabéis que ningún homicida tiene vida eterna permanente en el.

 

Así que te tengo una noticia: tenemos que aprender a amar a nuestros hermanos, amar es un mandamiento de la gracia.1 Juan 5: 23. Y este es su mandamiento: que creamos en el nombre de su hijo Jesucristo, y nos amemos unos a otros como nos lo ha mandado.

 

Amar es una decisión, no una emoción. Hay gentes que son difíciles, pero Dios dice que debemos amarlas. Amar requiere perdonar esa persona, ese hermano, esa palabra, esa actitud, Dios te dice hoy perdona, pide perdón, restaura la relación con tu hermano(a). Pero pastor ella no me habla, ella no me saluda, salúdele usted, venza el mal con el bien, procure la paz con todos, ame, siembre amor, bendiga y no maldiga, bendiga siempre a su hermano.

 

1 Juan 2: 9: El que dice que está en la luz, y aborrece a su hermano, está todavía en tinieblas,

Caín tuvo la misma oportunidad que Abel para aprender y aceptar estas verdades. No fue víctima de un propósito arbitrario. No fue elegido un hermano para ser aceptado y el otro para ser desechado. Abel eligió la fe y la obediencia; Caín, en cambio, escogió la incredulidad y la rebelión. Todo dependió de esta elección.

 

Caín y Abel representan dos clases de personas que existirán en el mundo hasta el fin del tiempo. Una clase se acoge al sacrificio indicado; la otra se aventura a depender de sus propios méritos; el sacrificio de éstos no posee la virtud de la divina intervención y, por lo tanto, no puede llevar al hombre al favor de Dios. Sólo por los méritos de Jesús son perdonadas nuestras transgresiones. Los que creen que no necesitan la sangre de Cristo, y que pueden obtener el favor de Dios por sus propias obras sin que medie la divina gracia, están cometiendo el mismo error que Caín. Si no aceptan la sangre purificadora, están bajo condenación. No hay otro medio por el cual puedan ser librados del dominio del pecado.

 

La ofrenda va ligada al oferente.

 

Dios abomina cualquier ofrenda y sacrificio que no parte de un corazón recto y rendido a Su voluntad. Justamente el camino de Caín fue el camino de la iniquidad, camuflado de espiritualidad. En otras palabras: A Dios no se le puede “comprar”.

 

De hecho, a Dios no le agradó la ofrenda porque no le agradó el oferente. ¿Por qué? La respuesta la podemos obtener más adelante en la Palabra. El sujeto aquí no es ya Caín, sino parte del mismo pueblo de Dios: Hastiado estoy de holocaustos de carneros y de grasa de animales gordos; no quiero sangre de bueyes ni de ovejas ni de machos cabríos. No me traigáis más vana ofrenda; el incienso me es abominación. Luna nueva, sábado y el convocar asambleas, no lo puedo sufrir. ¡Son iniquidad vuestras fiestas solemnes! Mi alma aborrece vuestras lunas nuevas y vuestras fiestas solemnes; me son gravosas y cansado estoy de soportarlas” (Isaías 1: 11-14)

 

Caín es el hombre moral o de religión, que se justifica por las obras que hace con sus esfuerzos y razonamientos, y por las buenas acciones de su vida que alegóricamente son los frutos de haber labrado su tierra-alma. Sin embargo, Abel es un hombre que sabe que no tiene nada que no le haya dado Dios y que al igual que en el evangelio se relata sobre aquel hombre que se golpeaba el pecho ante el muro del templo, y pedía que Dios fuere propicio con él, reconociéndose pecador. El otro del muro decía: Gracias Dios porque no soy como los otros hombres... y se consideraba justo. (Lucas 18:13). Abel era pastor de ovejas, ósea que predicaba la Palabra de Dios, y ofrece a Dios la más gorda porque sabe que no es fruto suyo sino de Dios. Es decir, que le da las gracias a Dios porque le ha dado fe a una persona y se ha convertido del mundo a Dios, y pone su vida por esta persona ante Dios.

 

1.- En los dos hijos de Adán y Eva originan dos sistemas religiosos diferentes que alcanzó a todo el mundo.

