ESTUDIOS

SIGUIENDO SU PALABRA

 

OCTUBRE

SIGUE BAJANDO PARA LEER NUEVOS ESTUDIOS

Tributad a Jehová, oh familias de los pueblos,  Dad a Jehová la gloria y el poder

PASTOR LUIS ALFREDO FAUNDEZ

La familia en la actualidad está haciendo atacada, aunque siempre fue atacada, desde el principio el enemigo, el diablo, ha querido destruirla. Lo negativo en el mundo, en nuestros pueblos, en nuestro vecindario, no es más que el resultado de la destrucción del núcleo familiar, se han perdido los valores y los principios. No hay un ejemplo, un modelo a seguir, que sea de responsabilidad, de respeto, honorable; a veces, lo que tiene al frente es un padre irresponsable, borracho, que está en vicios, cautivo por una obra demoniaca; o a una madre en la misma condición, que viven peleándose desde la mañana hasta el anochecer, donde hay golpes, ultrajes, violencia, y toda clase de atropellos, eso es lo que los niños desde sus primeros días empiezan a oír y a ver.

 Job 31:34”Porque tuve temor de la gran multitud,  Y el menosprecio de las familias me atemorizó,  Y callé, y no salí de mi puerta”.

 

¿Cómo podemos exigir y esperar tener una sociedad, una niñez o una adolescencia o una juventud diferente a la que hoy tenemos? Si el núcleo familiar, si el hogar, si la familia están destruidos, no hay estabilidad, ¿por qué? Porque la gente está edificando conforme al designio de su corazón, le han dado la espalda a Dios, siguiendo vana filosofía, siguiendo huecas religiones que le han alejado más bien de Dios. Incluso, no hay ejemplo en los que nos gobiernan; entonces, ¿qué se le puede exigir a esta sociedad? Salmos 127:1”Si Jehová no edificare la casa, En vano trabajan los que la edifican”.

 

 ¿En qué mundo estamos viviendo? Se pregunta la gente cuando ocurren asaltos, asesinatos violaciones, entre otros males de la sociedad. Países civilizados, aparentemente muy adelantados y que cualquier hombre armado en la calle le apunta a una multitud y mata a varias personas de un momento a otro; países que aparentemente todo lo tienen y uno dice: ¿Por qué tantos locos? Como los casos que se han dado, puede ser en un colegio, o en una universidad, o en un lugar donde concurren muchas personas y se presenta una persona armada y dispara y deja a su paso a muchos heridos y muertos, ¿qué está pasando? Que la gente está lejos del Señor, que no tienen conocimiento de Dios, no le han querido dar el corazón a Dios, pero el Señor sigue diciendo a la humanidad: “La tierra será enteramente vaciada, y completamente saqueada; porque Jehová ha pronunciado esta palabra. Se destruyó, cayó la tierra; enfermó, cayó el mundo; enfermaron los altos pueblos de la tierra. Y la tierra se contaminó bajo sus moradores; porque traspasaron las leyes, falsearon el derecho, quebrantaron el pacto sempiterno”. Isaías 24:3-5.

 

El hombre cuando está en la esfera de la política, en el momento de ser candidato promete todo, y la gente le cree, y le sigue; pero son sólo promesas de hombres, son sólo palabras, porque allí no hay fundamentos, allí no hay solidez, porque el hombre es como la hierba del campo que hoy es y mañana no es, porque el hombre está construyendo sobre un fundamento totalmente movedizo, como la arena, vulnerable; pero hay una Roca donde se puede construir, y donde se construye no sólo momentáneamente para esta vida, sino también para vida eterna, y ese es Jesucristo. Salmos 68:5-6”Padre de huérfanos y defensor de viudas Es Dios en su santa morada. Dios hace habitar en familia a los desamparados; Saca a los cautivos a prosperidad;  Mas los rebeldes habitan en tierra seca”.

 

¿Cómo puede entonces una familia en este siglo XXI mantenerse estable? Sólo cuando le abren su corazón a Dios, sólo cuando se rinden a Él y le aceptan como Señor y Salvador de su vida, de su alma, como el único que le puede dar estabilidad a su hogar se puede mantener una familia estable. Una familia estable es la que honra a Dios, que abraza la Palabra, que abraza los mandamientos, que sigue las instrucciones del Todopoderoso, esa es una familia sana, esa es una familia estable, libre de alcohol, libre de drogas, libre de brujerías, libre de vicios, libre de cadenas. Deuteronomio 6:3-9  Oye, pues, oh Israel, y cuida de ponerlos por obra, para que te vaya bien en la tierra que fluye leche y miel, y os multipliquéis, como te ha dicho Jehová el Dios de tus padres. Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es. Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas”.

