LA TRAICION ES EL GRAN MAL DE ESTE SIGLO XXI

PASTOR  ISRAEL FUENTES

JESUS ES EL UNICO DIOS

PASTOR FREDDY FAUNDEZ

 

La traición se define como el “comportamiento de una persona que engaña o hace daño a un amigo o a otra persona que ha depositado en ella su confianza”.

 

La traición es aquella falta que quebranta la lealtad o fidelidad que se debería guardar hacia alguien o algo. Consiste en renegar, ya sea con una acción o con un dicho, de un compromiso de lealtad.

 

Job 6:14 El atribulado es consolado por su compañero; Aun aquel que abandona el temor del Omnipotente.

 

Job 6:15 Pero mis hermanos me traicionaron como un torrente; Pasan como corrientes impetuosas

 

Job 6:16 Que están escondidas por la helada, Y encubiertas por la nieve; JOB6:17 Que al tiempo del calor son deshechas, Y al calentarse, desaparecen de su lugar; Job 6:18 Se apartan de la senda de su rumbo, Van menguando, y se pierden.

 

En el pasaje de 1 Samuel 17 David está por llevar a cabo una hazaña legendaria. Sin embargo, al borde mismo del éxito, se encuentra con una serie de personas que, de una u otra manera, están siendo desleales. Tome nota, entonces, de diez características de aquel que es desleal. Quizás lo pueda aplicar a su negocio, quizás, incluso, a su vida personal

 

Algunas características del TRAIDOR.

 

1. El TRAIDOR aumentará sus áreas débiles. Los hermanos de David, frente a su decisión de luchar contra Goliat en 1 Samuel le contestaron inmediatamente 1Sa 17:28 Y oyéndole hablar Eliab su hermano mayor con aquellos hombres, se encendió en ira contra David y dijo: ¿Para qué has descendido acá? ¿y a quién has dejado aquellas pocas ovejas en el desierto? Yo conozco tu soberbia y la malicia de tu corazón, que para ver la batalla has venido. “¿Y a quién has dejado aquellas pocas ovejas en el desierto?”. Es cierto que David no era un soldado. Es cierto que era un joven pastor de ovejas. Pero ellos, que eran los verdaderos cobardes, ahora querían demostrarle a David que él no era nada ni nadie para oponerse a Goliat. El TRAIDOR no hablará honestamente de las posibilidades. El desleal le amplificará las debilidades que usted tiene y que no le permitirán cumplir con el sueño que usted tiene por delante.

 

2. El TRAIDOR, con toda amabilidad, tratará de desbalancearle y hacerle caer (vv 28-39). Primero, le dará un motivo falso: “Te lo digo por tu bien”, le dirán, aunque en realidad, en el fondo, lo que quieren ver es que le vaya mal. Ya podemos imaginarnos a los hermanos del que se convertiría en pocas horas más en el héroe de todo Israel, diciéndole “Somos tus hermanos... te lo decimos por tu bien”. Luego, le dirá algo para que pierda su confianza en la tarea que ha decidido emprender. Quizás, bajo la apariencia de un “chiste” tratará de ponerle en ridículo. Podemos imaginarnos lo ridículo que se vería David vestido de guerrero y lo peligroso que hubiera sido para él el haber aceptado la coraza, la espada y la vestimenta de Saúl. Acepte la crítica constructiva, pero no se asocie con los que se le ríen en la cara.

 

3. El TRAIDOR tratará de crear ilusiones desalentadoras (vv 11,24,25). Siempre apuntará a lo difícil de la tarea y las dificultades que habrán por delante. En vez de evaluar honestamente las oportunidades y de ofrecer soluciones creativas, tratará de pintar la imagen de un gigante inconquistable. Cuando leo este pasaje siempre pienso en que la gente le habrá dicho “Ese gigante es tan grande que no le puedes ganar”, mientras David probablemente pensaba “¡Ese gigante es tan grande que no le puedo fallar!”

 

4. El TRAIDOR tratará de evadir responsabilidades (v 25). Es triste decirlo, pero el primer desleal fue Saúl. A él le correspondía la tarea de ponerse los pantalones y enfrentarse con Goliat. El usar su capacidad económica y su influencia política para sacarse de encima la carga demostró su tendencia a ser un hombre desleal tanto para Israel como nación como para con Dios. Si hay alguien con el que usted hace negocios que no quiere ser responsable por los compromisos establecidos, no lo piense dos veces: aléjese de él. Si no lo hace, algún día se arrepentirá de no haberlo hecho.

 

5. El TRAIDOR sólo habla de los problemas, nunca los resuelve (vv 24,25,29,30). No está dispuesto a arriesgarse por usted. Sólo habla de la situación porque al hablar del problema parece como si le interesara encontrar una solución. Sin embargo, lo único que quiere es ganar tiempo y salvar las apariencias mientras aparece alguien que saque las papas calientes del horno.

 

6. El TRAIDOR tiene un comportamiento inmaduro destructivo (v 28). Estos son los “amigos” que hay que mejor perderlos que encontrarlos. Son aquellos trabajadores que se enojan por nada, que se ofenden por cosas mínimas, que tienen un temperamento volátil. Estos son los empleados o las relaciones con las que hay que estar constantemente aclarando malos entendidos, clarificando intenciones, pidiendo perdón, apoyándolos emocionalmente. Si es una relación personal, usted decide que hacer con ella; si es una relación de negocios, deshágase de esa persona. Le traerá angustia, stress y malos ratos hasta el día en que se vaya.

 

7. El TRAIDOR provoca división y desaliento (v 32). Las primeras palabras de David a Saúl fueron las palabras de un hombre de integridad y de fibra moral; un hombre que está preocupado por la unidad del pueblo y por el estado de ánimo de la tropa ¡y él ni siquiera era soldado! Hay una gran diferencia entre aquel que quiere aportar una crítica constructiva y aquel que sólo desparrama veneno. Deshágase del sembrador de desaliento. No vale la pena tenerlo en su negocio ni en su grupo de amigos.

 

No es fácil ser un hombre de integridad. No es fácil serle leal a un amigo, a su jefe en el trabajo, a su familia o a Dios. Rodéese de gente leal. Sea usted leal a los suyos y a las personas con las que hace negocios. Sea una luz en la cima de la montaña. Sea una pizca de sal en la ensalada de la vida.

 

Sea un imitador de Jesucristo, quien en su tabernáculo de carne, a pesar de las circunstancias, le fué leal a Dios y nos fué leal a nosotros hasta las últimas consecuencias... aún después de haber tenido entre

 

sus amigos a un Judas Iscariote.Su hno. desde el Cono Sur Josue Nayib

 

 

 

 

-Unicidad es un término teológico que hace referencia a Dios, significando que Él es absolutamente Uno, Sólo, Único e Indivisible. Indica que nadie es como Dios y que solo hay un Dios (Deuteronomio 6:4, Gálatas 3:20).

 

Desde el punto de vista de la Unicidad, el único Dios es Espíritu, y es Eterno, Perfecto, Infinito, Omnisciente, Omnipresente, Omnipotente, Inefable, Incomprensible, Sabio, Santo, es el Creador de todas las cosas, y es el único digno de ser adorado y de recibir culto por parte del hombre. Cualquier adoración que no sea dirigida a Dios es considerada idolatría.

 

-El término Unicidad es sinónimo de monoteísmo estricto, pero su uso ha tomado fuerza en los últimos años, debido a que los creyentes en la Unicidad de Dios han querido utilizar un término que marque la diferencia con todos aquellos que aún confesando que Dios es uno, todavía creen que Dios está compuesto de dos personas (binitarismo), o de tres personas divinas y distintas (trinitarismo). La doctrina de la Unicidad no concibe a Dios como una pluralidad de personas. Asimismo, el uso de este término impide que nos confundan con el unitarismo que niega que Jesús es el Dios único (el Padre) que se manifestó en carne (como el Hijo) para venir a salvar, y por el contrario declara que Él es un semidiós o una criatura. La Unicidad de Dios excluye la coexistencia de cualquier otro dios y cualquier otra posibilidad de coexistencia (i.e. personas divinas, semidioses, etc.), pero sí acepta que el único Dios se ha manifestado de diferentes formas (o modos) a la humanidad.

 

-La doctrina de la Unicidad de Dios, como es confesada por los Pentecostales del Nombre de Jesús, puede ser declarada en las afirmaciones de que Dios es absolutamente uno, sin distinción de personas (Deuteronomio 6:4; Gálatas 3:20) y Jesucristo es la manifestación de Dios en carne (Juan 20:28; Colosenses 2:9, 1. Timoteo 3:16). En términos bíblicos, esta verdad es confesada de varias maneras, tales como el misterio de la piedad (1. Timoteo 3:16), el misterio de la propia voluntad de Dios (Efesios 1:3-14), Dios viniendo al mundo (Juan 1:9-10), Dios mismo viniendo y salvando (Isaías 35:3-4, Isaías 43:10-12, Mateo11:2-6 y Lucas 7:18-23), Dios con nosotros (Isaías 7:14, Mateo 1:21-22), el misterio escondido desde los siglos y edades (Efesios 3:8-12, Colosenses 1:28), el misterio de la fe (1. Timoteo 3:9), la manifestación de la Gloria de Jehová (Isaías 40:5, Apocalipsis 1:7), Dios en Cristo (2. Corintios 5:18-20, Colosenses 2:8-10), el Padre morando en el Hijo (Juan 14:8-14), El Padre participando de carne y sangre (Hebreos 2:14), El misterio de Dios el Padre y de Cristo (Colosenses 2:2-5), el misterio de Cristo (Efesios 3:1-4, Colosenses 1:25-26, Colosenses 4:2-41), Cristo es Dios sobre todo (Romanos 9:5), etc.