 

2.- Con Abel y Caín surgen dos sistemas diferentes de buscar a Dios, el verdadero y el falso.

 

3.- Los dos sistemas religiosos oriundos de Abel y Caín continuarán hasta el fin del mundo; por un lado unos adorarán verdaderamente a Dios, por otro, muchos adorarán la bestia y su imagen.

 

Te invito a fijar en el texto de Génesis 4, el cual nos orienta a cuidar para no seguir los pasos de Caín sino el de Abel, (CAIN) el promotor del sistema falso de religión en el mundo.

 

Las ofrendas de Caín y Abel fueron diferentes. Caín demostró un orgulloso corazón incrédulo. En consecuencia, él y su ofrenda fueron rechazados. Abel llegó en calidad de pecador y, conforme a lo establecido por Dios, por medio de su sacrificio expresaba humildad, sinceridad y obediencia y fe.

 

I. UNA RELIGIÓN BASADA EN LA OPINIÓN HUMANA NO ES APROBADA POR DIOS – Génesis 4:1-5.

 

1. Mientras Abel humildemente se aproxima de Dios con corazón quebrantado llevando un cordero que seria muerto en su lugar como Dios ordenara, Caín elige los mejores frutos de la tierra para realizar una adoración más atrayente que un sacrificio de un cordero sangrando y muerto.

 

2. En la actitud de Caín surge la predominante religión por las obras, según lo que se cree, siguiendo la opinión propia, sin confianza plena en la revelación de Dios, sin humildad, que da origen a diversas religiones en el mundo; aunque sean diferentes las formas, tienen la misma base: la opinión humana.

 

3. Antes de la segunda venida de Jesús habrá solamente dos grupos de religiosos, los aprobados por los hombres y los aprobados por Dios, los falsos y los verdaderos adoradores, los injustos y los justos, los infieles y los fieles, los que adoran la bestia y su imagen y los que adoran en espíritu y en verdad (Apocalipsis 13 y 14).

 

El apóstol Pablo, describe algunas características de los hombres de los últimos días, En 1 Timoteo 3:1-5 dice:

 

“También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos, porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negaran la eficacia de ella; a estos evita”.

 

Los dos hermanos levantaron altares semejantes, y cada uno de ellos trajo una ofrenda. Abel presentó un sacrificio de su ganado, conforme a las instrucciones del Señor. "Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda."(Gén. 4: 4.).

 

II.UNA RELIGIÓN ES FALSA CUANDO SE PRESTA CULTO A DIOS SIN SEGUIR LOS PRINCIPIOS DIVINOS SOBRE ADORACIÓN – Génesis 4:3-8

 

1. Mientras Abel adoró siguiendo la revelación de Dios transmitida por su padre, Caín adoró siguiendo sus propias convicciones exaltando a su ego ignorando la pura y simples voluntad de Dios.

 

-El espíritu de CAIN, Puede dar apariencia de religiosidad, sin embargo lo primero que trabaja en el corazón, es la envidia, celos y disgusto familiar. (En la familia y en la iglesia).

 

-El espíritu de CAIN es altivo, no busca el bien del otro, sino solo su propia satisfacción y afecta sus descendientes…

 

No olvidemos que CAIN era hijo de Adán y Eva. Aprendió sobre las ofrendas, aprendió que debía presentarse delante de Dios en actos de adoración, aprendió el ritual,

 

Hay quienes piensan que la ofrenda de Caín era inaceptable porque no era una ofrenda en la que se derramara sangre. Otros piensan que no era aceptable porque era una ofrenda de vegetales y no de animales. Sin embargo, había muchos tipos de ofrendas en las leyes de Dios, en las que sin haber derramamiento de sangre, eran perfectamente aceptables. Por lo tanto, es lógico pensar que no fue por el hecho de que en la ofrenda de Caín no se derramara sangre, por lo que Dios la rechazó.

 

El espíritu de Caín mata y destruye las RELACIONES FRATERNALES (entre Hermanos) esto incluye hermanos de sangre y hermanos en la fe, este espíritu de Caín sabe que si logra su cometido causara grande dolor entre la familia y en la iglesia.