 

En la casa donde no ha habido una doctrina cristiana ahí no puede estar el Señor, Satanás reina en ese lugar. Los resultados son: alcohol, droga, violencia, robo y toda forma de pecados. Cuando los hijos crecen en un ambiente así hasta hay promiscuidad sexual; hasta entre los mismos hermanos de sangre, que siendo adolescentes o jóvenes, tienen sexo entre ellos, y los padres no lo saben, se dan hasta casos que la joven sale embarazada y para evitar un escándalo mayor lo que hacen es mentir; pero todo esto proviene por una obra del diablo, el engañador que vino a hacer sufrir y atormentar a la familia.

 

Dios es santo y quiere que sus hijos sean santos, y para ser santos no se puede pecar, Él dijo: “Santos seréis, porque santo soy yo Jehová vuestro Dios” (Levítico 19:2). Y el que es santo no practica la fornicación, promiscuidad sexual.

 

La familia estable, es la que se mantiene en medio de las circunstancias, firme como se mantuvo el hogar de Noé, en medio de una generación perversa, de una generación que se habían olvidado de Dios, de una generación que le habían dado la espalda a Dios, pero a pesar de todo eso había un hombre que cada día oraba, que dependía y amaba a Dios. Noé no solamente invocaba a Dios con sus labios, sino que lo hacía de corazón, y aunque todos los demás se habían depravado, se habían ido tras el placer, este hombre se mantuvo fiel con su esposa y con toda su familia, y fueron preservados, fueron salvados, todo lo demás pereció, pero esta familia sobrevivió, esta familia estuvo allí, porque estaba fundada sobre el fundamento poderoso de Dios, el fundamento inconmovible.

1Pedro 3:20 “los que en otro tiempo desobedecieron, cuando una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé, mientras se preparaba el arca, en la cual pocas personas, es decir, ocho, fueron salvadas por agua”.

 

¿Cómo puede permanecer una familia sólida en este tiempo? Solamente en Cristo Jesús, alejados de la prostitución, de tantos desvío sexual, de tanta delincuencia, de tantas cosas que el mundo les puede ofrecer sólo si está refugiada en Cristo, y sólo si los padres les dan buen ejemplo a sus niños, dignos de seguir, ven a un hombre, a una mujer integra, honesta, que respeta a Dios, que respeta a las autoridades, que respeta a su prójimo, que honra los principios de la Palabra, que no vive codiciando, que no vive anhelando lo que el vecino tiene, que no vive pendiente de tantos males, es esa familia que está amparada en Cristo Jesús, que su fundamento es Dios, que no vive por vivir, vive sabiamente, sabe que un día se tiene que presentar delante del Dios Omnipotente.

 

 

 

 

 

MINISTERIO IGLESIA APOSTOLICA INTERNACIONAL.

 

 

Dos pruebas de los tiempos Finales

apóstol josue nayib

El nombre Refidim significa textualmente: “expansión”.  Visto superficialmente este nombre señala hacia el valle donde tuvo lugar la pelea con los amalecitas: “Entonces vino Amalec y combatió contra Israel en Refidim” (Éxodo 17:8). Pero visto espiritualmente el nombre Refidim – expansión – tiene un significado muy profundo. ¡Porque en aquel entonces Israel se encontraba ante la inminente y tremenda expansión espiritual! Porque Refidim fue el último lugar de campamento antes del Sinaí: “En el mes tercero después de la salida de los hijos de Israel de la tierra de Egipto, en ese mismo día llegaron al desierto de Sinaí. Partieron de Refidim y llegaron al desierto de Sinaí, e Israel acampó allí en el desierto frente al monte” (Éxodo 19:1-2). Y junto a este Sinaí, Israel vivió una tremenda expansión espiritual, siendo así que el Señor le apareció allí a Su pueblo para darles los diez mandamientos y muchas otras leyes y ordenanzas. Un tremendo testimonio, de aquello que tuvo lugar allí, es Éxodo 19:17:”Moisés hizo salir al pueblo del campamento al encuentro de Dios”.