 

2. Jesús es el Único Dios

 

Todos los nombres y títulos de la Deidad, tales como Dios, Jehová, Señor, Padre, Verbo (o Palabra) y Espíritu Santo, se refieren a uno y al mismo Ser. Estos diferentes calificativos simplemente titulan o denotan manifestaciones, papeles, relaciones con la humanidad, modos de actividad, o aspectos de la revelación de Dios.

 

-Todas estas designaciones de la Deidad aplican a Jesús, y en Él se manifiestan todos los aspectos de la personalidad divina. Jesús es Dios o Jehová manifestado en carne (Isaías 9:6; 40:9: Juan 8:58; 20:28; 2. Corintios 5:19; Colosenses 2:9; 1. Timoteo 3:16; Tito 2:13). Jesús es el Padre encarnado (Isaías 9:6; 63:16; Juan 10:30; 14:9-11; Apocalipsis 21:6-7). El Espíritu Santo es el Espíritu que se encarnó en Jesús y también es Jesús en forma Espiritual (Juan 14:16-18; Romanos 8:9-11; Filipenses 1:19; Colosenses 1:27).

 

-La doctrina de la Unicidad reconoce que la Biblia revela a Dios como Padre debido a su relación paternal con la humanidad (Deuteronomio 32:6, Isaías 63:16), como Hijo por haberse manifestado en la carne humana (Lucas 1:35, Gálatas 4:4), y como Espíritu Santo por su naturaleza espiritual y santa (Génesis 1:2, Hechos 1:8). La Unicidad de Dios NO enseña que Dios no pueda ser el Padre al mismo tiempo en que Él es el Hijo o el Espíritu Santo. La Unicidad de Dios, enseña que el sólo Ser que es Dios, es tan poderoso y grande que como un solo Ser, Él se ha manifestado SIMULTÁNEAMENTE como Padre, Hijo, Espíritu Santo, el Todopoderoso, el Salvador, etc. Dios no sólo es Padre en la creación, pues ahora mismo es nuestro Padre y actúa como nuestro Padre, en razón de que hemos sido adoptados como hijos suyos por causa del nuevo nacimiento. Dios no sólo es Espíritu Santo en razón de que Él llena nuestras vidas en la regeneración, sino que Él siempre ha sido, es y será Espíritu y Santo, por eso Él es el Espíritu Santo. Dios sólo tomó la forma humana como Hijo, por causa de la redención, pues sólo un humano puro y perfecto podía representar a toda la humanidad (Isaías 53:4-6, Ezequiel 22:30).

 

-La Doctrina de la Unicidad, también acepta que la Biblia revela a Dios de otras muchas formas, tales como el Admirable (Isaías 9:6), el Alfarero (Jeremías 18:6), el Altísimo (Génesis 14:18-22), el Bendito (Esdras 7:27), el Bueno (Nahúm 1:7), el Castillo (Salmos 18:2), el Consejero (Isaías 9:6), el Consolador (Isaías 51:12), el Creador (Eclesiastés 12:1), el Escudo (Proverbios 2:7), el Eterno (Jeremías 10:10), el Fiel (1. Corintios 1:9), la Fortaleza (Habacuc 3:19), el Fuerte de Jacob (Génesis 49:24), el Glorioso (Santiago 2:1), el Hacedor (Job 32:22), el Juez (Miqueas 5:1), el Justo (Lamentaciones 1:18,), el Libertador (Romanos 11:26), el Misericordioso (Nehemías 9:31), el Obispo de Nuestras Almas (1. Pedro 2:25), el Omnipotente (Ezequiel 1:24), el Pastor (Salmos 23:1), la Paz (Hebreos 13:20), el Perdonador (Salmos 86:5), el Perfecto (Mateo 5:48), el Piadoso (Jonás 4:1), el Poderoso (Judas 1:24), el Recto (Deuteronomio 32:4), el Redentor (Job 19:25), el Refugio (1. Samuel 2:2), el Rey (Sofonías 3:15), La Roca (Habacuc 1:12), el Salvador (Isaías 43:3), el Sanador (Éxodo 15:26), el Santo (Apocalipsis 15:4), el Señor (Josué 3:11), el Verdadero (1. Juan 5:20), etc.

 

3. Jesús es el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

 

Por su relación paternal para con nosotros, el Único Dios es el Padre de toda la creación, Padre del único Hijo engendrado, y Padre de los creyentes nacidos de nuevo. (Vea Deuteronomio 32:6; Malaquías 2:10; Gálatas 4:6; Hebreos 1:5; 12:9). De la misma manera Dios es Padre por ser el Origen y Creador de todo cuanto existe (Isaías 64:8, Apocalipsis 4:11), y por ser nuestro Sustentador y Cuidador (1. Crónicas 29:10, Isaías 63:16, Santiago 1:17).

 

-El título Hijo se refiere a la manifestación de Dios en carne como el ser humano perfecto (Efesios 4:13), el Cristo (Mateo 1:16), el Mesías (Juan 1:41) o el segundo Adán (1. Corintios 15:45-49). Dios sólo llegó a ser el Hijo al manifestarse en carne (Hebreos 2:14). El hombre Cristo fue concebido literalmente por el Espíritu de Dios y era por consiguiente el Hijo de Dios (Mateo 1:18-20; Lucas 1:35). El título Hijo a veces se enfoca solamente en la humanidad de Cristo, como por ejemplo en la cita 'por la muerte de su Hijo' (Romanos 5:10). A veces se relaciona simultáneamente con la Deidad y la humanidad, como por ejemplo en la cita 'Desde ahora veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios, y viniendo en las nubes del cielo' (Mateo 26:64). El título Hijo nunca se usa aparte de la manifestación de Dios en carne, por tanto, nunca se refiere exclusivamente a la Deidad.

 

-Los términos 'Dios Hijo' e 'Hijo Eterno' no son bíblicos; la Biblia habla en cambio del 'Hijo de Dios' y del 'único Hijo engendrado' (unigénito). El Hijo no fue engendrado eternamente por algún

 

proceso incomprensible, continuado. Más bien, el Hijo fue engendrado por la obra milagrosa del Espíritu Santo en la matriz de María. El Hijo tuvo un principio, a saber, la encarnación (Lucas 1:35; Gálatas 4:4; Hebreos 1:5-6).

 

-Dios fue manifestado en carne y por eso se pudo presentar simultáneamente como Dios y como hombre. Hay una distinción real entre Dios y el Hijo. No es una distinción entre dos personas divinas o entre dos dioses, pero sí es una distinción entre el Espíritu eterno de Dios y el ser humano auténtico en quien Dios se encarnó plenamente. Así Jesús es al mismo tiempo Dios y hombre, Padre e Hijo, Espíritu y carne. Por eso afirmamos que Jesús es el Dios único, Emanuel, Dios con nosotros (Mateo 1:23), es decir, el Dios único viniendo y salvando, Dios mismo puesto a favor de la humanidad (Mateo 1:21). El Dios único, se manifestó simultáneamente como Padre y como Hijo, pues Jesús enseñó: "Yo y el Padre uno somos" (Juan 10:30), y por eso el que confiesa al Hijo tiene también al Padre (1. Juan 2:23). Él a veces habló o actuó desde su humanidad y a veces desde su Divinidad. Como Padre, Él habló desde su mismo conocimiento divino; como Hijo, Él habló desde su mismo conocimiento humano. Como un hombre, Él oró, se relacionó, y se sometió a Dios así como deben hacerlo todos los hombres. Al mismo tiempo, Dios habitó y se reveló en ese hombre con su inconmensurable carácter, naturaleza, poder y autoridad.

 

-El Hijo es la manifestación en carne de la Deidad completa, no de una parte, no puramente la encarnación de una de tres personas divinas, ni la encarnación de un dios diferente al Padre, ni la encarnación de un semidiós, ni la encarnación de un ángel (i.e. arcángel Miguel). El Hijo tampoco es meramente un hombre común, sino la manifestación de Dios el Padre en Carne. El pasaje de Colosenses 2:9 es significativo. Este pasaje usa ciertas palabras que de manera lógica y redundante enfatizan esta posición: “todo”, “plenitud” y “Deidad”. Cuando el Antiguo Testamento habla del Mesías como Dios, lo hace dentro del contexto del monoteísmo absoluto. Igualmente, cuando el Nuevo Testamento habla de Jesús como Dios, lo hace de acuerdo con la definición que el Antiguo Testamento transmite acerca de Dios.

 

-Jesús como Padre ha existido desde toda la eternidad (Isaías 9:6, Miqueas 5:2, Juan 1:1-2), pero como el Hijo tuvo un comienzo y nació como un niño (Isaías 9:6, Lucas 2:7). Jesús como Padre nunca cambia (Hebreos 13:8), pero como el Hijo creció mentalmente, físicamente, espiritualmente y socialmente (Lucas 2:52). Jesús como Padre echa fuera demonios (Mateo 12:28, Juan 14:10), pero como el Hijo fue tentado por el diablo (Lucas 4:2). Jesús como Padre es el Pan de Vida (Juan 6:35) y alimentó milagrosamente a multitudes (Marcos 6:38-44, 52), pero como el Hijo tuvo hambre (Mateo 4:2). Jesús como Padre es el agua viva (Juan 4:14), pero como el Hijo tuvo sed (Juan 19:28). Jesús como Padre da reposo (Mateo 11:28), pero como Hijo se cansó (Juan 14:63). Jesús como el Padre calmó la tempestad (Marcos 4:39-41), pero como el Hijo durmió durante esa tempestad (Marcos 4:38). Jesús como el Padre contesta las oraciones (Juan 14:14), pero como Hijo oró (Lucas 22:41). Jesús como Padre sana los enfermos (Mateo 8:16-17; Juan 14:10, 1. Pedro 2:24), pero como Hijo fue herido (Juan 19:1-3). Jesús como Padre levantó de entre los muertos a su propia humanidad que tomó para manifestarse en carne (Juan 2:19-21; 20:9), pero como Hijo Él murió (Marcos 15:37, Romanos 5:10). Jesús como Padre perdona el pecado (Marcos 2:5-7), pero como Hijo Él fue el sacrificio para quitar el pecado del mundo (Hebreos 10:10-12). Jesús como Padre sabe todas las cosas (Juan 21:17), pero como Hijo no sabe todas las cosas (Marcos 13:32). Jesús como Padre tiene todo el poder (Mateo 28:18; Colosenses 2:10), pero como Hijo no tiene todo el poder (Juan 5:30). Jesús como Padre es el Rey de reyes (Apocalipsis 19:16), pero como Hijo es el Siervo Sufrido (Filipenses 2:7-8), etc.