 

Hoy día CAIN no te mata solo físicamente, sino espiritualmente, hay gente que no te mata físicamente, pero te están matando con comentarios mordaces, hay palabras, que son como golpes de espada que atraviesan el corazón de las personas. Cuando te reúnes a criticar, a despellejar a alguien, te conviertes en un asesino, estas matando a tu hermano. La frase yo no quiero saber de fulano, de ese hermano, lo aborrezco. Eres un homicida. Eres un asesino...

 

2. En Abel surge el sistema religioso basado en el principio del amor y la fe en Jesús, su vida inocente y su muerte vicaria representado en el sacrificio del cordero; en Caín surge la religión sin Cristo y sin principios, en la cual nasce el desprecio y el odio por los verdaderos hijos de Dios.

 

3. En toda la historia del cristianismo los verdaderos cristianos fueren terriblemente perseguidos por sistemas políticos y religiosos, muchos fueron mártires como Abel y ejemplo de fe verdadera; en los últimos días antes de la segunda venida de Cristo a este mundo, habrá los religiosos de la parte de Abel y los de la parte de Caín con intensa persecución y muerte de los fieles.

 

III. UNA RELIGIÓN VIVIDA SOLAMENTE EN DIA DE CULTO DEFORMA LA VIDA DEL ADORADOR – Génesis 4:5-16

 

1. Mientras Abel salía transformado de la presencia de Dios, Caín sale trastornado; mientras Abel sale en justificado del culto, Caín sale terriblemente ensañado; mientras Abel sale en paz de la práctica de la adoración; Caín sale con el semblante caído, triste e infeliz con deseo de matar y no de examinar su vida.

 

2. En Caín experimenta la gracia de Dios extendida a todo pecador reprehensible; Dios habla, orienta dos veces y aún lo deja vivir cuando sería justo matar al pecador impenitente, pero la dureza del corazón dominado por el pecado de una religión falsa lo lleva a odiar, matar e ignorar las dos veces que Dios le ofrece gracia; y por fin se aleja dando las espaldas para Dios.

 

3. El culto y la adoración que no cambia el interior humano provoca estragos en la sociedad y en la vida de los verdaderos adoradores, este es el motivo de la existencia de millares de mártires que dieron la vida por preservar su fe en el verdadero Dios. Los dos tipos de sistemas religiosos serán nítidos antes de la segunda venida de Jesús.

 

Caín, sin hacer caso a Dios, descarga su resentimiento matando a Abel su hermano. Este es el primer crimen registrado en la Biblia. Fue una acción calculada fríamente y con engaño. No se especifica el diálogo que mantuvieron los hermanos ni la forma en que Caín mató a Abel, pero sí que hubo derramamiento de sangre.

 

CONCLUSIÓN: 1.- En primer lugar, aprendemos que Dios no busca adoración, pero sí adoradores humildes y fieles dispuestos a vivir la verdadera religión basada en la divina revelación.

 

2.- En segundo lugar, la verdadera adoración al verdadero Dios no está separada de la vida práctica, pues la religión verdadera está presente en todos los lugares y momentos de la vida.

 

3.- En tercer lugar, Dios no desea visitas en la iglesia, el desea la compañía constante de los que lo buscan en los cultos de adoración.

 

No es hora de admirarnos de Caín es la hora de hacernos un autoanalices de nuestro corazón.

 

¿Cómo está tu corazón delante de Dios?

 

¿Qué cosas están muy escondidas allí que todavía no arreglaste seriamente con Dios?

 

¿Cómo reaccionas o qué expresas cuando algo tuyo no es aprobado o aceptado?

 

¿Cómo tratas a tus hermanos cuando sus ofrendas son aceptadas, cuando sus ministerios son reconocidos o cuando son elegidos en lugar tuyo?

 

¿Continuas amando a tu hermano o lo “asesinas” con tus palabras, tus indiferencias y tus críticas?

 

No lleves tu ofrenda por necesidad, ofrécela por agradecimiento

 

Y por último, No hay mayor maldición sobre la tierra que la religión vacía, vana, aquellos que tienen una apariencia de piedad, pero niegan el poder de Dios (2 Timoteo 3:5). Muchos están muertos de miedo de "humanismo secular" o de ateísmo, pero la religión muerta envía a más gente al infierno que cualquier otra cosa. Su hno. Desde el Cono Sur Josué Nayib. 20. marzo.2015

 

 

MINISTERIO IGLESIA APOSTOLICA INTERNACIONAL.