 

 

 

Por lo tanto Israel se encontraba en Refidim ante esta inminente gran expansión espiritual, que tendría que tener lugar en el Sinaí. Pero justamente en este lugar Israel tuvo que pasar por dos enormes pruebas. En este sentido Refidim es una figura del tiempo final, porque también nosotros nos encontramos – según las Escrituras – en nuestro último campamento, esto quiere decir, estamos viviendo en los últimos días antes de la venida de Jesucristo. También nosotros experimentamos, en éste nuestro último lugar de campamento, pruebas. ¡Y también nosotros nos encontramos hoy, en este campamento, ante la mayor expansión espiritual que jamás hayamos podido esperar, es decir, el arrebatamiento!

 

 

 

El arrebatamiento, visto bíblicamente, no es otra cosa que aquello que Moisés hizo con el pueblo de Israel; dice allí: “Moisés hizo salir al pueblo del campamento al encuentro de Dios.” En el arrebatamiento sucede justamente lo mismo: El Espíritu Santo nos hace salir del campamento – esto quiere decir del mundo – al encuentro con el Señor Jesucristo. “Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.” [1 Tesalonicenses 4:13-18.]

 

Note que este verso nos dice que la Trompeta del Arrebatamiento va a ser la “Trompeta de Dios”. ¡Por lo tanto, las trompetas angelicales del Apocalipsis no pueden ser las Trompetas del Arrebatamiento! Este hecho da muchas falsas posiciones sobre el tiempo del Arrebatamiento de una forma discutible y no pertinente!

 

 

 

Esto ya se hace claro cuando traemos a la mente lo que el Señor dice en Juan 16:13 sobre el Espíritu Santo: “Y cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad”. ¡Naturalmente este texto significa varias cosas! Pero si el Espíritu Santo nos quiere guiar a “toda la verdad”, entonces esto significa en última instancia, que él nos quiere guiar fuera de este mundo – hacia Jesucristo, el que dijo: “Yo soy…la verdad” (Juan 14:6). Por eso también dice en Apocalipsis 22:17: “El Espíritu y la esposa dicen: ¡Ven! El que oye diga: ¡Ven! ” Este ¡Ven!  Que se escuchó en aquel entonces en el Sinaí; significó una tremenda expansión para Israel. ¡Y este “Ven!” pronto resonará otra vez para llevarnos, a nosotros que creemos, a la mayor expansión que jamás haya habido, es decir, el arrebatamiento.

 

Pero aquí quiero recalcar lo siguiente: dice “El Espíritu y la esposa dicen: ¡Ven!”. Una pregunta a ti: Si el Espíritu Santo dejara hoy resonar Su maravilloso “¡Ven!”, ¿podrías también entonar este mismo llamado celestial? Poder responder a esta pregunta afirmativamente, es de significado eternamente válido. Porque si lo aquellos que a través de la fe en Jesucristo han obtenido el perdón de todos sus pecados son realmente redimidos y salvos. Solo ellos claman, unidos al Espíritu Santo, con ansia a su Señor: “¡Ven!” ¿Aún no perteneces a ellos?

 

 

 

Regresando a Israel en Refidim: Como ya dije, Israel tiene que pasar por dos tremendas pruebas, y estas son:

 

1.- ¡Sequedad, aridez, falta de agua!.

 

2.- ¡Dura lucha! Deuteronomio 25:19.

 

 

 

Leamos, para esto, otra Éxodo 17:1 y 8: “Toda la congregación de los hijos de Israel partió del desierto de Sin, para continuar sus etapas, según mandato de Jehová; y acamparon en Refidim, donde no había agua para que el pueblo bebiese…entonces vino Amalec combatió contra Israel en Refidim.” ¿Porque justamente Refidim Israel fue atribulado por estas pruebas? Respuesta porque a toda expansión espiritual preceden dolores de parto esta es una situación totalmente normal. Así también es nuestra vida: Cuando, ejemplo, el Señor da avivamiento, entonces siempre le presiden dolores de parto. De manera tenemos que entender los acontecimientos en Refidim. Y justamente así es también hoy con nosotros, que nos encontramos en el tiempo de espera antes del arrebatamiento.