 

-En cuanto a su divinidad Jesús es el buen pastor (Juan 10:11), pero por causa de su obra salvadora, Él es la puerta de las ovejas (Juan 10:7): Pastor y oveja a la vez. En cuanto a su divinidad Jesús es la raíz de David (Apocalipsis 5:5), pero al mismo tiempo, en cuanto a su humanidad es el linaje de David (Apocalipsis 22:16): Raíz y linaje simultáneamente. Además de las funciones bíblicas de Padre y de Hijo, Jesús asumió también varios oficios opuestos y complementarios simultáneamente. Por ejemplo, Él es el cordero sin mancha ofrecido como sacrificio por nuestros pecados (1. Pedro 1:19), pero a la vez es el Sacerdote que ofrece el sacrificio (Hebreos 4:14). Cordero y Sacerdote a la misma vez. Jesús es descrito como el Primero y el Último (Apocalipsis 1:17). Principio y Fin a la misma vez. Y también es descrito como el Cordero (Juan 1:29) y el León de la tribu de Judá que reinará con poder (Apocalipsis 5:5). Cordero y León al mismo tiempo. Ninguno de estos ejemplos es contradictorio, sino que demuestran que Jesús, el Dios único hizo todo sólo, para proveer salvación al hombre. Isaías 9:6 dice que Jesús es un niño que es nacido, pero que también es el Dios Fuerte. Ese solo texto del profeta Isaías llama a Jesús, Hijo; pero también Padre Eterno. No son términos contradictorios sino complementarios, revelando el propósito de Dios de manifestarse en carne. Reconocer que Jesús es a la vez el Padre y el Hijo, Dios y hombre, Espíritu Santo y carne, no es ninguna contradicción sino el entendimiento fiel del misterio de la piedad (1. Timoteo 3:16) o de la voluntad de Dios (Efesios 1:9-11), reconociendo que el sólo y único Dios fue manifestado en carne.

 

-Lo que llega a parecer extraño o imposible si se aplica a un hombre común y corriente, llega a ser comprensible cuando se aplica a Jesús, quien al ser Dios manifestado en carne, es totalmente Dios y totalmente hombre. Cuando comprendemos que Jesús es simultáneamente el Padre y el Hijo, Dios y hombre, Espíritu y carne, alejamos cualquier turbación en el monoteísmo bíblico. Cuando leemos alguna declaración acerca de Jesús, debemos determinar si lo describe como Dios o como Hombre, o en otras palabras, como Padre o como Hijo. Las descripciones de Jesús como Padre o como Hijo, no deben llevarnos a pensar en dos dioses o en dos personas divinas, sino en el misterio de la piedad (1. Timoteo 3:16) o de la voluntad de Dios (Efesios 1:9), y es que Dios ha sido manifestado en carne.

 

-Por consiguiente, los creyentes en la Unicidad de Dios nunca enseñan que Jesús como Hijo se haya engendrado a sí mismo, se haya enviado a sí mismo, se haya orado a sí mismo, se haya amado a sí mismo o se haya exaltado a sí mismo, pues entienden muy bien la diferencia entre el rol de Padre y el rol de Hijo. Tampoco creen que Jesús como Padre (como Dios) haya muerto, pues confiesan que Dios es eterno. Lo que sí creen, es que Jesús murió en su condición de Hijo (como hombre).

 

-El título Espíritu Santo, se refiere a Dios como un ser espiritual y en actividad. Describe el carácter fundamental de la naturaleza de Dios. La palabra Santo hace referencia a sus atributos morales, mientras que la palabra Espíritu hace referencia a la naturaleza de Dios. El Título se usa particularmente para referirse a que Dios puede obrar entre los hombres porque Él es un Espíritu, así Él tiene la capacidad de ungir, de regenerar, llenar y santificar a la humanidad. (Vea Génesis 1:1-2; Hechos 1:5-8)

 

4. La Palabra (Verbo, Logos) de Dios.

 

En Juan 1, el Verbo o la Palabra de Dios, es una referencia a la Palabra Eterna o al Plan Eterno (que Dios tuvo antes de crear todas las cosas), de revelarse o darse a conocer al hombre (Salmo 119:89, Mateo 24:35, 1. Pedro 1:23). La Palabra o Razón de Dios, estaba con Dios y pertenecía a Dios, de la misma manera en que la palabra o razón de un hombre pertenece a ese hombre.

 

-La Palabra Eterna estaba relacionada con Dios, y la Palabra Eterna era Dios mismo, porque todo el plan eterno consistía en la revelación futura de Dios. Desde la Eternidad, Dios planificó su revelación a los hombres, viendo claramente en un tiempo futuro su propia manifestación en carne, y por eso el apóstol Juan dijo que la Palabra (Logos, Verbo) era Dios mismo.

 

-El concepto de Palabra de Dios, expresa la comunicación de la mente y de los propósitos de Dios al hombre por medio de su auto-revelación. (Jeremías 7:1, Oseas 1:1, Joel 1:1, Miqueas 1:1, Sofonías 1:1). Por eso la Palabra es el Dios que se revela o se da a conocer al hombre, siendo la misma revelación de Dios, la autoexpresión de Dios, o Dios en su acción reveladora.

 

-Dios reveló al hombre ese plan de manera progresiva. Así, el Antiguo Testamento es revelación divina, pero como preparación, como promesa, como profecía, como sombra y figura de lo que habría de venir (Hebreos 8:5); mientras que el Nuevo Testamento es la plenitud de la revelación divina, pues en él, Dios nos habla por medio de su Palabra (Verbo, Logos) hecha carne (Juan 1:14). En la plenitud del tiempo, Dios puso carne en su Palabra (Gálatas 4:4); Él se reveló en carne en la persona de Jesucristo. 'El verbo se hizo carne' (Juan 1:14). 'Dios se manifiesto en carne' (1. Timoteo 3:16). La Palabra eterna se reveló en el Hijo engendrado. Jesucristo es la Palabra Divina hecha carne, que resume todo lo que Dios deseaba decirnos. Jesucristo mismo confesó: “La palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió” (Juan 14:24).

 

-En estos últimos días Dios decidió hablarnos por Cristo el Hijo (el Hombre perfecto) quien es el que da razón a la existencia del universo (Hebreos 1:2). Dios se pronunció a sí mismo por medio de la Palabra que sale de su boca, y por eso el capítulo 1 de Juan, nos enseña que la Palabra de Dios creó todo cuanto existe, y que la Palabra fue hecha carne y habitó entre nosotros como el hijo unigénito del Padre, el varón perfecto (Efesios 4:13).

 

5. Conclusión

 

Los tres papeles de Padre, Hijo, y Espíritu Santo son necesarios dentro del plan redentor de Dios para con la humanidad caída. Para salvarnos Dios proporcionó a un hombre puro que pudiera morir en nuestro lugar - el Hijo. Al engendrar al Hijo y al relacionarlo con la humanidad, Dios es el Padre. Y al obrar en nuestras vidas capacitándonos y transformándonos, Dios es el Espíritu Santo.

 

-En resumen, los títulos Padre, Hijo y Espíritu Santo describen algunos papeles y actividades de Dios, pero no reflejan una trinidad en la naturaleza de Dios, o una doctrina de tres dioses. El PADRE se refiere a Dios en su relación paternal con la humanidad; El HIJO se refiere a Dios manifestado en carne; y el ESPÍRITU se refiere a Dios en actividad. Un hombre puede desempeñar tres papeles significativos. Por ejemplo se puede desempeñar como administrador, maestro y abogado, pero todavía sigue siendo una sóla persona. Además Dios no se reduce o se limita a tres papeles esenciales.

 

-Una conclusión la doctrina de la Unicidad es que el nombre de Jesús que quiere decir Jehová-salvador, es el nombre supremo por el que Dios se ha revelado a la humanidad y es el nombre dado para salvación en el Nuevo Testamento. (Vea Mateo 1:21; Lucas 24:47; Hechos 4:12; 10:43; Filipenses 2:9-11; Colosenses 3:17). El Padre se reveló al mundo en el nombre de Jesús (Juan 5:43, 17:6), al Hijo nacido se le dio el nombre de Jesús (Mateo 1:21) y el Espíritu Santo entra en los creyentes en el nombre de Jesús (14:26). Por consiguiente, los apóstoles cumplieron correctamente la orden de Cristo (Mateo 28:19) al bautizar a los creyentes invocando el nombre

 

de Jesús, y la iglesia debe hacer lo mismo hoy en día. (Vea Hechos 2:38; 8:16; 10:48; 19:3-5; 22:16; Romanos 6:3-4; 1. Corintios 1:13; 6:11). Dado que Jesús es la encarnación de toda la plenitud de Dios, el nombre (singular) del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo descrito por Mateo 28:19 es Jesús. (Vea Mateo 1:21; Lucas 24:47; Juan 5:43; 14:26).PASTOR FREDDY FAUNDEZ.