MARZO 2015.

 

 

JOSUE NAYIB

APOSTOL

"EL PADRE TIENE CONTENTAMIENTO EN EL HIJO"

 

En el anterior contenido procuraremos revelar la verdadera identidad del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo concluyendo en la importancia del Nombre de Jesús en el bautismo. Pero existen muchísimas citas bíblicas que merecen explicación, como aquellas oportunidades cuando el Padre responde desde el cielo:

 

1. Mateo 3:17 En el bautismo en el Jordán:  Este es mi Hijo amado, en el cual tengo contentamiento. Marcos 1:11; Lucas 3:22.

2. Mateo 17:5 En el monte de la transfiguración: Este es mi Hijo amado, en el cual tomo contentamiento; a él oíd. Marcos 9:7; Lucas 9:35; 2ª Pedro 1:17: Ese es el amado Hijo mío, en el cual yo me he agradado.

3. Juan 12:28-30 En Jerusalén, Jesús ora: Padre, glorifica tu nombre. Entonces vino una voz del cielo: Y lo he glorificado, y lo glorificaré otra vez.

 

Si el Padre y el Hijo son el mismo ser, ¿Cómo pues se hablan y responden entre ellos? Creo que se puede explicar de varias maneras:

 

1. Dios desea estar con el hombre: Proverbios 8 personificando a la sabiduría, que no es otra cosa que el pensamiento de Dios, dice en el verso 31: Me regocijo en la parte habitable en su tierra; Y mis delicia son con los hijos de los hombres. El Salmo 149:4 enseña que Jehová toma contentamiento con su pueblo. Dios creó al hombre para comunicarse con él, pero el propósito fue estorbado a causa del pecado. Llegó a tal desagrado la relación, que del mismo cuerpo sacerdotal se queja en Malaquías 1:10: ¿Quién también hay de vosotros que cierre las puertas o alumbre mi altar de balde? Yo no recibo contentamiento en vosotros, dice Jehová de los ejércitos, ni de vuestra mano me será agradable el presente. Esto nos enseña que la religión por sí sola no es suficiente para allegarse al Creador. A causa de las rebeliones, la relación con Dios estaba rota y sin opciones de restaurarse, al menos desde el lado humano. Sólo Dios, con su misericordioso poder lograría el milagro. El Salmo 14:2enseña que el Altísimo buscó a un entendido para hablar con Él y no lo halló.

 

2. Dios abre el camino para el reencuentro: 1ª Timoteo 3:16 establece que Dios fue manifestado en carne, dicha encarnación abre todas las puertas de las bendiciones a la humanidad.

Dios realiza una obra que puede comprenderse solo mirándola desde sus ojos y corazón. En Apocalipsis 22:16 Jesús se presenta como raíz y rama del linaje de David. Como raíz sustenta y afirma al árbol, pero, como rama depende de la raíz pudiendo ser cortada sin afectar el crecimiento del mismo. La doble naturaleza del Señor es revelada aquí: Como raíz entendemos su divinidad y como rama su humanidad. Cumpliendo una doble labor, el Creador soluciona el conflicto de comunicación con el hombre. El único y solo soberano Dios toma la naturaleza humana mediante el virginal vientre de María, y de la manera que la raíz y la rama son un mismo árbol, el Padre y el Hijo son exactamente el mismo, único e indivisible Dios con un solo nombre y propósito eterno. La encamación otorga al Dios eterno e invisible el medio por el cual puede comunicarse con el hombre sin dañarlo. Juan 1:14 dice que en el Verbo encarnado vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre. Como fluye la savia desde la raíz a todas las ramas de un árbol, así el Hijo es el canal por el cual la gracia procede desde el mismo trono de Dios hacia la humanidad. Los discípulos declaran haber tenido un encuentro con la misma palabra: …lo que hemos mirado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida. 1 Juan 1:1.