 

¿Cuáles son, entre otros los dolores de parto que proceden al arrebatamiento? Jesús dijo claramente de ellos: “Oiréis guerras y de rumores de guerras. Mirad que no os turbéis, porque es necesario que esto acontezca; pero todavía no es el fin. Porque se levantará nación contra nación y reino contra reino. Habrá hambre y terremotos por todas partes.” (Mateo 24:6-7). Estos son sólo algunos de los preparativos, o bien dolores de parto, que vemos hoy en día. Por eso sabemos que el arrebatamiento – y después la venida del Señor en gran poder y gloria – tiene que tener lugar pronto.

 

 

 

Pero veamos ahora, bien concretamente, la primera de las pruebas de Israel en Refidim:

 

¡Sequedad, aridez, falta de agua!

 

“Toda la congregación de los hijos de Israel partió del desierto de Sin, para continuar sus etapas, según el mandato de Jehová; y acamparon en Refidim, donde no había agua para que el pueblo bebiese”. (Éxodo 17:1.) Que esto, si lo trasladamos a nuestra época, es realmente una prueba del tiempo final nos lo dice, por ejemplo, 1ª Timoteo 4:1; “Pero el Espíritu dice claramente que en los últimos tiempos algunos se apartarán de la fe, prestando atención a espíritus engañosos y a doctrinas de demonios.” Aquí se habla de sequedad espiritual. Pero también en 2ª Timoteo 3:1-5 habla al respecto, cuando describe al hombre de los tiempos finales: “También debes saber esto: que en los últimos días se presentarán tiempos difíciles. Porque habrá hombres amantes de sí mismos y del dinero. Serán vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, envanecidos y amantes de los placeres más que de Dios. Tendrán apariencia de piedad, pero negarán su eficacia. A estos evita.”

 

¿Cómo reaccionó Israel en Refidim a los dolores de parto de aquel entonces? Lamentablemente Éxodo 17:2-3 nos muestra que no demostró una fe victoriosa sino justamente lo contrario: “El pueblo altercó con Moisés diciendo: ¡Danos agua para beber! Moisés les dijo: ¿Por qué altercáis conmigo? ¿Por qué ponéis a prueba a Jehová? Así que el pueblo sediento murmuró allí contra Moisés diciendo; ¿Por qué nos trajiste de Egipto para matarnos de sed, a nosotros, a nuestros hijos y a nuestro ganado?” En otras palabras; Estos dolores de parto de la inminente expansión espiritual, estremecieron en lo más profundo la fe de los israelitas. Nosotros ahora podemos criticar esto; pero nosotros quizás somos aún mucho peor que Israel. Por qué nosotros también, justamente, muchas veces fallamos en esta prueba, que es una de las grandes pruebas del tiempo final. Todos nosotros lo vemos. Nunca antes fue tan extenuante, ni hubo tanta sequía, tanta aridez como en nuestros tiempos – y esto a pesar de la mucha actividad cristiana. Pero en vez de que este estado nos haga arrodillar, muchas veces protestamos. ¿No es así? Nos lamentamos y murmuramos sobre nuestro tiempo, más de lo que suplicamos por él.

 

Quiero subrayar: ¡Una general sequedad y aridez espiritual es una prueba del tiempo final, que no disminuye, sino que aumenta! Esto es, como ya fue dicho, dolores de parto, una preparación para el arrebatamiento. Si queremos vencer estos dolores de parto sin pérdidas, entonces precisamos, necesariamente, una fe sin concesiones; una confianza infantil. Sólo así podremos vencer el último “trayecto de sequedad espiritual”.

 

Estoy convencido del hecho de que la falta de agua de los israelitas en Refidim, fue para ponerlos a prueba. Dios quería probarlos, para ver si realmente estaban dispuestos para la muy grande expansión espiritual que les esperaba en el Sinaí. Pero fallaron lamentablemente.

 

Mi hermano, mi hermana, el Señor quiere arrebatarnos prontamente. ¿Estás preparado, o estás murmurando todo el día porque este tiempo es un tiempo muy angustioso? Toma conciencia: ¡El que nuestro tiempo sea tan pesado o difícil testifica, justamente, del pronto arrebatamiento!. La gente del mundo puede mirar tristemente y anhelar los mejores días del pasado. Pero para usted y para mí lo mejor está aún por venir. Por eso podemos decir aleluya en medio de problemas y decir con el apóstol Juan: “Sí, ven, Señor Jesús.” ¡Ven pronto!

 

 

 

El ataque de los amalecitas enemigos.