 

 

 

EL EMPRENDEDOR NO MIRA SUS LIMITACIONES PUES SABE QUE DIOS ES PODEROSO PARA SUPERARLAS

HERMANO DEL CONO SUR

Aod tenía la característica de ser zurdo, para nosotros esto no representa nada, pero en los tiempos de los jueces el hecho de ser zurdo representaba una gran desventaja, pues todas las armas eran confeccionadas para las personas diestras, además, los zurdos eran considerados como malas personas, traicioneros. Pero Aod era un juez levantado por Dios.

 

Mientras que el pueblo lo enviaba con presentes para quien los había sojuzgado, Aod, como emprendedor, tenía un plan, él se había dedicado a idear una estrategia y a emplear el hecho de ser zurdo para llevarlo a cabo.

 

Él llevó a cabo su plan en el momento justo para la acción, y el resultado fue sorprendente: la liberación (Jueces 3:15-16, 30 “Y clamaron los hijos de Israel a Jehová; y Jehová les levantó un libertador, a Aod hijo de Gera, benjamita, el cual era zurdo. Y los hijos de Israel enviaron con él un presente a Eglón rey de Moab. Y Aod se había hecho un puñal de dos filos, de un codo de largo; y se lo ciñó debajo de sus vestidos a su lado derecho”).

 

El emprendedor no cae presa del afán y la ansiedad.

 

El emprendedor se une a quienes le ayudarán a desarrollar su proyecto. “El que anda con sabios, sabio será; mas el que se junta con necios será quebrantado”. Proverbios 13:20. Un enano ve poquito porque es bajo; un gigante ve mucho más, porque es grandote, pero, ¿Qué pasa si el enano se sube a los hombros del gigante?... Vera incluso más que el propio gigante. Procuremos, entonces, rodearnos de triunfadores, buscar como maestros a los mejores para que ellos sean precisamente los que nos conduzcan al éxito, y recordando siempre que para poder aprender del éxito se requiere un concepto esencial que de no existir impediría nuestro aprendizaje: la humildad para aprender. "El que anda con necios necio será más el que anda con sabios sabio será".

 

El emprendedor sabe cuando callar y cuando hablar, además, de con quién (Nehemías 2:11-12, 16-19 “Llegué, pues, a Jerusalén, y después de estar allí tres días, me levanté de noche, yo y unos pocos varones conmigo, y no declaré a hombre alguno lo que Dios había puesto en mi corazón que hiciese en Jerusalén; ni había cabalgadura conmigo, excepto la única en la que yo cabalgaba. Y no sabían los oficiales a dónde yo había ido, ni qué había hecho; ni hasta entonces lo había declarado yo a los judíos y sacerdotes, ni a los nobles y oficiales, ni a los demás que hacían la obra. Entonces les declaré cómo la mano de mi Dios había sido buena sobre mí, y asimismo las palabras que el rey me había dicho. Y dijeron: Levantémonos y edifiquemos. Así esforzaron sus manos para bien).

 

El emprendedor busca consolidar su proyecto y desarrollarlo, y una vez logrado no se desvía ni descuida, sino que busca crecer más, como las plantas crecen toda su vida. El emprendedor nunca abandonará el plan de Dios, no dejará la visión (2ª Crónicas 12:1 “Cuando Roboam había consolidado el reino, dejó la ley de Jehová, y todo Israel con él).

 

El emprendedor con una mano trabaja en la obra y con la otra sostiene la espada.

 

El emprendedor no ignora las maquinaciones del adversario y toma medidas contra él.

 

El emprendedor no camina por vista, sino que camina por fe, porque siempre la realidad será contraria a lo que Dios dice que hagamos.

 

“Porque por fe andamos, no por vista”. 2ª Corintios 5:7.

 

El emprendedor no sólo trabaja para el ahora, sino que trabaja a futuro, pues posee visión de futuro, por la fe se extiende y avanza hacia lo que está delante.

 

“Dame, pues, ahora este monte, del cual habló Jehová aquel día; porque tú oíste en aquel día que los anaceos están allí, y que hay ciudades fortificadas. Quizá Jehová estará conmigo, y los echaré, como Jehová a dicho”. Josué 14:12.

 

“... por fe conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas, taparon bocas de leones”. Hebreos 11:33.

 

Todo lo que emprende prosperará.

 

Para que seas prosperado en todo las cosas que emprendas.

 

Josué, como Nehemías, tenía que encarar una empresa grande, llevar a un pueblo a conquistar una tierra.

 

Esta no era tarea de un solo día. ¿Cómo será esto? ¿Cómo lo hago? ¿Cómo será esto? A esta altura estas deben ser las preguntas que han de estar pasando por tu mente.

 

Todo será hecho por la guía y la gracia de Dios –esto no quiere decir que no vas a tener que trabajar, hacer tu parte, todo lo contrario, la gracia trabajará en tu vida para que tú trabajes- por revelación y por milagros.

 

El emprendedor conoce a Dios y sabe que lo que hace –emprende- es de Dios. Es Dios quien lleva al emprendedor a cada paso, a cada nivel.

 

El emprendedor recibe las directrices de Dios. Josué tenía todo lo que debía hacer porque Moisés había dejado esto escrito de parte de Dios.

 

El emprendedor debe escribir la visión, esto es fundamental .Habacuc 2:2 “Y Jehová me respondió, y dijo: Escribe la visión, y declárala en tablas, para que corra el que leyere en ella”.

 

El emprendedor va con lo que tiene en su mano, porque es lo que Dios le ha dado.

 

Moisés tenía una vara. “Y Jehová dijo: ¿Qué es eso que tienes en tu mano? Y él respondió: Una vara. Y tomarás en tu mano esta vara, con la que harás las señales” (Éxodo 4:2, 17).

 

Cuán insignificante puede parecer un pedazo de un árbol –una vara- en la mano de Moisés, desde luego que él nunca pensó que con eso Dios lo podía usar. Moisés no tenía posesiones, él era sólo un empleado de su suegro, Jetro, es decir, cumplía órdenes y horario de trabajo que consistía en cuidar y pastorear el ganado de éste.

 

Un trabajo simple, un hombre simple.

 

Un campo de trabajo aislado y desértico.

 

Una vara que tal vez estaba tirada en el suelo.

 

Probablemente te encuentres en la situación de Moisés y puedas estar pensando en cuán insignificante es tu vida o quieres emprender algún negocio, ministerio o proyecto y reflexionas y ves que no tienes dinero, recursos, talentos, apoyo...

 

Dios te dice, como le dijo a Moisés: ¿Qué tienes en tu mano?

 

Solamente piensa en cómo y dónde han comenzado los grandes empresarios, los grandes ministerios, los grandes proyectos...

 

¿Con cuánto contaban?

 

Así te darás cuenta que con Él tienes recursos para lograr tus objetivos.

 

Dios nos quiere usar para cumplir Su propósito.

 

Dios no pide de ti que tengas dinero ni posesiones materiales.

 

Dios suple en tu andar diario lo que te haga falta.

 

Gedeón tenía su fuerza. “Y mirándole Jehová, le dijo: Ve con esta tu fuerza, y salvarás a Israel de la mano de los madianitas. ¿No te envío yo? (Jueces 6:14).

 

David tenía una honda, cinco piedras y un palo. “Y tomó su cayado en su mano, y escogió cinco piedras lisas del arroyo, y las puso en el saco pastoril, en el zurrón que traía, y tomó su honda en su mano, y se fue hacia el filisteo” (1ª Samuel 17:40).

 

La viuda tenía sólo una vasija de aceite. Pero sépase que no cualquiera tenía aceite en la antigüedad, porque este era muy estimado, por eso cuando Dios lo multiplica ella puede venderlo y salir de sus deudas. “Y Eliseo le dijo: ¿Qué te haré yo? Declamaré qué tienes en casa. Y ella dijo: Tu sierva ninguna cosa tiene en casa, sino una vasija de aceite” (2ª Reyes 4:1-7).

 

La reina Ester tenía sólo una cena. “Y Ester dijo: Si place al rey, vengan hoy el rey y Amán al banquete que he preparado para el rey” (Ester 5:4).

 

El niño sólo tenía cinco panes y dos peces. “Aquí está un muchacho, que tiene cinco panes de cebada y dos pececillos; mas ¿qué es esto para tantos?

 

El emprendedor de Dios es prosperado.

 

Veamos algunos ejemplos de emprendedores que alcanzaron prosperidad:

 

José (Génesis 39:3 “Mas Jehová estaba con José, y fue varón próspero; y estaba en la casa de su amo el egipcio. Y vio su amo que Jehová estaba con él, y que todo lo que él emprendía –hacía -, Jehová los hacía prosperar en su mano”. )

 

Ezequiel (2ª Crónicas 31:21, 32:30 “En todo cuanto emprendió en el servicio de la casa de Dios, de acuerdo a le ley y los mandamientos, buscó a su Dios, lo hizo de todo corazón, y fue prosperado”. “Este Ezequiel cubrió los manantiales de Gihón la de arriba, condujo el agua hacia el occidente de la ciudad de David. Y fue prosperado Ezequías en todo lo que emprendió –hizo-“).

 

2ª Reyes 18:7. “Y Jehová estaba con él; y adondequiera que salía, prosperaba. El se rebeló contra el rey de Asiria, y no le sirvió”.