 

Jesús, como Hijo, era la raíz de tierra seca, sin parecer ni hermosura para que le deseemos, Isaías 53:2. La rama o linaje de David que sería cortado en la Cruz. Como tal, es la primicia de una humanidad redimida, es el hombre perfecto que ha vencido al pecado. Porque lo que era imposible a la ley, por cuanto era débil por la carne. Dios enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado, y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne. Romanos 8:3. Al que no conoció pecado, hizo pecado por nosotros, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él. 2ª Corintios 5:21.

 

Jesús mismo, como Padre, era la raíz de David, la savia santa y celestial que fluye en las entrañas del Hijo. De este postrer Adam, 1ª Corintios 15:45, Dios se agradó, la relación entre un Dios santo y una humanidad restaurada en Cristo resplandece con mayor gloria que al principio. Las siete ocasiones mencionadas en que el Padre respondió de lo alto reflejan que Dios tiene contentamiento (complacencia, dice la versión 1960) en el Hijo. Se siente grato en su persona y de estar en Él. La Biblia, cuando se refiere a esta relación, no la presenta como de un conjunto, uno junto a otro. No se destaca que el Padre esté con el Hijo y lo respalde, sino que el Padre está en el Hijo y emana a través de Él realizando Su obra, leemos en Juan 10:37-38: Si no hago obras de mi Padre, no me creáis. Más si las hago, aunque a mí no creáis, creed a las obras; para que conozcáis y creáis que el Padre está en mí, y yo en el Padre.

 

Este lenguaje resulta dificultoso entenderlo, sin embargo, es frecuente de manera que no es como para ignorarlo. Juan 14:10: ¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo e mí mismo: más el Padre que está en mí, él hace las obras. Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí: de otra manera, creedme por las mismas obras. No es el lenguaje de un conjunto o complemento, sino de una unidad plena donde la manifestación procede de lo espiritual fluyendo a través de lo corporal, pero sin cambiar la identidad y esencia del que bendice. El carácter del Padre y el Hijo son inseparables uno del otro, pues tienen la misma identidad, son la misma persona, si es que puede decirse así, emanando por diferentes naturalezas.

 

El apóstol Juan conoció a Jesús de una forma tan especial que lo presenta radicalmente distinto a los otros evangelios, no en vano tuvo el privilegio de recostar su cabeza en el pecho del Señor. Él puso su cabeza en el pecho del hombre Jesús, pero los latidos de su corazón dejaron una huella indeleble en su vida que tuvo disposición de morir por causa del Nombre, pues eran los latidos del Dios Altísimo que creó los cielos y la tierra.

 

Considerando que Hechos 14:17 enseña que Dios no se dejó a si mismo sin testimonio, hemos de concluir que el Padre mismo da testimonio sobre su Hijo, cada una de las veces que la voz llegó desde el cielo a Cristo se destaca el contentamiento del Padre. El Cristo, como el perfecto exponente y primicia de la humanidad redimida, restaura la relación que el pecado destruyó y, en su propia persona, se une el cielo y la tierra. Queda atrás la queja hecha en Malaquías 1:10. Ahora Dios se goza de estar con el creyente, el renacido en Cristo tiene una comunicación que trasciende las fronteras de lo natural, Hebreos 12:19-28 establece que hoy se nos habla directamente desde las alturas:

 Mirad que no desechéis al que habla. Porque si aquellos no escaparon que desecharon al que hablaba en la tierra, mucho menos nosotros, si desecháramos al que habla de los cielos. La voz del cual entonces conmovió la tierra; mas ahora ha denunciado, diciendo: Aun una vez, y yo conmoveré no solamente la tierra, más aun el cielo…Así que, tomando el reino inmóvil, retengamos la gracia por la cual sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia.

 

Hermanos y amigos, pocas veces nos detenemos a pensar en todo lo que significó al Señor el precio de nuestras almas. Solemos mirar la cruz y consideramos un precio muy alto, y lo es, pero dicho sacrificio tuvo una preparación previa desde el principio del mundo. Apocalipsis 13:8.