 

Esta segunda prueba Israel también la experimentó en Refidim. Justamente en este lugar tuvo que trabarse en batalla con Amalec: “Entonces vino Amalec y combatió contra Israel en Refidim” (Éxodo 17:8). ¿Por qué justamente aquí? Porque el diablo, el enemigo, quería impedir la maravillosa expansión espiritual que le esperaba a Israel junto al Sinaí; por eso quería aniquilar a Israel en Refidim.

 

Esto también es así en nuestra vida, y es bueno ver una vez nuestras dificultades a esta luz; Dios tiene preparado un maravilloso arrebatamiento, que prontamente tendrá lugar. Por eso el diablo trabaja tan duro como nunca antes – algunas veces como “león rugiente” (1ª Pedro 5:8), otras como “ángel de luz” (2ª Corintios 11:14) y 24 horas al día como “acusador de los hermano” Apocalipsis 12:10) - , para llevar a los creyentes a un profundo sueño espiritual, para dejarlos morir espiritualmente! Piensa solo en la Iglesia de Sardis, a la cual el glorificado Señor le tiene que decir: “Escribe al ángel de la iglesia en Sardis; El que tiene los siete Espíritus de Dios y las siete estrellas dice estas cosas; Yo conozco tus obras, que tienes nombre de que vives, pero estás muerto” (Apocalipsis 3:1).

 

Para esto sólo existe un remedio: ¡Como verdaderos hijos de Dios debemos comenzar a orar y no sólo a orar de una manera “normal”, sino luchar intensamente en oración! ¿Sabemos lo que es esto realmente? ¡Tenemos que saberlo, sí queremos comprenderlo, porque el arrebatamiento, esta maravillosa expansión, pronto tendrá lugar!

 

¡Si Moisés en aquel entonces Refidim no hubiera sabido que es luchar en oración, Israel nunca hubiera llegado al Sinaí y así nunca hubiera experimentado la gloriosa expansión espiritual! En Éxodo 17:8-13 dice: “Entonces vino Amalec y combatió contra Israel en Refidim. Y Moisés dijo a Josué: Escoge algunos de nuestros hombres y sal a combatir contra Amalec. Mañana yo estaré sobre la cima de la colina con la vara de Dios en mi mano. Josué hizo como le mandó Moisés y combatió contra Amalec, mientras Moisés, Aarón y Hur subieron a la cumbre de la colina. Sucedió que cuando Moisés alzaba su mano, Israel prevalecía; pero cuando bajaba su mano, prevalecía Amalec las manos de Moisés estaban cansadas; por tanto, tomaron una piedra y la pusieron debajo de él, y él se sentó sobre Aarón y Hur sostenían sus manos, el uno de un lado y el otro del otro lado. Así hubo firmeza en sus manos hasta que seso el sol. Y así derrotó Josué a Amalec y a su pueblo, a filo de espada. Esto es una figura ilustrativa de un orador luchador, aunque no se dice textualmente que Moisés oraba. Pero sin lugar a dudas el corazón de Moisés, mientras que extendía las manos al cielo, clamaba incesantemente al Señor. Por eso es completamente claro, que la victoria no estaba en las manos de Josué, sino en las manos de Moisés, esto se nota en sus manos extendidas al cielo"

 

 

 

“Sucedió que cuando Moisés alzaba su mano, Israel prevalecía; pero cuando bajaba su mano, prevalecía Amalec” (v.11).

 

Hoy el Señor busca personas así, que preparen a la Iglesia de Jesús en la lucha de oración para el arrebatamiento; que se preocupen para que esta expansión planeada por Dios no se torne, para muchos, en un día de terror. También Pablo buscaba tales luchadores en oración. A los cristianos en Roma escribió: “Pero os ruego, hermanos, por nuestro Señor Jesucristo y por el amor del Espíritu, que luchéis conmigo en oración por mí delante de Dios” (Romanos 15:30). O sea, el no sólo buscó oradores, sino luchadores en oración. ¡Qué poder sale de tales oradores! Estos son aquellos que pelean de la manera que Pablo describe en 2ª Corintios 10:3-4: “Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas.”

 

Si Moisés no hubiese luchado en oración sobre el monte, Josué hubiera luchado de manera carnal y hubiera perdido, ¿Reconocemos la seriedad de la situación? Otra vez quiero destacar: ¡La verdad es que espiritualmente está tan árido y seco como nunca antes, pero esto es una indicación de que el arrebatamiento está a la puerta! Estamos en días postreros. Días peligrosos y finales. Es el tiempo del Fin. Los días de la última generación (Mateo 24:34).