 

Asa. “Dijo, por tanto, a Judá: Edifiquemos estas ciudades, y cerquémoslas de muros con torres, puertas y barras, ya que la tierra es nuestra; porque hemos buscado a Jehová nuestro Dios; le hemos buscado, y él nos ha dado paz por todas partes. Edificaron pues, y fueron prosperados. 2ª Crónicas 14:7.

 

Salomón. “Dijo además David a Salomón su hijo: Anímate y esfuérzate, y manos a la obra; no temas ni desmayes, porque Jehová Dios, mi Dios, estará contigo; él no te dejará ni te desamparará, hasta que acabes toda la obra para el servicio de la casa de Jehová”. 1ª Cro. 28:20.

 

“Y se sentó Salomón por rey en el trono de Jehová en lugar de David su padre, y fue prosperado; y le obedeció todo Israel”. 1ª Crónicas 29:23.

 

2ª Crónicas 1:1. “Salomón hijo de David fue afirmado en su reino, y Jehová su Dios estaba con él, y lo engrandeció sobremanera. Terminó, pues Salomón la casa de Jehová, y la casa del rey; y todo lo que se propuso emprender –hacer- en la casa de Jehová, y en su propia casa, fue prosperado. 2ª Crónicas 7:11.

 

Consejos de Dios para el emprendedor.

 

El Salmo 37 es a mí entender un listado de los consejos de Dios para quien desea ser un emprendedor.

 

No impacientarse.

 

No tener envidia.

 

Confiar en Dios y hacer el bien. Esto es hacer lo que Dios le ha indicado.

 

Deleitarse –gozarse- en Dios.

 

Encomendar a Dios su camino.

 

Guardar silencio ante él y esperar en Dios.

 

Guardar el corazón, dejar el enojo, la ira, no alterarse, no pelear con armas humanas.

 

Pero ¿emprender en qué?

 

En nuestros estudios.

 

En nuestra profesión y/o ocupación.

 

En nuestra economía.

 

En nuestra familia.

 

En nuestra vida.

 

En nuestro ministerio.

 

El que es emprendedor, lo es todas las áreas de su vida, porque si no lo es –y esto no es un juego de palabras ni un trabalenguas- no se puede ser emprendedor sólo en un área, eso es un concepto erróneo, ya que hay personas que se dedican sólo a lo espiritual –y no estoy diciendo que no haya que ocuparse del espíritu para ocuparse de la carne, sépase interpretar- y descuidan las otras áreas.

 

Así por ejemplo, tenemos jóvenes cristianos que son muy espirituales, pero cuyo nivel en sus estudios deja mucho que desear –porque son muy bajos o porque inician sus estudios y los dejan por la mitad- Dios no quiere esto.

 

El emprendedor, el que es en verdad emprendedor –que pertenece a la nueva generación- no hace esto, el hijo de Dios marca la diferencia, es llamado a ser cabeza y no cola, estar arriba y no abajo, ser primero y no último (Deuteronomio 28:13), pero lamentablemente los cristianos, muchas veces, son los peores –en el estudio y en el trabajo- o siempre andan “zafando” con lo justo; y esto no puede ser así porque ¿Dónde está tu testimonio? ¿Dónde está tu luz?

 

Conclusión.

 

Y ¿tú dónde estás? Dios quiere que seamos emprendedores, que seamos sabios para actuar y emprender aquellos que él nos ha mostrado.

 

José es el ejemplo para nosotros, este hombre tuvo la tarea de emprender algo enorme, con un propósito: proveer alimento y preservar la vida del pueblo de Dios.

 

El emprendedor bendice a otros. El emprendedor es levantado por Dios para bendecir su obra.

 

Es interesante destacar que el emprendedor debe actuar y moverse en el sentido de la palabra de Dios, para esto hay que buscar a Dios, ya que en su presencia es donde se recibe todo lo que se necesita para poder lograr el cumplimiento y obtención de la empresa.

 

Eres el Josué de esta generación, Dios te ha levantado para que seas emprendedor, esfuérzate y sé muy valiente para poner en práctica todo lo que Dios te ha dicho y él ha de prosperar todo lo que emprendas.

 

“Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas”. Josué 1:7.

 

Queda aún mucha más tierra por poseer. Cuando Josué envejeció, Dios, le hizo saber que aún quedaba mucho por conquistar y poseer; eso mismo te dice a ti, lo que tú no poseas ahora lo harán tus descendientes, sólo que tú debes guiarlos a ser poseedores y emprendedores. “Siendo Josué ya viejo, entrado en años, Jehová le dijo: Tú eres ya viejo, de edad avanzada, y queda aún mucha tierra por poseer”. Josué 13:1.

 

Dios obrará en nosotros y nos perfeccionará para que nuestra vida sea una gloria y no un martirio, su Hno. Desde el Cono Sur Josué Nayib.

 

 

CONFLICTO ENTRE PASTORES

PASTOR ISRAEL FUENTE

Conflictos entre Pastores.

 

El capítulo 13 de Génesis nos relata el regreso de Abram de Egipto. El historiador nos apunta que vino por etapas hasta llegar a Betel donde acampó después que Dios le hiciera el llamado de salir de su tierra y de su parentela. La historia recoge que vino con su esposa, con Lot y con todos sus bienes, pues Dios le hubo de prosperar ricamente en Egipto, tanto a él como a su sobrino Lot.

 

Pero además, este pasaje nos relata la triste experiencia entre los obreros de Abraham y los de su sobrino Lot. "Un día, hubo un pleito entre los pastores de Abraham y los pastores de Lot, por lo que Abraham le dijo a Lot: «Tú y yo no debemos pelearnos, ni tampoco mis pastores y tus pastores, pues somos parientes. Hay tierra para todos, te ruego que te vayas a otra región." (Génesis 13:7-9 TLS).

 

I. LA CAUSA DEL CONFLICTO.

 

"Pero la tierra no bastaba para que habitasen juntos. Sus posesiones eran muchas, y no podían habitar juntos." (Génesis 13:6 NVI).

 

1. ¿Qué razones existieron que la región donde vivían se volvió insuficiente?

 

A. Abraham era riquísimo en ganado, en plata y en oro (Génesis 13:2).

 

B. No fue sólo rico en fe y obras benéficas, y en las promesas que recibió de Dios, él también fue rico en bienes materiales.

 

C. También Lot, que andaba con Abraham, tenía ovejas, vacas y tiendas. Se enriqueció como su tío. (Génesis 13:5). Notemos la expresión andaba con Abraham. Es muy saludable estar con buena compañía e ir con aquellos a quienes Dios bendice (Zacarías 8:23). Y cuando compartimos con personas fieles en su obediencia y en sus sufrimientos, entonces somos participantes con ellos, de sus alegrías y sus comodidades (Isaías 66:10).

 

Abraham y Lot habían sido compañeros inseparables, pero ahora sus relaciones se estaban enfriando a causa de aquel altercado entre sus pastores y deciden separarse. Increíble y paradójicamente, como podemos leer en los versículos anteriores, fue la bendición de Dios la que dio origen a la situación que condujo a la contienda entre los pastores de Abraham y Lot. Aunque a miles de años de separación, algo parecido ocurre en la iglesia de corintios, pero con otra tónica. La razón de las contiendas y facciones surgen en esta iglesia, no por riquezas materiales, sino por la bendición de dones y ministerios que Dios les concede para la edificación de la misma. Cayendo en el error de establecer comparaciones innecesarias y dañinas. Pablo les llama a rectificar esas actitudes (1 Corintios 1:10). Muy buena advertencia para la iglesia de los últimos tiempos, líbrenos el Señor de que sus bendiciones materiales, espirituales o de cualquier otra índole, se conviertan en la causa de disputas, altercados o disensiones, o lo peor, que la iglesia se divida y el enemigo gane terreno.

 

2. ¿Serían estas razones, causa suficiente que justificara esta separación?

 

Consideramos que no existía justificación alguna para tal ruptura. En cambio, al estar rodeados de vecinos hostiles (cananeos y ferezeos), los pastores de Abraham y los de Lot debieron haberse unido. Pero en lugar de eso, permitieron que la envidia los separara. Y fue tal la rivalidad entre ellos, que provocaron una separación entre Abraham y su sobrino Lot.

 

Qué triste es observar que situaciones similares pueden existir hoy día. No es correcto que los cristianos discutan y peleen por cuestiones infantiles, mientras Satanás está trabajando alrededor de ellos. Las rivalidades, las discusiones, los desacuerdos entre creyentes pueden ser destructivos de cinco maneras:

 

A. Pueden dañar la buena voluntad, la firme confianza y la paz, que son la base que estabilizan las relaciones humanas. Se pierde la confiabilidad.

 

B. Obstaculizan el progreso de importantes metas. La gente pierde el entusiasmo, la visión, el ánimo y la iniciativa. No hay estímulo para emprender nuevas tareas, aunque el momento lo exija.

 

C. Nos concentramos en nosotros mismos y no en el amor. Cada cual se atrinchera, defiende y justifica sus propios intereses, sin mirar ni importarle los demás. Se enfría el amor.

 

D. Son la evidencia de la ruina instantánea y/o progresiva en el seno de las familias e iglesias, porque provocan divisiones sumamente peligrosas que atentan contra la estabilidad y el progreso de la familia y la iglesia.