 

El sacrificio era sólo el punto cúspide de un intenso preparativo de amor. Mucho trabajo hubo antes de la cruz, un tremendo e inconcebible sufrimiento en el calvario, y aún continúa una ardua labor desarrollada por el Salvador para rescatar al pecador y por nuestra justificación. Creo que conocer un poco de todo ello, no puede provocar menos que detenemos a considerar: ¡Cuánto amor derramado por mí! ¿Qué excelencia de amor impulsó al Eterno a despojarse para salvarme exclusivamente a mí? Al pensar en esto, no puedo más que rendirme a sus pies y adorarle.

 

MINISTERIO IGLESIA APOSTOLICA INTERNACIONAL.

MARZO 2015.

 

 

JOSUE NAYIB

APOSTOL

"EL BAUTISMO EN AGUAS"

Y Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. Hechos 2:38

LA EVIDENCIA DEL BAUTISMO

 

Por tanto, ID y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Mateo 28:19. Este texto es conocido como La Gran Comisión, y es la esencia de la misión de la Iglesia: Salvar almas para el Señor Jesucristo. No obstante, también es el centro de una gran controversia, pues muchos de los estudiosos lo usan como base al referirse a un Dios trino (Un solo Dios pero constituido de tres personas divinas independientes entre sí). Esta teología afecta la eficacia de la verdad porque desvirtúa la naturaleza de Dios, y como consecuencia, el mensaje de salvación. Centrándonos en el punto bautismal, examinemos lo siguiente:…bautizándolos en el nombre (en forma singular) del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. El hecho que esté en singular diciendo el nombre (y no el plural los nombres) es significativo. De manera implícita se revela que el nombre es el mismo para los tres (lo que también reafirma la existencia de un solo Ser en la Deidad), pues Padre, Hijo y Espíritu no son nombres personales, sino títulos que reflejan funciones o etapas. Con respecto al Espíritu aquella es la naturaleza y esencia de Dios, pero tampoco es nombre. Si fuesen, como plantea la Trinidad, tres Personas distintas e Independientes una de otra, cierto cada una de ellas tendría su propio y personal nombre, sin embargo. Jesús dijo: …en el nombre. Los apóstoles no pasaron por alto este detalle, pues no existe pasaje en el nuevo testamento que demuestre que alguien fue bautizado en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Examinemos el Libro de los Hechos de los Apóstoles:

 

1. Hechos 2:38: …Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de pecados…

 

Las primeras tres mil almas añadidas a la Iglesia. Todos judíos o prosélitos, luego de escuchar el mensaje inspirado del apóstol Pedro se equivocó en este punto, pero el verso 4 dice que estaba lleno de Espíritu Santo.

 

2. Hechos 8:16: ...eran bautizados en el nombre de Jesús. Los samaritanos fueron alcanzados por la ministración de Felipe y dice el verso 12 que se bautizaban hombres y mujeres.

Se establece que la predicación de Felipe se centraba en el evangelio del reino, y el nombre de Jesucristo.

 

3. Hechos 10:48: Y les mandó bautiza en el nombre del Jesús. Los primeros convertidos romanos, unos diez años después del Pentecostés. Pedro vuelve a bautizar en el nombre del Señor Jesús.

4. Hechos 19:5 …fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús. Un hombre que no estuvo con los doce, sino que fue llamado en forma especial. Su formación obedece estrictamente a la disciplina del Espíritu por revelación. Gálatas 1:11-12, sin embargo, opera bajo el mismo criterio de los que conocieron personalmente a Jesús.

 

5. Hechos 22:16: Levántate, y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre. El discípulo Ananías que habitaba en Damasco dice estas palabras a Saulo de Tarso, quién luego fuera el apóstol Pablo. Destaca su nombre en singular.

 

6. Romanos 6:3: ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Pablo dice que los romanos fueron bautizados en Cristo, lo mismo declara en Gálatas 3:27.

 

7. 1ª Corintios 1:13: … ¿Fue crucificado Pablo por vosotros? ¿O habéis sido bautizados en el nombre de Pablo? Un razonamiento lógico: Si Pablo hubiese sido crucificado, habría que bautizar en el nombre de él: pero, fue Jesús quien pagó el precio en la cruz por los pecados, por tanto, debe bautizarse en su nombre, porque no hay otro nombre debajo del cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos. Hechos 4:12.