 

 

 

Aún quiero mencionar una circunstancia muy especial en la lucha de oración de Moisés: “Ya las manos de Moisés estaban cansadas; por tanto, tomaron una piedra y la pusieron debajo de él, y él se sentó sobre ella. Aarón y Hur sostenían sus manos, el uno de un lado y el otro del otro lado. Así hubo firmeza en sus manos hasta que se puso el sol” (Éxodo 17:12). ¿Sabes lo que tenemos delante de nosotros? La figura de un culto de oración. Esto son dos, tres o cuatro hermanos en la fe que se encuentran, regularmente, para luchar juntos en oración. ¡Si notas que, en oración, solo no lo puedes alcanzar, entonces toma a uno o dos más! También el Señor Jesús habló al respecto, y esto en Mateo 18:19 “Otra vez os digo que, si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidan, les será hecha por mi Padre que está en los cielos.”

 

 

 

Mi hermano y mi hermana: ¡Comienza nuevamente a formar reuniones de oración! ¡El tiempo está maduro para ello! El mundo está seco y árido; y esto muestra que el arrebatamiento se acerca. Por lo tanto: ¡Formemos grupos de oración! ¡Así podrán ayudar a ahuyentar al “Amalec”, para que el pueblo neo testamentario pueda ir con gran alegría al encuentro de la expansión celestial!

 

 

 

¿Nos dejaremos usar, haciendo esto, mientras aún tenemos tiempo, suplicando para que los creyentes individuales que están durmiendo sean avivados interiormente? Este también era el propósito de Pablo. Él dijo en 2ª Corintios 11:2 “Porque os celo con celo de Dios, pues os he desposado con un solo marido, para presentaros como una virgen pura a Cristo.” ¿No queremos ponernos finalmente en camino y ser cristianos que no se dejan influenciar negativamente por la sequedad, la aridez espiritual y las pruebas de cualquier tipo, sino que sigamos sin ninguna concesión al Señor y que creamos a Su Palabra con una confianza infantil? ¡El Señor provoque este celo ahora en nosotros a través de Su Espíritu!  “Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra” (Apocalipsis 3:10).

 

Este último verso fue el que me convenció de que el ARREBATAMIENTO de la Iglesia realmente va a pasar y pasará antes de que el reloj de los 7 años del periodo de la Gran Tribulación comience a hacer tictac, evento que comienza cuando se hace la “confirmación del pacto” en cumplimiento a lo que dice Daniel 9:27. Aún más, Jesús promete a Su Iglesia Fundamental e inflexible que El los libraría de la “hora” del Período mundial de la Gran Tribulación. ¡Lo que más me impactó un día fue que esta palabra “hora” es un término terrestre que no tiene significado a menos que usted sale al exterior de esta dimensión! Para Jesús el poder realizar Su promesa de guardar a Su Iglesia de “la hora” de la Tribulación significa que Él tendrá que sacarnos de esta espacio! Consideremos algunos personajes bíblicos quienes Dios guardó de Su juicio:

 

*1.-Noé fue librado del juicio de Dios causado por la inundación, pero él pasó por la “hora”

 

*2.-Lot se salvó del fuego y azufre derramados sobre Sodoma pero él pasó por la “hora”

 

*3.-Sadrac, Mesac y Abed-nego fueron personalmente salvados por el Salvador en el horno encendido del Rey Nabucodonosor, pero ellos pasaron por “la hora” del proceso. Su Hno. Desde el Cono Sur Josué Nayib

 

 

 

 

 

MINISTERIO IGLESIA APOSTOLICA INTERNACIONAL.

 

 

® Ministerio Iglesia Apostólica Internacional - Registro Publico 974

Templo central: Calle el resbalón nº1687 - Cerro Navia - Santiago

Días de Reuniones: Martes: 19:30 hrs. - Jueves: 19:30 hrs.

Domingos: Escuela biblica-10.00 am / Reunión de Jovenes-15:00 hrs.

Reunión General: 18:00 hrs.

Derechos Reservados © MIAI 2014

Submitting Form...

The server encountered an error.

Form received.

¿Quieres que oremos por ti o por algún hermano?

Escríbenos