 

E. Son escandalosas por el hecho de que da ocasión y lugar, como al igual que cualquier otra cosa negativa, para que los enemigos del Señor blasfemen del evangelio y denigren de toda la iglesia. Pero lo más penoso es que se convierte en un obstáculo para que otros conozcan y acepten el evangelio de Jesucristo, influyendo negativamente en el crecimiento numérico y espiritual de la iglesia. El Señor Jesús supo cuán destructivos pueden ser los desacuerdos y rivalidades entre hermanos. En su oración final, antes de que lo traicionaran y fuera arrestado, Jesús pidió al Padre que sus seguidores siempre fueran «uno». "No ruego sólo por éstos. Ruego también por los que han de creer en mí por el mensaje de ellos, para que todos sean uno. Padre, así como tú estás en mí y yo en ti, permite que ellos también estén en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado." (Juan 17:20, 21 NVI).

 

II. LA SOLUCIÓN DEL CONFLICTO

 

Abraham toma la iniciativa de resolver la disputa. A pesar de que era entre los pastores, él pudo percibir que involucraba también a la familia. (Leer Génesis 13:8, 9 NVI)

 

Entonces Abraham dijo a Lot: "No haya ahora altercado entre nosotros dos, entre mis pastores y los tuyos, porque somos hermanos". (v. 8). Hagamos la revisión de algunos detalles de este pasaje, y notemos que:

 

1. Su petición para la paz fue benévola... “No haya ahora altercado”: Abraham con esta actitud demuestra ser un hombre:

 

A. De espíritu templado. Supo cómo rechazar la furia con una respuesta suave (Proverbios 15:1). El dominio propio (templanza) forma parte de las cualidades del fruto del Espíritu Santo en el creyente (Gálatas 5:22-23) y por consiguiente debe identificar el carácter del cristiano. Esta virtud cristiana impide que nos lancemos en improperios y seamos víctimas de la ira y la violencia.

 

B. De espíritu misericordioso. Abraham estaba dispuesto a implorar para estar en paz, e hizo la primera obertura (introducción) de conciliación. Los conquistadores procuran imponer la paz por medio del poder. Pero la paz que procuró Abraham la alcanzó por la mansedumbre y la sabiduría que sólo viene de Dios.

 

2. Su súplica para la paz fue convincente. “No haya ahora altercado entre nosotros dos”

 

A. Mira Lot, dejemos a los cananeos y ferezeos contender entre ellos, acerca de lo que deseen. Pero nosotros, que sabemos las mejores cosas y buscamos un mejor país, no debemos hacer lo que los de afuera están haciendo como de costumbre. Porqué imitar lo malo, cuando lo nuestro es bueno y superior. (Jeremías 15:19).

 

En el seno de la iglesia debemos evitar asumir una actitud igual a la del mundo. Cristo corrigió una de las más nocivas tendencias humanas: la supereminencia. Sus discípulos disputaban acerca de cuál de ellos sería el más importante, Jesús les dijo: “Pero él les dijo: Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que sobre ellas tienen autoridad son llamados bienhechores; mas no así vosotros, sino sea el mayor entre vosotros como el más joven, y el que dirige, como el que sirve" (Lucas 22:25, 26 NVI; 1 Pedro 5:5).

 

B. El recuerdo de viejas amistades, rápidamente debería poner fin a nuevas disputas que ocurren en cualquier momento de la vida. De seguro que hemos oído la expresión "por la amistad que tenemos, no vamos a darle curso a este conflicto". Y también se recurre, para resolver algún problema, a las relaciones que los ancestros pudieron tener. Abraham le recuerda a Lot "No haya ahora altercado entre nosotros dos, entre mis pastores y los tuyos, porque somos hermanos." Esta expresión en hebreo tiene un doble significado: (1) Somos hombres: Somos criaturas racionales, y debemos estar dispuestos a arreglar las cosas razonablemente. (2) Somos hermanos. Hombres de la misma naturaleza, del mismo parentesco y familia, de la misma fe, compañeros en la obediencia y en la paciencia. Hemos cohabitado juntos por tantos años para que en este momento vivamos en conflictos y contiendas.

 

Esta actitud que asumió Abraham ante la disputa, es un digno ejemplo a imitar. Nunca dejemos de considerar la relación que existe entre nosotros como hermanos en Cristo. Debemos moderar nuestras pasiones y carácter, ya sea para impedir o poner fin a cualquier conflicto, desavenencia o incomprensión en el seno de la familia y de la iglesia, que estimule una ruptura violenta y cause divisiones insalvables. (Advertencia en Proverbios 15:18; 20:3).

 

Las iglesias en el primer siglo hubieron de enfrentar serias amenazas a la unidad. Es por ello que en varias cartas de Pablo encontraremos temas candentes respecto a este particular. Por ejemplo, la carta pastoral a Tito, inserta la opinión y consejo de Pablo acerca del asunto de los que causan divisiones (Leer Tito 3:10-11). Un hombre que causa divisiones es alguien que sigue su criterio personal sin considerar el de los demás. Se adscribe obstinadamente a una opinión caprichosa y amenaza la unidad de la Iglesia. Un individuo así debe ser corregido; y si no hace caso, debe ser echado a un lado.

 

3. Su propuesta para la paz fue justa. ¿No está toda la tierra delante de ti? Yo te ruego que te apartes de mí. Si fueres a la mano izquierda, yo iré a la derecha; y si tú a la derecha, yo iré a la izquierda." (v. 9). Muchos que profesan estar por la paz, no hacen nada para establecerla y conservarla. Pero Abraham por medio de esta propuesta a su sobrino Lot, probó ser un amigo real, dispuesta a establecer y conservar la paz entre ellos. Abraham le dice a Lot: ¿No está la tierra entera delante de ti? (v. 9). Abraham hace razonar a Lot: ¿Por qué debemos disputar pedazos de tierra, cuando hay espacio suficiente para ambos? "Ahí está toda la tierra, para que escojas.". Esta reflexión de Abraham nos motiva a preguntarnos: ¿No tiene la iglesia la amplitud suficiente para que todos tengan algo que hacer por el reino de Dios? ¿Por qué insistir en querer hacer todos lo mismo o porque no permitir que otros hagan, si hay espacios para todos en la viña del Señor?

 

A. Abraham llega a una feliz conclusión para resolver la disputa. Ellos deben partir, es decir, separarse como buenos amigos, no con raíces de amargura ni resentimientos, cada cual debe tomar su rumbo. Yo te ruego que te apartes de mí. Es altamente notable la forma en cómo se dirige Abraham a su sobrino Lot. Él no lo expele, no lo echa a la fuerza, sino que le aconseja que debieran separarse. Ni le cobra por irse, sino que con toda humildad desea la prosperidad de su sobrino y le ruega que tome la decisión de irse a otras tierras para evitar conflictos mayores. No se impone por el hecho de ser el más anciano o tener a su favor las promesas de Dios. Él prefiere usar estos términos de reconciliación "Yo te ruego..." "Por favor...". En toda humildad se estimó inferior al otro. Como aconseja Pablo a los filipenses: "Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo" (Filipenses 2:3).

 

Que importante es que aprendamos a no imponernos por la fuerza, o por nuestros derechos o posición, pues la Biblia nos enseña a asumir otra actitud. Con todo el derecho del mundo Pablo pudo imponer su autoridad sobre las iglesias que fundó y estableció, sin embargo notamos en la mayoría de sus cartas, como el utiliza el término "Os ruego." y otras expresiones similares (1 Corintios 1:10; 4:16; 16:16; 2 Corintios 2:8; 5:20; 10:1; Gálatas 4:12; Efesios 4:1; Romanos 12:1; 15:30; 16:17). Para hacer valer nuestra autoridad no tenemos que agredir, ni maltratar, ni mucho menos herir a las personas, logrando por la fuerza que hagan lo que queremos e imponiendo nuestro criterio, creyendo que siempre tenemos la razón.

 

B. Esta actitud de Abraham respecto a Lot, cobra mayor valor si tomamos en cuenta que Dios prometió darle esta tierra para su familia (Génesis 12:7). Y no parece que la promesa divina incluyera a Lot y a los suyos, pero además, aquella contienda representaba la primera amenaza a la promesa de Dios de que Abraham ocuparía la tierra. Por lo tanto era esta una razón más que suficiente para que Abraham omitiera totalmente a Lot, lo obviara, sin embargo él permitió a su sobrino venir con él, y ahora le ofrece una parte igual o mejor. Para demostrar aún más su interés de mantener la paz entre ellos, Abraham generosamente le comenta a Lot: Si fueres a la mano izquierda, yo iré a la derecha; y si tú a la derecha, yo iré a la izquierda. No te preocupes, escoge tú que yo me quedo con lo que queda.

 

Abraham tenía toda la razón del mundo para escoger primero la parte de la tierra que más le conviniera para su familia y su ganado; pero él decide retirar su derecho y le da la posibilidad a

 

Lot de elegir antes que él. Puede que algunos hoy censuren Abraham y no estén de acuerdo con su proceder, pues la filosofía del presente es "lo mío primero"; pero Dios miró el corazón de su siervo y premió la actitud generosa de Abraham, y al marcharse Lot, Dios le confirma otra vez su promesa divina (v. 14-17 y cap. 15). Cuando actuamos así, entonces nos conquistamos a nosotros mismos, a nuestro orgullo y a nuestra pasión y nos convertimos en promotores de la paz, que no solamente hablan de paz, sino que se sacrifican por ella (Mateo 5:39-40).

 

CONCLUSIONES

 

Al proponer una división pacífica de la tierra y al darle la primera opción a Lot, Abraham mostró amor por la paz y voluntad para sacrificar sus propios intereses, cosa que la Biblia siempre alaba (Salmo 133; Mateo 5:9; Filipenses 2:1-15).

 

El ejemplo de Abraham nos señala al menos tres maneras de resolver conflictos en la familia, en la iglesia y en cualquier otra circunstancia:

 

1. Tomar la iniciativa para resolver los conflictos. Abraham no perdió tiempo. Él pudo discernir que las relaciones se estaban enfriando y podrían venir peores consecuencias, por lo tanto toma la iniciativa.