 

Un hecho concreto es que estas citas abarcan todo el universo de almas que llegaran a la Iglesia: Judíos, Gentiles, religiosos y paganos, etc. Pero en todos los casos fueron bautizados en el nombre de Jesucristo. Ministrando el bautismo hallamos a Pedro (dos veces), Felipe, Pablo (dos veces) y Ananías en distintas ciudades, culturas y años, pero no hubo variación en el proceso. Existía unanimidad por el Espíritu Santo. La forma correcta de bautizar es por sepultación en aguas en el nombre de Jesús. Jesús es el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Lo otro que se deduce es que en el bautismo en el nombre de Jesús hay perdón de pecados. Por eso es que al principio dijimos que la Doctrina de la Trinidad desvirtúa el mensaje de salvación, porque si alguien no es bautizado en el nombre de Jesús no tiene garantía del perdón de pecados.

En Hechos 10, un hombre piadoso que oraba siempre, no era salvo por su piedad religiosa. Hechos 11:12-17, y debió ser bautizado en el nombre de Jesucristo para asegurar salvación.

Lo mismo ocurre con Apolos en Hechos 18:24-28, el verso 25 especifica: …enseñando solamente en el bautismo de Juan. El verso siguiente dice que Aquila y Priscilla le tomaron, y declararon más particularmente el camino de Dios. Más tarde, en la misma ciudad de Éfeso, doce fieles creyentes instruidos en el bautismo de Juan, no pecadores y esforzados en fe. Tuvieron que ser bautizados de nuevo en Hechos 19 para asegurar su salvación.

Un análisis de todos estos textos determina la crucial importancia de ser bautizado en el nombre de Jesucristo para perdón de pecados. Note, por favor, que ni Apolos ni los doce efesios resistieron a bautizarse nuevamente al mostrárseles argumentos al respecto.

 

¿ES NECESARIO EL NOMBRE EN EL BAUTISMO?

De este dan testimonio todos los profetas, que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre. Hechos 10: 43. El uso correcto del nombre al momento de bautizar determinará si la persona alcanza o no el perdón de los pecados y la salvación. La estrategia del diablo era impedir que se usase el nombre de Jesús.

 

1. Hechos 4:17: Sin embargo, para que no se divulgue más entre el pueblo, amenacémosles para que no hablen de aquí en adelante a hombre alguno en este Nombre.

2. Hechos 26:9: Yo ciertamente había creído mi deber hacer muchas cosas contra el nombre de Jesús de Nazaret.

 

3. Lucas 21:17: Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre. Satanás se asegura al procurar que los hombres menoscaben el nombre de Jesús, sobre todo en puntos tan decisivos como el bautismo. La razón de ello es que en el nombre de Jesucristo hay perdón de pecados, afirma Romanos 10:13: Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. No puede ser lo mismo bautizar en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo que bautizar en el Nombre de Jesucristo. Observe las evidencias de la Palabra del Señor: Tres mil almas en Jerusalén, Cometió y su familia en Cesárea, los samaritanos, los romanos y Gálatas, Apolos y los doce efesios, el mismo Pablo, absolutamente todos se bautizaron en el nombre de Jesús. Si el Espíritu Santo se preocupó de dejar tantos testimonios en este punto, le devuelvo la pregunta: ¿Considera Ud. que el Nombre sea importante al momento de bautizar?

 

CONCLUSIÓN

La forma correcta de alcanzar el perdón de pecados es ser bautizado en el nombre de Jesús según Hechos 2:38.

 

MINISTERIO IGLESIA APOSTOLICA INTERNACIONAL.

MARZO 2015.

 

 

 

 

 

 

JOSUE NAYIB

APOSTOL

® Ministerio Iglesia Apostólica Internacional - Registro Publico 974

Templo central: Calle el resbalón nº1687 - Cerro Navia - Santiago

Días de Reuniones: Martes: 19:30 hrs. - Jueves: 19:30 hrs.

Domingos: Escuela biblica-10.00 am / Reunión de Jovenes-15:00 hrs.

Reunión General: 18:00 hrs.

Derechos Reservados © MIAI 2014

Submitting Form...

The server encountered an error.

Form received.

¿Quieres que oremos por ti o por algún hermano?

Escríbenos