 

2. Permitir a los demás que hagan la primera elección, aun cuando eso signifique que no tendremos lo que queremos. Abraham permitió a Lot que eligiera primero, a pesar de que siendo Él el mayor, tenía ese derecho. Pero no solo eso, sino que estuvo dispuesto a arriesgarse a ser engañado por su sobrino. Él tomaría lo que quedaría después de la elección de Lot.

 

3. Poner la paz familiar por encima de nuestros deseos personales. Aun cuando Lot decide por la región más fértil y prometedora, Abraham no permitió que la venganza hiciera mella en su corazón, ni surgieran raíces de amarguras, porque cuando tuvo que interceder por Lot y su familia, lo hizo de corazón.

 

Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres.

 

Romanos 12:18 PASTOR ISRAEL FUENTES

 

 

 

DIOS LOS ENTREGO A UNA MENTE REPROBADA

OBISPO LENIN GARCIA

La Biblia en forma clara condena la homosexualidad y el problema radica en que nuestra sociedad no está dependiendo de la Biblia para establecer sus verdades morales. En vez de esto, la sociedad depende de la moral humanista y relativista, sobre los que ha edificado su estructura ética.

 

El propósito de este breve estudio no es "triturar" a los homosexuales, sino exponer lo que la Biblia declara sobre la Homosexualidad, y hacerlo sin rodeos.

 

La homosexualidad es un problema común a ambos sexos. Homo significa “semejante” o “igual”. No se refiere a la masculinidad. Y, Él lesbianismo es: "Solamente una palabra utilizada para describir la homosexualidad femenina".

 

“Y como no se preocuparon de tener el conocimiento cabal de Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, que los empuja a hacer lo que no deben. Están llenos de injusticia, malicia, perversidad, codicia, maldad; rebosantes de odio, de asesinatos, de disputas, de engaño, de malignidad; chismosos, calumniadores, aborrecedores de Dios, insolentes, altaneros, soberbios, inventores de maldades, desobedientes a los padres, insensatos, desleales, sin amor y sin piedad; saben bien que Dios declara reos de muerte a los que hacen tales cosas y, sin embargo, ellos las hacen y aplauden a los que las hacen”. Romanos 1:28-32

 

Los homosexuales y las lesbianas han ganado considerable espacio en lo político y lo social no sólo en Estados Unidos sino también alrededor del mundo. Ellos por decirlo así, han “salido”, abandonado sus closets y están tocando en sus hogares. A través de la televisión, de la radio, de los periódicos y revistas, están predicando la doctrina de ellos acerca de la tolerancia, la igualdad, la justicia y el amor. No quieren que las personas los perciban como anormales o peligrosos; quieren ser aceptados y quieren que Usted les dé la bienvenida con brazos abiertos, amorosos, aprobando lo que ellos hacen.

 

•1ª Corintios 6:9-10: “¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idolatras, ni los adúlteros ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ("homosexuales" es la palabra que se usa en la NBEA (Nueva Biblia Estándar Americana) 10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios.”

 

El mundo cada vez más hace ver estas escenas del lesbianismo y homosexualismo como algo normal y cotidiano para que la mente de nuestros hijos la acepte y que ya no sea algo extraño. Pero es en su doble moral, se preocupan por el alza de los casos del SIDA (AIDS) como si no supieran que están recibiendo la remuneración de su maldad por su desviación sexual.

 

El mundo habla de que a los cristianos nos lavaron el cerebro y ¡tienen razón!, ya que todos los que practican tales cosas lo tienen sucio y putrefacto, con toda la contaminación que el diablo (adversario) ha depositado en sus mentes reprobadas. Filipenses 4:8 “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad”.

 

a) Los humanistas velando por los derechos individuales de las personas, dicen que cada quien tiene derecho de tomar su propia orientación sexual, incitando a ir en contra de la voluntad de Dios.

 

b) Los políticos que se creen más bondadosos que Dios, creando leyes a favor de matrimonios gay y de lesbianas, con tal de conseguir votos para seguir viviendo del pueblo. Y de manera encubierta quieren destruir la familia tal como Dios la formo, hombre y mujer.

 

c) Hollywood y todos los medios del espectáculo haciéndose millonarios con imágenes y escenas vergonzosas de mujeres con mujeres y hombres con hombres, yendo contra la naturaleza.

 

Existen personas a las que les gusta decir que la Biblia no condena la homosexualidad. Varios versículos son citados y utilizados fuera de contexto por las personas que quieren demostrar que la homosexualidad no es equivocada. El mundo quiere cambiar las palabras de Dios y sus significados en algo más adecuado para sus deseos pecaminosos. Sin embargo, la verdad permanece: la Biblia condena la homosexualidad como un pecado. Vamos a mirar lo que ésta dice:

 

•Levítico 18:22: “No te echarás con varón como con mujer, es abominación.”

 

•Levítico 20:13: “Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron: ambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre.”

 

•1ª Corintios 6:9-10: “¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones,”

 

En la Biblia la homosexualidad nunca es definida como una conducta aceptable ni aún si ésta fuera practicada por individuos que tuvieran una relación “amorosa” entre sí. El homosexualismo no es natural. Solamente observe los cuerpos masculino y femenino. Estos, están diseñados en forma inteligente para que hagan pareja. Se nota el diseño natural. No es natural unir o juntar a un hombre con otro hombre y a una mujer con otra mujer. Es como pretender tratar de unir dos tornillos y entonces declarar: “Miren. Es natural que dos tornillos estén juntos”.

 

La homosexualidad siempre es condenada. Los actos homosexuales no son actos naturales y están contra el orden creado por Dios. 1ªReyes 22:45-46 “Los demás hechos de Josafat, y sus hazañas, y las guerras que hizo, ¿no están escritos en el libro de las crónicas de los reyes de Judá? Barrió también de la tierra el resto de los sodomitas que había quedado en el tiempo de su padre Asa”.

 

En simples palabras, sólo lo masculino y lo femenino están diseñados para encajar perfectamente. Esta fue la manera como Dios nos creó a nosotros y lo hizo de esta forma para que pudiéramos llevar a cabo Su mandamiento de fructificar y multiplicar la tierra con seres semejantes a ellos: masculino y femenino. Leamos Génesis 1:27-28 “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra”.

 

La homosexualidad es una aberración contra el orden creado de Dios y a través de ésta práctica, sería imposible llevar a cabo el mandamiento dado por Dios a la humanidad.

 

Es irrelevante el argumento de que una pareja de homosexuales se entreguen el uno al otro fielmente, ya que ni el amor ni los sentimientos que se tengan entre sí podrán jamás cambiar las verdades morales. El pecado de ellos no tiene excusa.

 

Ni la homosexualidad, pueden ser simplemente aceptados como moralmente correctas por el sólo hecho de que una pareja de homosexuales se “amen” entre sí y estén “comprometidos” en ese amor. Primero, El problema aquí es que el amor es usado como una excusa para violar las Escrituras. Segundo, esto significaría que cosas como la pedofilia serian aceptables y permitidas si la “pareja” tiene una relación de amor y compromiso entre sí. Tercero, la subjetividad de lo que significa “amar” a otra persona y el “compromiso” hacia otra persona no pueden ser usados para justificar toda clase de conducta aberrante.

 

1Timoteo 1:8-10 “Pero sabemos que la ley es buena, si uno la usa legítimamente; conociendo esto, que la ley no fue dada para el justo, sino para los transgresores y desobedientes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos, para los parricidas y matricidas, para los homicidas, para los fornicarios, para los sodomitas, para los secuestradores, para los mentirosos y perjuros, y para cuanto se oponga a la sana doctrina”

 

En estos proyectos de ley se han introducido declaraciones que afectan a los empleadores, a arrendatarios y a colegios. A las iglesias posiblemente se les pediría que contraten un número determinado de homosexuales y lleven a cabo cursos de entrenamiento para “sensibilizar” a las personas los cuales serian también “requeridos urgentemente” en varios lugares de trabajo. Incluso, hay una legislación que obligaría al estado a pagar por la defensa de los asuntos de los homosexuales en demandas mientras que se requiere que el lado no homosexual de los ciudadanos sea el que pague estas cuentas de sus bolsillos. ¿Es esto justo? Claro que no. Pero la justicia no es el tema principal aquí. Se trata de ingeniería social. Piense acerca de esto: la comunidad homosexual quiere protección legal para tener relaciones sexuales con personas del mismo sexo. Y si esto no fuera suficiente, quieren que el punto de vista de ellos sea enseñado en los colegios, promovido en estaciones de radio e incluido en toda clase de medios escritos. Aún así, la Iglesia Cristiana no se ha parado firme ante esta situación. “MEJOR ES OBEDECER A DIOS ANTE QUE A LOS HOMBRES”. Cuando se ha denunciado la inmoralidad política, el grito de “separación de la iglesia y del estado” se levanta entre los llamados “religiosos intolerantes.” Pero cuando la comunidad homosexual intenta usar el poder político para tratar de controlar la iglesia y trabajar de acuerdo a sus agendas enseñando la homosexualidad en los colegios, tal clase de grito por parte de los intolerantes no es escuchado desde los

 

corredores sagrados de los medios publicitarios. ¿Por qué? Porque no es correcto, en cuanto a política se trata, estar al lado de los cristianos. Job 36:13-14 “Mas los hipócritas de corazón atesoran para sí la ira, Y no clamarán cuando él los atare. Fallecerá el alma de ellos en su juventud, Y su vida entre los sodomitas”.

 

Con tan claras declaraciones contra la homosexualidad, es difícil ver cómo los diferentes grupos pueden decir que la Biblia sostiene la homosexualidad. Pero ellos tratan de hacerlo al redefinir las palabras amor, matrimonio, sexo, homosexualidad, etc. Para poder llevar a cabo su objetivo. Pero la verdad es que Dios creó a un hombre y a una mujer, no a un hombre y a un hombre, ni tampoco a una mujer y a una mujer. Sin embargo, la Biblia es un libro poderoso y debido a esto es que los homosexuales tratan con frecuencia de equiparar sus fantasías degeneradas con la Biblia y la agenda de ellos. Pero esto nunca les funcionará. La Biblia sigue siendo aun más clara: Levíticos 20:13 “Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre”.

 

Los homosexuales argumentan que la homosexualidad entre los seres humanos es natural debido a que esta clase de conducta ocurre en el mundo animal. También es cierto que vemos a los animales comerse viva a su presa y aún a sus propios cachorros. En esto, vemos salvajismo, crueldad y extrema brutalidad y sin embargo no condenamos tal clase de conducta en nuestra propia sociedad. Los proponentes del argumento del orden natural no deberían simplemente tomar y escoger las situaciones que mejor encajen en sus agendas. Estas tienen que ser consistente y no compararnos con los animales porque no somos animales. Somos hechos a la imagen de Dios.

 

La homosexualidad está claramente condenada en la Biblia. Esta va en contra del orden creado de Dios. Él creó a Adán y después hizo a la mujer. Esto es lo que Dios hizo, ordenó y es lo correcto. A diferencia de otros pecados, la homosexualidad tiene un juicio severo administrado por Dios Mismo. Deuteronomio 23:17 “No haya ramera de entre las hijas de Israel, ni haya sodomita de entre los hijos de Israel”.

 

¿CUÁL FUE EL PECADO DE SODOMA?

 

"Más los hombres de Sodoma eran malos y pecadores contra Jehová en gran manera." (Génesis 13:13)

 

"Aún no se habían acostado cuando los hombres de la ciudad de Sodoma rodearon la casa. Todo el pueblo sin excepción, tanto jóvenes como ancianos, estaba allí presente. Llamaron a Lot y le dijeron: ¿Dónde están los hombres que vinieron a pasar la noche en tu casa? ¡Échalos afuera! ¡Queremos acostarnos con ellos! Lot salió a la puerta y, cerrándola detrás de sí, les dijo: Por favor, amigos míos, no cometan tal perversidad" (Génesis 19:4-7)

 

"Porque de la vid de Sodoma es la vid de ellos, y de los campos de Gomorra; las uvas de ellos son uvas ponzoñosas, Racimos muy amargos tienen. Veneno de serpientes es su vino, y ponzoña cruel de áspides." (Deuteronomio 32:32-33)

 

LA ACEPTACIÓN DE LA HOMOSEXUALIDAD: SIGNO DE LA DECADENCIA MORAL DE UNA SOCIEDAD.

 

"He aquí que esta fue la maldad de Sodoma tu hermana: soberbia, saciedad de pan, y abundancia de ociosidad tuvieron ella y sus hijas; y no fortaleció la mano del afligido y del menesteroso. Y se llenaron de soberbia, e hicieron abominación delante de mí, y cuando lo vi las quité" (Ezequiel 16:49-50).

 

LOS SEGUIDORES DE DIOS NO DEBEN ACEPTAR LAS DEMANDAS HOMOSEXUALES.

 

Nos referimos a no aceptar como seguidores de Jesús, esta práctica como algo "natural" o una "alternativa". Debemos sin embargo tratar con respeto a las personas homosexuales y no insultarlas, menospreciarlas ni burlarnos de ellos. Otra cosa es nuestra perspectiva de sus prácticas sexuales.

 

"Y respondió Abram al rey de Sodoma: He alzado mi mano a Jehová Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra, que desde un hilo hasta una correa de calzado, nada tomaré de todo lo que es tuyo, para que no digas: Yo enriquecí a Abram" (Génesis 14:22)

 

LAS CONSECUENCIAS DEL PECADO DE SODOMA: PRÓXIMO JUICIO DE DIOS.

 

Antes del juicio de Dios (que siempre llega, tarde o temprano), Éste da la oportunidad de que nos arrepintamos: tanto del pecado de la homosexualidad o de cualquier otro en el que hayamos caído. Para eso Jesús murió en la cruz: para salvar también a los afeminados y a los homosexuales. ¡Ay de nosotros si despreciamos una salvación tan grande!

 

"Entonces Jehová le dijo: Por cuanto el clamor contra Sodoma y Gomorra se aumenta más y más, y el pecado de ellos se ha agravado en extremo" (Génesis 18:20)

 

"Luego le advirtieron a Lot: ¿Tienes otros familiares aquí? Saca de esta ciudad a tus yernos, hijos, hijas, y a todos los que te pertenezcan, porque vamos a destruirla. El clamor contra esta gente ha llegado hasta el Señor, y ya resulta insoportable. Por eso nos ha enviado a destruirla" (Génesis 19: 12-13)

 

"Asimismo como sucedió en los días de Lot; comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, edificaban; mas el día en que Lot salió de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre, y los destruyó a todos. Así será el día en que el Hijo del Hombre se manifieste" (Lucas 17:28-29)

 

¿No es esto lo que pasa hoy en día con el pecado de la homosexualidad y el lesbianismo? Publican desvergonzadamente y sin disimulo a los 4 vientos su pecado para convencer a esta decadente y cauterizada moralmente sociedad de que les acepte.

 

No doble sus rodillas ante esta avalancha mediática.

 

"Porque se aumentó la iniquidad de la hija de mi pueblo más que el pecado de Sodoma, que fue destruida en un momento, sin que acamparan contra ella compañías" (Lamentaciones 4:6)

 

EL TRAVESTISMO ES ABOMINACIÓN ANTE DIOS:

 

"No vestirá la mujer traje de hombre, ni el hombre vestirá ropa de mujer; porque abominación es Jehová tu Dios cualquiera que esto hace" (Deuteronomio 22:5)

 

EL LESBIANISMO ES UNA PASIÓN CONTRA LA NATURALEZA Y VERGONZOSA:

 

"Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza" (Romanos 1:26)

 

LA HOMOSEXUALIDAD RECIBE EN SI MISMA CASTIGO:

 

Isa 3:9 La apariencia de sus rostros testifica contra ellos; porque como Sodoma publican su pecado, no lo disimulan. ¡Ay del alma de ellos! porque amontonaron mal para sí.

 

LA HOMOSEXUALIDAD ES ENEMIGA DEL EVANGELIO:

 

Ya es el tiempo en que en algunos países europeos, los homosexuales que reclaman para sí mismos tolerancia y que no la tienen para los que pensamos que sus prácticas no son "normales" y sí contra-natura, están promoviendo leyes que envían a la cárcel a los pocos mártires (confesores de la Palabra de Dios) modernos que denuncian y hablan claramente de este pecado.

 

LA HOMOSEXUALIDAD ES CASTIGADA CON DESTRUCCIÓN:

 

"condenó por destrucción a las ciudades de Sodoma y de Gomorra, reduciéndolas a ceniza y poniéndolas de ejemplo a los que habían de vivir impíamente" (2ª Pedro 2:6)

 

LA HOMOSEXUALIDAD ES CASTIGADA CON FUEGO ETERNO:

 

"como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquellos, habiendo fornicado he ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno" (Judas 1:7)

 

SI ERES HOMOSEXUAL -Y HAS LLEGADO HASTA AQUÍ- DEBES SABER QUE...

 

No eres más o menos pecador. La única diferencia entre el mejor cristiano y el peor de los pecadores la hace Jesús. Tu pecado, y el mío, sea cual sea, no es sino una manifestación del pecado que hay en el corazón de todos nosotros. El ser "más o menos bueno" o ser un homosexual practicante o un hombre que va a la iglesia cada domingo intentando cumplir los mandamientos de la Ley de Dios no nos libra:"Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos. Porque el que dijo: No cometerás adulterio, también ha dicho: No matarás. Ahora bien, si no cometes adulterio, pero matas, ya te has hecho trasgresor de la ley." (Santiago 2:10,11).

 

Hay un lugar terriblemente real destinado a los que mueren en sus pecados, sean homosexuales o "cristianos" de nombre:"Si tu mano te fuere ocasión de caer, córtala; mejor te es entrar en la vida manco, que teniendo dos manos ir al infierno, al fuego que no puede ser apagado, donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga. Y si tu pie te fuere ocasión de caer, córtalo; mejor te es entrar a la vida cojo, que teniendo dos pies ser echado en el infierno, al fuego que no puede ser apagado, donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga. Y si tu ojo te fuere ocasión de caer, sácalo; mejor te es entrar en el reino de Dios con un ojo, que teniendo dos ojos ser echado al infierno, donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga" (Marcos 9:43-48)

 

¿Dónde terminará esto? JESUS ES LA UNICA SOLUCION. En defensa de la sana doctrina OBISPO LENIN GARCIA. REPRESENTANTE MINISTERIO IGLESIA APOSTOLICA INTERNACIONAL.

 

® Ministerio Iglesia Apostólica Internacional - Registro Publico 974

Templo central: Calle el resbalón nº1687 - Cerro Navia - Santiago

Días de Reuniones: Martes: 19:30 hrs. - Jueves: 19:30 hrs.

Domingos: Escuela biblica-10.00 am / Reunión de Jovenes-15:00 hrs.

Reunión General: 18:00 hrs.

Derechos Reservados © MIAI 2014

Submitting Form...

The server encountered an error.

Form received.

¿Quieres que oremos por ti o por algún hermano?

Escríbenos